Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El espíritu de Xavi Hernández

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El espíritu de Xavi Hernández

Escrito por: La Galerna26 agosto, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Empezaremos este 'Portanálisis' diciendo que anoche, en Zorrilla, se jugó un partido que nunca se tendría que haber jugado. El césped del estadio del Real Valladolid se encontraba en un estado deplorable -terminaron de replantarlo a mediados de esta semana-, muy peligroso para los propios futbolistas, quienes, por suerte, no sufrieron ningún tipo de lesión. Agujeros en algunas zonas, trozos levantados en otras. Un terreno de juego casi impracticable.

Dicho esto, y apoyando que se tomen medidas, cabe recordar, especialmente a los periodistas, que en Zorrilla había dos equipos, no uno. Había 22 jugadores, no 11. Tenían riesgo de lesión todos los que jugaron, no únicamente los que lucían el escudo del Barcelona. El maltrato mediático y ninguneo al Valladolid han sido escandalosos, aunque no sorprendentes. Esta prensa, que guardó silencio con Villar, hizo una campaña salvaje contra Lopetegui y el Real Madrid y no dio importancia a las declaraciones del presidente del Sevilla denunciando que la RFEF se plegaba ante el Barça, sí ha tenido la valentía de destrozar públicamente a un club humilde.

Así viene hoy la prensa cataculé, queridos galernautas. Indignación con el césped, como si Xavi Hernández hubiera llamado a las redacciones para dar indicaciones sobre la dirección que debían tomar las portadas. Piqué se quejó amargamente nada más acabar el partido y hasta Javier Tebas puso un contundente tweet a los pocos minutos de finalizar dicho encuentro. El presidente de LaLiga parece más preocupado porque no se enfaden sus amados amigos culés que por cuidar mejor ese producto que tanto le interesa vender a Estados Unidos.

Lo que no cuenta la prensa catalana en el día de hoy es que el Real Valladolid, que también estaba jugando sobre el maltrecho césped, sí pudo realizar un buen partido, especialmente en una segunda parte en la que fue infinitamente superior al Barcelona. Los hombres de Sergio González, cuyo nivel técnico es bastante inferior al culé, dieron un buen trato al balón y coleccionaron ocasiones que únicamente Ter Stegen, la mala suerte y una correcta decisión del linier evitaron que acabaran traduciéndose en gol.

Nadie habla del horroroso partido de Messi, del deplorable estado físico de Luis Suárez, de las lagunas defensivas que volvió a exhibir el Barcelona, del baño que le dio el Pucela a los de Ernesto Valverde en una primorosa segunda mitad, del altísimo nivel de gente desconocida para muchos como Calero, Anuar o Toni Villa. Nadie habla de eso. Es mejor hablar del mal estado del terreno de juego, sin recordar, eso sí, que sobre ese terreno de juego había dos equipos, no uno solo. Y sin decir, claro, que de esos dos equipos, uno sí pudo practicar un muy buen fútbol y el otro simplemente se dedicó a rezarle a Ter Stegen y perder un poco de tiempo a partir del 85'. El espíritu de Xavi sigue presente en cada encuentro del Barcelona.

En la prensa madrileña no se hace demasiado hincapié en el tema del césped de Zorilla, pero tampoco se habla de la superioridad del Valladolid, del mal partido de Messi, de que Ter Stegen volvió a ser el mejor en un equipo de 700 millones de euros -con lo que le gusta a los periodistas eso del presupuesto-, de que Luis Suárez está pasado de peso o de que Busquets sigue yendo al suelo con una facilidad insultante. Es la prensa que tenemos y, quizá, la que merecemos, ya que consumismos lo que nos dan y seguimos consumiéndola mientras nos quejamos de ella.

Hoy, por suerte, vuelve ese Real Madrid sin rumbo, sin ideas, sin fútbol y casi sin entrenador. Veremos si suena la flauta y suma la segunda victoria consecutiva del campeonato justo antes de una última semana de mercado que se antoja -esperemos- apasionante.