Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hazard contra Hazard

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hazard contra Hazard

Escrito por: La Galerna10 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Está claro que la temporada pasada no fue la del mejor debut posible para Eden Hazard. El Real Madrid ganó la Liga sin contar prácticamente con su concurso, y perdió la Champions en Octavos contando con él. En ninguno de los dos casos una cosa es consecuencia (solo) de la otra, pero -siendo como es (aún) el jugador franquicia del club- queda inevitablemente señalado de cara a la opinión pública.

La razón fundamental de su bajo rendimiento (o de la ausencia del mismo, pues se pasó gran parte de la campaña en el dique seco) es la alevosa patada que su compañero de selección Thomas Meunier le propinó en un partido contra el PSG, y de la que nunca llegó a recuperarse del todo. Es una fatalidad que nada tiene que ver con otra cosa, pero esto es el Real Madrid y su circunstancia, y esa otra cosa es que Hazard se presentó a su primera pretemporada claramente sobrado de peso y tardó mucho en coger la forma. Justamente cuando acababa de cogerla, Meunier le apartó de las canchas. Sucesos (el sobrepeso y la lesión) sin ninguna correlación, pero eso no hace que la gente olvide.

Menos aún va a olvidar la gente (lo que incluye tanto a la prensa como a los aficionados y al propio Club) cuando el futbolista repite en los prolegómenos de esta temporada el deficiente estado de forma de los albores de la anterior, y además acude a la concentración de Bélgica en lugar de quedarse en Madrid paliando esa (muy) mejorable condición física trabajando en Valdebebas.

La liebre, de hecho, ha saltado en la concentración de su selección, a la que ha acompañado en dos partidos internacionales sin disputar un solo minuto. El preparador de Bélgica, Roberto Martínez, indicó en la Cope que “al jugador hay que darle paciencia porque, aunque tiene el alta médica al cien por cien, no tiene ritmo de partidos. Necesita trabajo personalizado”.

Obviamente, el que su estado físico no le permita jugar un solo minuto de 180 teniendo el alta médica, cuando faltan apenas diez días para que el balón eche a rodar en Liga para el Madrid, produce lógica inquietud. Por eso no nos parece que en este caso, por desgracia, la prensa que tanto solemos criticar ande desatinada en sus portadas de hoy. Es evidente que han elegido a Hazard como su nuevo muñeco de pim pam pum. Es evidente que van a ir a por él con desenfreno, en su nuevo papel de jugador emblema. Infelizmente, nada de eso oculta que en este caso el jugador se lo está poniendo fácil, y que las portadas de hoy de As y Marca pueden ser malintencionadas, como tantas otras veces, pero reflejan una realidad que está ahí.

Marca Hazard bajo lupa

Diario AS qué pasa Hazard

 

Nos gustaría, como solemos hacer en esta sección, porque suele ser de justicia, sacudir a la mal llamada central lechera por su inquina permanente contra el Club, por su afán de sembrar cizaña (que indudablemente tienen), pero en justicia no parece el día para matar al mensajero. Esto no es un nuevo caso Bale, a quien se crucificó mediáticamente desde el día cero sin más motivo que ser el gran fichaje de Florentino. Aquí se le señala por lo mismo (ser el fichaje estrella), pero el río suena porque lleva algo de agua. Sin histerismos, sin abonar el terreno para una caza de brujas desmedida, corresponde hoy reprender a Hazard por un descuido que contrasta con el esmero de la gran mayoría de sus compañeros, algunos de los cuales, estando físicamente mejor que él, han renunciado a ir con sus selecciones para ultimar sus puestas a punto. Después del mal comienzo del año pasado, cuesta entender que la prioridad absoluta para Eden Hazard no haya sido llegar comoun toro al comienzo de la presente temporada. Nadie que ame al Real Madrid debe contribuir a la creación de un clima antiHazard.

Tampoco Hazard.

Es muy cierto que, de no haber sido alevosamente lesionado por Meunier, arrastrando después largas secuelas, tal vez habría triunfado y nadie estaría hablando ahora de su estado de forma actual, a pocos días de empezar el año, ni de su relación con la báscula. Pero eso no oculta que las actitudes veraniegas de Eden se antojen francamente mejorables, y que con el anhelo compartido de ver cómo la rompe en el Madrid sea inevitable hacérselo notar.

Sport Dembelé

Mundo Deportivo Dilema Ansu

Sport y Mundo Deportivo, por su parte, vienen con Dembélé y Ansu Fati respectivamente. Ya ha sido dicho: como pasaba en el pueblo de Cuerda con Faulkner, aquí es verdadera devoción lo que tenemos por Dembélé, quien se nos antoja dotado de la entrañable vis cómica de algún personaje de Ice Age o alguna otra película de animación. El que aparezca dormido en los aeropuertos no hace sino acrecentar la ternura que nos provoca. 120 millones, tres temporadas consecutivas en la basura y mirad qué sonrisa para comérselo a besos. “Dembélé: ahora o nunca”, reza la portada de Sport, probablemente porque titular “nunca o nunca” no se hubiera entendido bien.

O demasiado bien.

Con todo, la joya periodística de la jornada aparece en la versión online de As, que nos regala este prodigio para los anales. Pero no para los anales de la historia, sino para los anales a secas.

Sí, amigos, lo habéis comprendido bien, suponiendo que sea comprensible. El United ficha a una joven promesa del Atleti, pero a quien le han quitado esa codiciada pieza no es al propio Atleti, sino al Real Madrid que (no) pasaba por allí. Alejandro Garnacho, un nuevo fracaso de Florentino Pérez para mayor gloria de Enrique Cerezo. Sí mañana te quita la novia Mario Casas, no olvides enviar tus condolencias a Ryan Gosling.

Pasad un buen día.