Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Fútbol y cibersexo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Fútbol y cibersexo

Escrito por: La Galerna28 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Portada entre lo heroico y el malrollismo la que hoy nos ofrece Marca. Lo heroico viene porque enfrentar la adversidad es cosa tanto más de colosos cuanto más temible sea esta, y el Coronavirus lo es. El mal rollo viene porque, a pesar del tiempo que ya dura la pandemia, a veces necesitamos fotos como esta para recordarnos que vivimos inmersos en una marcianada de agárrate y no te menees. Porque a ratos se nos olvida. A nosotros por lo menos nos pasa.

Sí, parece que en Alemania hay un plan para desescalarse también futbolísticamente. No sabemos si nos parece bien, mal o regular. Ya sabemos que del portanálisis se esperan juicios taxativos. Pero debéis comprender que el portanálisis nace en otra era, allá donde se podía opinar taxativamente sobre cosas porque no había un tema que monopolizara de modo grave nuestro interés y sobre el que no fuera prudente opinar mucho, sobre todo porque uno no sabe, sobre todo porque la sensación es que nadie sabe.

Sabemos algunas cosas, con todo. Sabemos que no hay que correr ningún riesgo, pero también sabemos que sin riesgo no hay vida y que, en un escenario de riesgos controlados, en algún momento habrá que lanzarse y recuperar al menos un sucedáneo de la vida que vivíamos. En la vida que vivíamos, el fútbol era una cosa primordial entre las no primordiales, la que más importa de las cosas que no importan, como dijo seguramente Valdano, que no es alemán pero tiene un verbo más florido que la selva negra. Habrá que recuperar el fútbol. Hay que vivir, que cantaba Joan Baptista Humet, y si vivir no incluye adoptar un escenario de mínimo riesgo en el que el fútbol vuelva (lo que supondrá que el Madrid vuelve también), no sabemos ya qué es vivir.

Pero esta es una de las cosas que sí sabemos. Sabemos qué es, qué era vivir. No se nos ha olvidado. Hagámoslo cuando proceda, ni un minuto antes, pero hagámoslo. Hagámoslo como proceda también. Mario de las Heras se mostraba reacio en estas mismas páginas a una vuelta al un fútbol a puerta cerrada. Discrepamos (tal vez) de Mario. Estamos viviendo a puerta cerrada y no por ello negaremos que estamos viviendo, es más, en cierto modo lo estamos haciendo más que nunca. Si se puede vivir a puerta cerrada, se podrá jugar a puesta cerrada. Claro que es desnaturalizar el fútbol. Pero ya llevamos un tiempo comprobando en nuestras propias carnes que desnaturalizar la vida no implica querer dejar de vivirla. Es reducirla, restringirla a su esencia si se quiere, pero no postrarla en su dignidad.

La desescalada incluirá, sí, el fútbol en estadios vacíos. No es perfecto pero no está mal, porque lo podremos ver desde casa. El fútbol a puerta cerrada se parecerá más al fútbol que el cibersexo al sexo. Sí hay quien defiende muy serio que el sexting es la modalidad sexual del confinamiento (y es por tanto sexo), no vemos por qué pasar por una fase de fútbol a puerta cerrada, cuando esto sea conveniente, ha de suponer que el fútbol deje de ser fútbol.

Por otra parte, si el sexo es sexo a través de una pantalla de iPhone, y el fútbol es fútbol aun sin espectadores, no vemos por qué La Galerna tiene que dejar de ser madridista por felicitar su 50 cumpleaños al Cholo Simeone, un hombre con luces y sombras pero un entrenador de fútbol muy importante. El cibersexo es sexo, el fútbol sin masas es fútbol y el fútbol de Simeone es fútbol también. Cuando vuelva ese sucedáneo de fútbol, no podrá el Cholo enardecer a la grada como gusta porque la grada estará vacía. Él sí que va a quedar desnaturalizado en esa fase intermedia, razón de más para felicitarle el medio siglo cumplido con especial empatía. Marca le felicita en su faldón inferior y, como veréis, también lo hace As. Nos unimos, claro.

As felicita a Simeone después de recordarnos que la cantera del Madrid es la mejor del mundo. Nos lo recuerda porque ya lo sabíamos, no porque nos lo hubiera dicho antes. Es gratificante este reconocimiento por parte de un periódico que, desde la salida de Relaño, ha ido atemperando su belicosidad contra el club. Reconocer que la cantera del Madrid es la mejor supone una obviedad. El hecho de que el porcentaje de canteranos que se asienta en el primer equipo sea bajo, porque lo es, no tapa el hecho de que nadie fabrica tantos jugadores para la élite como Valdebebas. Algunos elegidos triunfan en el club. Otros recalan en otros clubes y constituyen una fuente de ingresos que contribuyen a fichar otros grandes jugadores para el Madrid. 83 futbolistas de la cantera blanca juegan en Primera División, 41 de ellos fuera de España. Enorgulleceos, madridistas.

 

Os dejamos con la prensa culé.