Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Barcelonismo y sintaxis

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Barcelonismo y sintaxis

Escrito por: La Galerna2 junio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Love is in the air, but where the f*ck is friendship? La MSN regala amistad para dar y tomar, casi como los hippies de San Francisco daban flores y aun a costa de atentar contra la sintaxis (o eso nos parece). Por cierto, ¿quién fue el hortera que inventó lo de la MSN, en patético seguimiento del ya de por sí algo forzado hallazgo de la BBC? No pueden dejar de mirar al Real Madrid ni en nuestras eventuales ocurrencias. Ni cuando les va bien.

as.750 (1)Hay recurrencias en la vida tan fuertes... Yo no sé. Te pones en plan César Vallejo cuando ves al Kun Agüero en la portada de As como una señal de la llegada del verano todavía más definitiva que el termómetro incandescente. Por cada día de junio, por cada día de julio, por cada día de agosto de cualquier año en que se haya dicho que el Kun Agüero va a jugar en el Madrid diéramos nosotros alma, corazón y vida y nada más. César Vallejo y por qué no los Panchos también, ¿o no lo dejaría todo el Kun si el Real Madrid le dice ven? Que no se te haga tarde, Kun, y te quedes en la calle perdido, sin rumbo y en el lodo. Si As nos dice ven nosotros lo dejamos todo, como ya lo dejó todo el Kun siendo apenas un pibe para fichar por el Atlético de Madrid, convencido como estaba de que el Atleti era el filial del mítico equipo donde jugó Di Stéfano. Este equívoco que condujo al fichaje del Kun por el Atleti es verdad oficiosa que se recuerda poco. Kun fichó por el Atleti, en su día, confundiéndolo con el Castilla.

Tampoco se recuerda lo suficiente que Morata, a quien As trae también a colación en un apartado menor, no celebró los goles que costaron al Madrid su eliminación, que ha dicho que quiere ganar la Final también por el Madrid, que le pareció fatal el abucheo al himno nacional en la Final de Copa y que si gana el próximo día 6 sacará una bandera de España, el muy provocador. Decimos que se recuerda poco porque lo que está de moda en el madridismo tuitero y bloguero, lo realmente cool, lo antipipero, es al parecer hatear muy fuerte a Álvaro, que ha cometido el espantoso delito de ser del gusto de la prensa que ese madridismo detesta. La misma prensa que en esta sección comentamos con alguna acidez sin por ello concluir que sus filias hayan de ser necesariamente nuestras fobias.

 

marca.750 (1)Marca, en ausencia de una hernia en la manga, decide calentar el verano aún más de lo natural calificando de "explosivas" unas declaraciones de Ramos en las cuales ¿ha vinculado a Florentino con una red de trata de blancas?, ¿ha desclasificado la homosexualidad de algún miembro del vestuario?, ¿ha revelado haber visto a Dani Alves leyendo un libro? No. Ha comentado con alguna reserva, y tal vez un apunte de ironía, el todavía caliente cese de Ancelotti y la llegada de Benítez. Que Ramos debería haberse abstenido de hablar nueve de cada diez veces que abre la boca es verdad consensuada en el seno del madridismo, pero de ahí a titular "Ramos explosivo" por haber dicho lo que ha dicho media una distancia muy considerable. ¿Nos gusta lo que ha dicho Ramos, por lo demás? No nos gusta nada ni lo que ha dicho ni el tono de lo que ha dicho ("lo altos cargos, los que más saben de esto"), como no nos gusta la inevitabilidad de relacionar dicho tono con una hipotética (?) intención de renovación por el momento frustrada.

Con todo y con eso, ¿es "explosivo" lo que ha dicho? Hombre, algo más que unas declaraciones de Emilio Butragueño a Mónica Marchante, sí.

 

mundodeportivo.750Nuestros antimadridistas de guardia (Gerardo TC, José Luis Heras y otros que hacen cola -sí- por escribir en el morboso Córner del Anti) deberían imprimir esta portada en Din-A-4 y a todo color, enmarcándola después y colgándola en sustitución del póster de Pablo Alfaro o el Negro Cabrera que, respectivamente, tienen ahora. Así la verán todos los días en cuanto abran el ojo y recordarán que la arrogancia es por supuesto patrimonio indudable del Real Madrid (?). "Queremos la Quinta, la Sexta y la Séptima", dice un comedido Piqué en la portada de Mundo Deportivo. Hace poco señalábamos exactamente lo mismo que hoy a cuento de un titular parecido en la prensa catalana, y un lector se nos reviraba. "No es lo mismo decir que quieres todos los títulos a principio de temporada que decirlo cuando ya los tienes a mano", nos espetaba. Se ve, querido lector, que Piqué ya tiene a mano no solo la Quinta (que la tiene), sino también la Sexta y la Séptima, por no hablar de la Octava y esas otras sucesivas que les acerquen por fin, en número, a todas esas que Franco ganó para el Madrid. Pero no. No hay arrogancia alguna en estas palabras, nadie las calificará como tales, porque está muy pero que muy feo criticar a los de la esquinita de ahí arriba, no vaya a ser que luego se carguen de razones para pitarnos el himno, que ellos no quieren, oiga, pero es que no les damos otra salida. "Miras a los tres de arriba y Leo tiene 27, Suárez 28 y Neymar 23. Eso lo dice todo".

No, querido Gerard. Todo está dicho ya. Pero no en esa frase.

 

sport.750 (1)"Con Neymar y Suárez -que tienen 23 y 28 años respectivamente, eso lo dice todo (?)-somos amigos", nos dice Leo desde la portada de Sport, luciendo ese tatuaje de malote que no le pega nada, la verdad. "Con Neymar y Suárez somos amigos", releemos rascándonos la sien, algo aturdidos sintácticamente. Ya sabemos que el castellano no es la lengua madre ni la que lleva en su corazoncito el diario Sport. Es únicamente la lengua que utilizan para poder vender periódicos, lo sabemos, pero la venta de periódicos es en sí misma, o debería ser, buena razón para cuidar la sintaxis. "Neymar, Suárez y yo somos amigos" ya sí nos suena mejor, aunque admitimos que el concepto se resiente en su poder enternecedor. La preposición con trae consigo, de por sí, un gran poder emotivo. No es lo mismo decir "Obrevo y yo en Stamford Bridge" que "con Obrevo en Stamford Bridge", por ejemplo. Lo segundo suena más entrañable. Con qué íntimo fulgor