Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino y el entorno

Florentino y el entorno

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon2 junio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Seguramente fue el subconsciente el que le traicionó, pero cuando Florentino Pérez, el pasado 25 de mayo, contestó en un primer momento “No sé” a la pregunta de por qué había decidido sustituir a Carlo Ancelotti, su respuesta contuvo muchas más palabras y conceptos que esas dos exiguas palabras. La cara de Florentino no reflejaba la seguridad de otras decisiones tomadas en el pasado. Esta vez había una sensación de inseguridad en su performance, parecía que el impulso que esgrimía como excusa era un salto hacia un lugar ignoto. Él mismo seguramente sabía que era otra nueva bomba de relojería en el entorno del Madrid, pero ¿a qué me refiero con entorno? Muy fácil: presidencia, jugadores, prensa y afición.

Cuatro elementos que entre sí se retroalimentan y que ocasionan un caos con el que es difícil convivir en una tranquilidad tan necesaria para lograr el objeto social del club blanco: la consecución de logros deportivos.

Una presidencia que implanta un modelo que va a impulsos

El Real Madrid ha sido un club que, desde su refundación con Don Santiago Bernabéu, ha tenido como una de sus señas de identidad la búsqueda constante del triunfo. Desde su llegada al club, Florentino Pérez asumió con grandeza el reto de perseguir incansablemente la excelencia. Para ello, reorientó el modelo de club buscando siempre fichar a la estrella rutilante del momento. En paralelo tuvo el acierto incontestable de mejorar la salud económica del Madrid hasta convertirlo de forma perenne en la institución deportiva más próspera del mundo. Con Florentino, este modelo de club ha permanecido inalterable pero, pese a la consecución de algunos grandes títulos, la sensación de sus doce años en el club no es de plenitud. Mi sensación es que el (en muchos aspectos) acertado modelo de Florentino tiene ciertas contraindicaciones perversas. Cuando logras fichar a la estrella rutilante cada año, las expectativas crecen de tal modo que el no lograr los objetivos deportivos genera una frustración cuyos efectos sólo parece suavizar (de modo superficial y artificial) un nuevo cambio de rumbo, que se emprende sin tener siquiera la seguridad de saber qué falló en lo anterior (¨No sé¨).

Hasta tal punto se eleva el alcance de las expectativas que en parte de la afición cala la idea de que la consecución de la Décima, gracias a un cabezazo en el minuto 93, se trata de un logro producto del azar y no del trabajo bien hecho durante la temporada. Los continuos giros que llevan a buscar diferentes tipos de entrenadores impiden la consolidación de un proyecto deportivo en cuanto a modo de juego. El entrenador de turno nunca deja de tener una sensación de provisionalidad e interinidad, algo que trasciende al resto de agentes del entorno.

florentino y la afición

Realmente a Florentino poco se le puede achacar en el plano de los fichajes: poner a disposición de tus entrenadores jugadores del nivel de Cristiano Ronaldo, Bale, Kroos, James etc., no cabe duda de que supone un acierto indudable, pero la potenciación de esos grandes fichajes muchas veces se hace a costa de que no tengan competencia real dentro de la plantilla. Por ello, y especialmente este último año, muchas veces la alineación a Carletto le venía dada, y en cuanto las lesiones llegaron no supo encontrar alternativas de un nivel parecido porque probablemente no existían.

Unos jugadores con excesiva ascendencia en el club

La primera época de Florentino fue rematada de forma anticipada por éste debido a que, en palabras suyas, había "malcriado" a los jugadores. Por mucho que posteriormente haya tratado de desdecirse, parece evidente que ciertos jugadores alcanzaron tal ascendencia en el club que resultaba muy complicado que dieran un paso a un lado en favor de los intereses del Madrid.

Florentino, que es un hombre ante todo inteligente, ha sabido poner distancia con respecto a los jugadores en esta segunda época. Sin embargo, ciertos futbolistas han visto reforzada su ascendencia gracias a la prensa y a la afición: ambos han hecho un seguidismo incondicional de sus ídolos. Es público y notorio que en la salida de Mou influyeron mucho varios jugadores que no aceptaban la continuidad del portugués. El mensaje del club hacia el siguiente entrenador parecía claro. Asimismo, el caso Casillas -por lo flagrante que ha resultado su indiscutida titularidad- deja entrever que los intereses del club han quedado en un segundo plano. Resulta muy dolorosa la comparativa con la gestión que ha hecho el Barcelona del caso Xavi.

A río revuelto, ganancia para la prensa

La ansiedad y provisionalidad antes mencionadas son muy bien empleadas por gran parte de la prensa en beneficio propio. Bien es sabido que existe un sector antiflorentinista en la prensa que no le perdona haber puesto ciertas barreras entre La Canallesca y el club. Por ese mismo motivo, es compatible darle palos durante todo el año al entrenador y criticar al presidente tras la resolución de su contrato. El mejor entrenador es el que está por venir o el que se fue, nuca el que está. Además, la relación entre ciertos jugadores (normalmente nacionales) y la prensa condiciona muchas de las líneas editoriales que son vertidas a la opinión pública. Cada año se exporta la dicotomía de éxito o fracaso. Al éxito siempre se le considera provisional y se le exige un modo acorde a lo que reconocidos y confesos antimadridistas entienden que son los valores del club. El fracaso se utiliza para exigir cambios que luego son criticados por ir contra la idea de un proyecto estable. Ante el hermetismo del club, la información por lo general escasea, y afloran continuos rumores que desestabilizan al club de Chamartín y probablemente condicionan ciertas decisiones del mismo.

Una afición polarizada

Ante esta realidad, parte de la afición adopta diferentes posturas. Un sector importante se encuentra muy condicionado por lo que la prensa dice. Ante ello, o bien hace un seguidismo ciego y acrítico (el famoso piperismo) o adopta la postura contraria, rechazando todo lo bendecido por La Canallesca (una suerte de piperismo invertido). Un ejemplo de esto último es que una de las razones que dan los aficionados favorables a la destitución de Ancelotti es que era defendido por la plantilla y la prensa, como si eso fuera necesariamente negativo.

Además, gran parte de la afición que acude al Bernabéu no ayuda a rebajar la presión. Ya se ha convertido en norma habitual los pitos a un jugador en el transcurso de un partido, o incluso de forma generalizada al equipo en momentos de máxima tensión (la vuelta ante Schalke).

Dada la grandeza del club, muchas de estos aspectos negativos son realmente inevitables, no obstante otros creo que sí se podrían matizar. Sería deseable que desde la directiva del club se redefiniese una política corporativa que evitase la permanente sensación de provisionalidad, política que deriva en un sentimiento de frustración permanente que nace de grandes expectativas casi siempre insatisfechas. Paradójicamente, es probable que desde la aceptación, por parte del club, de que la pérdida de títulos es más probable que su consecución (incluso para el Madrid), se aumentaría el porcentaje de éxitos, algo exiguo los últimos años.

Para ello, el club debería apostar por un modelo deportivo determinado, propiciando que los atributos de los sujetos que lo llevasen a cabo fuesen naturalmente acordes a dicho modelo. Solo si esta apuesta es real y firme, el resto de agentes la percibirán con vocación de permanencia, y su influencia en pos de desviarla perderá eficacia. El Madrid debe convivir con su entorno, pero también protegerse de su excesiva influencia.

(Foto de sport.es)

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

⭐️ ENTREVISTA EXCLUSIVA ⭐️

@DavidSummersHG tuvo una deliciosa charla con @JesusBengoechea
y @Ramon_AlvarezMM.

😏 "Mourinho es un poco bravucón pero es el show del fútbol"

⚽️ "Me gusta Mariano. No sé por qué no le han dado más bola"

LEE MÁS... https://t.co/KlPzNVhUyO

Yo iba a hablar de la matraca con Benzema y me ha salido Bale de por medio como el niño que siempre dicen que aparece cuando vas conduciendo y un balón atraviesa la calzada... https://t.co/16mADz4O1s vía @lagalerna_

El 23 de abril de 1970 pasó algo que seguramente le traiga buenos recuerdos a @jluisllorente…

https://t.co/fiIZjIY9xK

"Quiero verlo resoplar mientras se asustan ante su imponente figura fatigada, el vaho saliendo de sus orificios nasales, ese halo de carro de fuego tan denostado".

@Delasherasmario escribe sobre @GarethBale11 en La Galerna. https://t.co/Tm3uJ1ggGT

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram