Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Fondo y forma

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Fondo y forma

Escrito por: La Galerna31 marzo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Dicen los teóricos de estas cosas que la vieja distinción entre fondo y forma no deja de ser artificiosa, por cuanto no es posible decir nada si no se dice del único modo apropiado (modificar la forma no deja indemne el fondo y viceversa). Con todo, vamos a contradecir a esos teóricos para ensayar algunos apuntes sobre esta cuestión filosófica.

Usemos como ejemplo esto de Marca. Cuesta concentrarse en el fondo, en el contenido, cuando los de Gallardo han optado por ilustrarla con una foto tan raruna como la elegida. ¿Se nos escapa el sentido oculto de esta escena? ¿Es por ventura un código entre atracadores de bancos? ¿Por qué saluda a Zidane un señor vestido de pollardo amarillo y con una camiseta que pone Pío Pío 99? ¿A qué se debe la cara de mejorable entusiasmo con que Zidane cumplimenta al personaje infantil?

Siendo la forma desconcertante, el fondo es el correcto: Marca ha optado por destacar lo más destacable, a saber, que Zidane ha manifestado por vez primera su deseo de continuar entrenando al equipo la temporada próxima. Tal declaración representa una novedad importante en la escena (en la escena general del Real Madrid, no en la escena surrealista de la portada de Marca) y es por tanto donde conviene poner el foco.

El club tiene ahora la pelota en su tejado, como reza el estereotipo. Aquello que aquí mismo hemos dicho varias veces ("Si Zidane no sigue será porque él no quiere") ha quedado mutado en algo no menos unilateral pero opuesto: a partir de ahora, si Zizou no sigue será porque el club no lo estima oportuno. Desde La Galerna, incluso en la eventualidad (Dios no lo quiera) de una eliminación ante le Juve, apostamos por la continuidad del francés. Si se consumara (no sucederá) dicha eliminación, habrá sido una mala temporada: la que Zidane necesitaba quizá, como técnico joven, para curtirse en la adversidad y aprender muchas cosas, entre ellas cómo planificar en verano. No parece que las mejoras que reclama este equipo pasen tanto por el área técnica como por la confección de una plantilla más competitiva en Champions, Liga y Copa.

Si la primera plana de Marca es un acierto en el fondo (titular) y un sindiós en la forma (foto), a la de la Ouija le sucede todo lo contrario.

Ay. Quién pudiera poner la foto de la portada de As con el titular de la portada de Marca para poder componer algo decente. Una foto normal, un primer plano de Zidane (hombre de belleza númida, como nos decía hace poco Luis Alberto de Cuenca) hablando para reflejar lo más destacado de lo que dice... que en este caso, aunque acierte con la foto, no es es lo que subraya As. ¿A quién le importa ya la tan cacareada y artificial polémica sobre Isco cuando Zidane ha anunciado que desea seguir? La Ouija lo refleja también, pero los galones del titular recaen absurdamente sobre lo de Isco. La "lastimosa" situación de Isco, decía Relaño en su titular el otro día. ¿Lastimosa como qué?, cabe preguntar. ¿Como la que tiene en Hollywood Tom Hanks, que no hace todas las películas pero sí muchas de las más importantes?

Triste historia la de As y Marca, que aciertan con fondo y la cagan con forma o viceversa, pero ni la mitad de triste que la historia de Spot, que la caga en fondo, forma y oportunidad.

De verdad. De verdad.

Hay que ser muy pero que muy hortera para insistir con lo de D10s y muy poco respetuoso para indicar que estará en Sevilla precisamente en el lugar donde la Semana Santa es tal vez la más paradigmática de entre todas las del planeta. La foto es como para castigar sin postre a los perpetradores y el titular es de un mal gusto apabullante, por lo que quizá quepa incluso felicitar a As y Marca por haber acertado en un 50% cada uno, y de modo complementario, en esto de fondo y forma.

Por lo demás, un simple apunte para borrar de un plumazo toda esta chabacanería de D10s y demás zarandajas. El número bíblico por excelencia no es el diez sino el siete.

El 7.

Perdonaríamos no 7 veces, sino 70 veces 7 a la prensa deportiva catalana su sectarismo si pudiéramos perdonarles lo horteras que son.

Pasad un buen sábado santo.