Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Espanyol, 0- Real Madrid, 1: Diez profesionales y Karim Benzema

Espanyol, 0- Real Madrid, 1: Diez profesionales y Karim Benzema

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon29 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se enfrentaban el líder y el farolillo rojo al comenzar la jornada, pero en la liga española ningún partido es sencillo. Cualquier equipo sabe plantear un partido competido si sus objetivos siguen en juego y el Espanyol no era una excepción. Más tras el extraño cambio de entrenador que dio lugar al debut de Rufete.

Zidane planteó un equipo en el que la mayor sorpresa fue la entrada de Isco en el lugar de Vinícius. Entre el vértigo y el control, esta vez pareció decantarse por la calma el entrenador madridista. No obstante, la calma no debe confundirse nunca con la pasividad, mal que acusó el Madrid en el inicio. Los jugadores pericos lograban coger la espalda de Casemiro, ese lugar en el que el Madrid carece de amarre.

La respuesta del Madrid vino de la mano de un brillantísimo Casemiro. Su disparo desde su propio campo bien pudo ser el gol de esta mini liga, pero no se quedó ahí su contribución ofensiva: estuvo a punto de marcar dos goles y de dejar sólo a un Isco con un desplazamiento estilo Xabi Alonso.

Según fue siendo capaz de ajustar Casemiro, el peligro del Espanyol se dirigió a hacia la banda de Marcelo. En más de una ocasión Ramos se vio muy expuesto ante la ausencia de su compañero de fatigas, al que la jugada le cogía arriba.

Esa circunstancia desestabilizaba a un Madrid que en ataque se mostraba algo plomizo. Isco iba y venía tratando de generar continuidad, pero Hazard se mostraba demasiado tímido. Sin embargo el paso de los minutos hacía mella en el último clasificado y, tras varios rebotes, a punto estuvo Hazard de marcar el primero, que llegó poco después tras una peinada de Ramos, a servicio de Marcelo, que dejó a Benzema de espaldas a la portería y algo escorado a la derecha; con los ojos que debe tener en la nuca, el francés vio el desmarque de Casemiro a su espalda y de un taconazo que pasó entre las piernas del defensor dejó al brasileño ante la gloria. No falló Casemiro, un jugador que ya no sólo resuelve en la parcela defensiva. Si el sábado Messi había reinventado el fútbol, lo de Benzema exige un verbo igualmente pretencioso.

En la segunda parte el Real Madrid salió avisado. Con el botín en la buchaca y el depósito de gasolina de rival en claro descenso, la disposición madridista fue proteger el resultado con el balón. El día de Isco o Hazard no invitaba a demasiado más. El Espanyol encontraba muchos más problemas para correr, aunque RDT seguía dando una master class de cómo jugar de espaldas y lanzar a los compañeros. No pasaban demasiadas cosas y eso en sí era bueno para el líder.

Pasaban los minutos y la principal novedad supuso la entrada de Vinícius y Rodrygo por Hazard e Isco. Ahora sí el Madrid jugaría con dos bandas muy marcadas. Pronto Vinícius comenzó a tratar de estirar, pero comprendió que hoy no era el plan. El único precepto de obligado cumplimiento era el de no desordenarse. La posesión superaba el 70% y garantizaba que ocurrieran pocas cosas y permitía economizar ciertos esfuerzos. En las pocas ocasiones que el Espanyol se acercaba, Varane y Courtois se las apañaban para despejar el peligro. Poco a poco moría el partido sin necesidad de realizar más cambios. No se toca lo que funciona, por aburrido que sea. Ya queda menos para la 34.

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

23 comentarios en: Espanyol, 0- Real Madrid, 1: Diez profesionales y Karim Benzema

  1. Arbitraje "creativo", como es habitual en Mateu donde han cosido a patadas a Hazard y hemos empatado a tarjetas. La del Espanyol muy parecida a la que costó la expulsión de Modric en la primera jornada, con el mismo árbitro de VAR que hoy y que en el Nou Camp donde Luis Suárez hizo la misma, esa vez sin tarjeta.

  2. Hola , soy el bosque sin arboles .
    Me los talaron todos para darle leña al Madrid .
    No se si cambiarme el nombre , La mirada de Mateu por el listón de Mateu .