Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Frankly, Scarlett

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Frankly, Scarlett

Escrito por: La Galerna24 noviembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Sentimos decíroslo así, de sopetón, por si la noticia os agarra por sorpresa, pero esta es un publicación descarnada, desvergonzadamente madridista. Ello quiere decir que las victorias europeas de Atlético de Madrid y Barcelona en sus respectivos grupos de clasificación de la Champions nos dejan ligeramente fríos. Nos producen una fina indiferencia. Nos resbalan lenta, morosamente, por el tórax hasta alcanzar la entrepierna, a través de la cual continúan deslizándose hasta perder contacto con las últimas estribaciones de la zona genital y desprenderse para caer al suelo, impelidas por la propia fuerza de la gravedad. No sé si nos explicamos. Clark Gable lo desentrañó de modo más sucinto en Lo que el viento se llevó: "Frankly, Scarlett, I don´t give a damn".

sport-750-5Sport da cuenta de la victoria culé en Glasgow por 0-2 con dos goles de Messi como si estuviera dando cuenta de la batalla de las Termópilas. Lo llamativo es el titular que regalan al geniecillo argentino. Comprendemos que se les han acabado los adjetivos en el cumplimiento de la sagrada y diaria tarea de santificar a Leo, pero a nosotros no nos parece tan feo. ¿Monstruo? Hemos preguntado a Fred Gwynne (@fgwynne), monstruo oficial de La Galerna, su opinión sobre este titular a cinco columnas.

-Monstruo no es quien quiere, sino quien puede- nos ha respondido por whatsapp, de modo un tanto críptico pero que parece cerrar definitivamente el debate. En la obra maestra de Todd Browning La parada de los monstruos, originalmente llamada Freaks (1932), una serie de actores amateur que sufrían espantosas y muy reales deformidades interpretaban a las atracciones de un siniestro circo ambulante. Nos limitamos a recomendaros la película, que es un auténtico hito en el cine de terror y que muchos críticos consideran, por la particularidad de su estremecedor realismo, un género en sí misma. También Leo lo es, qué duda cabe. Un género en sí mismo.

A nosotros Leo nos parecía menos feo en su etapa pre-oxigenación y pre-barba pelirroja. Ni siquiera entonces nos parecía muy atractivo pero qué sabremos nosotros de esto. Vino la oxigenación capilar y la cosa empezó a torcerse. El complemento de la luenga barba pelirroja añade un componente desconcertante al asunto, porque de la mara salvadoreña parecemos pasar sin solución de continuidad a la estética homeless de Detroit. No nos pregunten de dónde hemos sacado esto último porque un periodista nunca revela sus fuentes.

Con todo y con esto, llamarle monstruo nos sigue pareciendo excesivo. Sin embargo, ¿quiénes somos nosotros para corregir a Sport en asuntos de Messi? Vendría a ser como enmendar la plana a Iker Jiménez en asuntos de parapsicología, o al padre Mundina -¿qué fue de él?- en materia de jardinería. Si Sport dice que Messi es un monstruo nosotros lo acatamos, pues donde hay patrón no manda galernauta.

Lo que sí es una monstruosidad, y de las buenas, es lo que le ha pasado a Bale. La prensa madrileña pone el acento en la insípida victoria del Atleti (donde pese a todo brilló un increíble regate de Carrasco, por quien bien valdría la pena desencadenar una guerra capitalina a base de propinar un buen golpe de talonario, ahí lo dejamos). Pone el acento en el Atleti pero da cuenta de lo de Bale, una nueva desgracia que se une a las muchas que, en forma de lesiones, nos asolan.

Este es nuestro once (sin Bale) de cara al Camp Nou, y partiendo de la base de que no se producirá (dedos cruzados) ninguna otra baja de aquí a entonces: Keylor; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Modric, Kovacic, Isco; Cristiano y Benzema. ¿Cuál es el vuestro?

Pasad un buen día.

as-750-6 marca-750-4