Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Erección matinal

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Erección matinal

Escrito por: La Galerna17 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Es posible que se haya inventado la perspectiva de un domingo mejor que el que hoy se presenta. Un café, un zumo de naranja, un croissant al horno, el portanálisis y la pertinaz erección matinal que se produce cuando uno se acuesta la noche anterior sabiendo que el Madrid juega el día siguiente por la mañana. Es posible, decimos, que se haya inventado un domingo mejor. Pero nosotros no tenemos constancia de ello.

Pedimos disculpas por la alusión heteropatriarcal y decimotrifálica del párrafo anterior. Es una metáfora que en modo alguno debe molestar a nuestro 36% de lectoras. Es una forma de hablar que nos sirve para plasmar el estado de excitación con que uno se levanta cuando sabe que su Madrid juega dentro de nada, a las 12, nos referimos a una erección simbólica, y en ese sentido es perfectamente unisex. Si los días que tú juegas son todo lo que soy, imagina cómo nos ponen las mañanas que tú juegas, cuando no hay que posponer el placer a otros trámites prescindibles del domingo, cuando es levantarse y pasar a lo importante, cuando el roce de las sábanas y el calor de la noche aún nos tiene impregnados de ensoñaciones entre las que el Madrid es la principal. Reconoced que es como para saltar de la cama y ponerse a tocar el piano con la parte del cuerpo que a ese efecto utilizaba Errol Flynn. Al piano y con eso tocaremos algunos acordes del himno de las mocitas y con el empalme incorporado penetraremos en la ducha silbando El puente sobre el río Kwai, morning glory entre las piernas y sonrisa en los labios.

Decíamos que no hay una forma mejor de despertarse sabiendo que el Madrid juega dentro de un rato. En realidad, habría una mejor, pero es completamente utópica. Se trataría de despertarse sabiendo que el Madrid juega dentro de un rato y sin que el Barça hubiera ganado la víspera de manera harto sospechosa.

La prensa culé no habla de ello, por supuesto, pero la muy mediocre victoria liguera del Barcelona se produjo merced (qué gran novedad, ¿no?) a un discutibilísimo penalti sobre Piqué, quien por cierto pudo cometer otro en área propia por aparatoso manotazo. Se da la curiosa circunstancia de que el árbitro explicó a Sergio, entrenador del Valladolid, que había visto más claro el penalti en el campo que después en la tele, palabras que ya serían dolorosas en otras circunstancias pero que suenan lacerantes cuando el árbitro, ahora, tiene la tele en el campo para salir de dudas. La tiene a su disposición para no tener que lamentar después el ver en la tele algo distinto a lo que vio en el campo. ¿Por qué no la usó? ¿Por qué no le indicaron desde Las Rozas que la usara? Misterios insondables pero apabullantemente frecuentes. Misterios que ya son como de la familia y que tienen al Barça encaramado ahí arriba.

Lo que sí deja caer muy sutilmente la prensa del movimiento es que el Barça jugó como el mismísimo bullate, aunque eufemísticamente lo llamen "triunfo sin feeling". El propio Piqué contradice la portada de Sport en la que sale asegurando que “si no mejoramos, el martes lo pasaremos mal”. Pues igual eso significa que no están tan “listos para Lyon” como el rotativo titula.

Por lo demás, al Atleti también le fue muy bien con el arbitraje y con el VAR. Meridiano fuera de juego de Morata en el gol de Griezmann, único tanto en su partido contra el Rayo. Gonzalo Miró, gran seguidor de La Galerna, está de viaje en paradero desconocido y no puede responder a vuestras preguntas sobre este particular, lo sentimos. Lo mismo le sucede a Paulo Futre y a la cuenta oficial de Twitter del Atlético de Madrid, a quien el emoji del señor pensando se le ha atorado en el teclado.

Casi se nos baja la erección dando cuenta de estos particulares. No lo pensamos tolerar. Así hemos amanecido y así seguiremos hasta que el árbitro indique el final de este muy apetecible dueño mañanero ante el Girona. Hala Madrid y a por ellos, Marco.