Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Florentino, piénselo bien

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Florentino, piénselo bien

Escrito por: La Galerna4 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Horas convulsas para el madridismo. Por varios canales diferentes llegó la presunta noticia: la Juventus podría haber ofrecido cien millones de euros por Cristiano y el Real Madrid podría estar inclinado a aceptar la oferta.

Marca lo advierte con claridad: Cristiano se marchará si Florentino Pérez no se “arremanga”. La sensación es que Florentino no quiere hacerlo, no se sabe si por defender la dignidad del club ante cualquier chantaje (variable esta que linda confusamente con el puro orgullo personal) o porque tiene bien atado a (íbamos a escribir “el sustituto de Cristiano” como si Cristiano pudiera tener jamás un sustituto) un crack mundial de relativamente parecidas dimensiones.

Hay muchas preguntas en torno a todo esto. ¿Cómo de “atado” está dicho crack? ¿Qué crack puede ser “de relativamente parecidas dimensiones” a las de Cristiano, por incidir en nuestra propia jerga? Pocos o ninguno, concluimos, ni siquiera teniendo en cuenta la asumida mella del paso del tiempo en las facultades del portugués, quien adaptando como ya hace sus menores facultades a su posición en el campo podría tener por delante varios años aún de espléndido rendimiento. Es posible que sustituir (?) a Cristiano sea empresa que apareje la contratación de más de un crack: uno que semeje su capacidad rematadora, otro que cubra el aspecto mercadotécnico, otro con su capacidad de liderazgo...

La información según la cual Cristiano querría ir a la Juventus con casi el mismo sueldo que el Madrid le ofrece, mientras el Madrid se mostraría inclinado a aceptar los 100 millones de los turineses, tiene escasos visos de verosimilitud según fuentes de La Galerna, aunque el extremo y deseable hermetismo con que el club se desenvuelve últimamente en el mercado no nos permiten estar seguros de nada. En todo caso, si no es la Juventus será otro club, y si no son 100 millones serán 120, 150 ó 90. La decisión de fondo es deshacerse o no del mejor jugador de la Historia del club con Di Stéfano, y si es éste (o no) el momento más oportuno para ello, en el entendido de que ningún momento será perfecto y el vacío dejado por el de Madeira será imposible de llenar.

¿Hay que hacerlo? ¿Hay que hacerlo ahora? Nos faltan elementos de juicio y visión a largo plazo para responder a la pregunta, pero solicitamos al presidente del Real Madrid que no deje atrás, en la toma de esta decisión, al hombre que siempre ha sido (un vendedor de ilusiones más que un vendedor de futbolistas), y que se pregunte con el corazón en la mano cuánto en un traspaso de Cristiano habría de decisión estratégica y cuánto de orgullo personal. Solo él (en modo alguno nosotros) tiene la respuesta.

Hablamos de la decisión y también (íntimamente aparejado a ella) del momento de tomarla. Repárese, en este sentido, en la orfandad que puede provocar en el madridismo la salida en el mismo verano de Zidane y de Cristiano. Sí Florentino Pérez tiene calculada la fórmula de compensar esas pérdidas con otras ilusiones (hablamos de ilusión antes que de dinero), adelante con ello. ¿Está hecho de verdad ese cálculo, y lo está de un modo realista? ¿Secunda la realidad del mercado la esperanza de nuevas ilusiones, o la vuelve vana y en consecuencia aconseja optar por la prudencia, siendo lo más prudente “arremangarse”, por usar ahora la jerga de Marca? Al fin y al cabo, ¿dónde está la línea entre el orgullo y la dignidad cuando tu máximo rival ha renovado ocho veces a su estrella mientras tú has hecho lo propio solo dos veces? ¿No hay ahí un margen moral para “arremangarse”?, nos preguntamos.

Cristiano no es Casillas: le supera ampliamente en importancia histórica y no hemos visto en Cristiano un declive como el que vimos en el mostoleño. Cristiano no es Di Stéfano: están parejos en importancia histórica, pero no hemos visto en Cristiano el declive que registró la figura del gran D. Alfredo antes de ser traspasado al Español. No hay por tanto, a día de hoy, precedentes para lidiar con los últimos años de la vida deportiva de un gigante como Cristiano Ronaldo. No habiendo precedentes, ¿no se antojan siempre arriesgadas las decisiones drásticas, las que se toman en caliente y sin haber dado antes una verdadera oportunidad al diálogo?

Son simples preguntas que nos hacemos. Os dejamos con el resto de portadas del día porque querréis verlas. La de Sport, asegurando al mismo tiempo que a Cristiano le echan y que él quiere irse, es de antología de intento risible de maximización del daño.

Pasad un buen día.