Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Madridismo Universal
En busca del madridista perdido en el valle del Chota

En busca del madridista perdido en el valle del Chota

Escrito por: Amiguete Barney8 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

  • ¿De qué equipo eres?
  •  Del Barça.

Puesto que no hay peñas madridistas en Ecuador, tuve que plantear mi artículo de una manera muy diferente a los anteriores, buscando al madridista que considerara que de mejor modo representaba a nuestro equipo.

Hice esta pregunta varias veces a lo largo de las tres semanas que pasé en Ecuador y aunque me disguste reconocerlo, encontré mayoría de seguidores del Barça, en proporción de 3 a 1. Creo que hay dos razones para que esto ocurra: una, que en la ciudad de Guayaquil existe un equipo llamado Barcelona Sporting Club, fundado por un grupo de catalanes en 1925 y que tiene un escudo prácticamente igual que el del equipo de Bartomeu y Roures, y dos, que en estas zonas los aficionados son más seguidores de los jugadores que de los propios equipos. Cuando les preguntabas que por qué eran del Barça, todos menos uno me dijeron: "¡Leo Messi!" El otro chico me contestó “¡Neymar!” con tal convicción que pensé que lo habían fichado de nuevo.

(Escudo del Barcelona de Guayaquil)

Solo vi un partido de fútbol durante ese tiempo, el que enfrentó al Barcelona de Guayaquil con el América de Quito, con triunfo de los primeros por 4 a 0, con dos goles de penalti, uno de ellos de risa, lo que me llevó a pensar que la poderosa influencia de ese escudo sobre los del silbato se extiende allende los mares.

Pasé dos semanas en el valle de Chota Mira, en la zona norte del país, participando en dos proyectos de voluntariado con la ONG española Ayuda en Acción y la Fundación ecuatoriana FEPP, y una semana más recorriendo algunos puntos de interés turístico del país, que son muchos y muy recomendables (Baños, la Amazonía, el volcán de Cotopaxi, la laguna Quilotoa…).

Durante el voluntariado conocimos una docena de comunidades en las que trabajamos en dos proyectos: uno de mejora de acceso al agua potable de su población, y otro con niños y jóvenes en campamentos y formación en derechos, con unos chavales que nos recibieron de maravilla. Cuajara, Ambuquí, Chalguayaco, Piquiucho, Monte Olivo, Mascarilla o La Victoria son nombres que quedarán para siempre en mi memoria. La zona del valle tiene una población mayoritariamente de raza negra, afro como dicen por allí, o afrochoteña.

La vestimenta favorita de los niños y jóvenes de estas comunidades es la camiseta de fútbol. Las he visto de todos los equipos, muchas de ellas del City, del Tottenham, PSG, varias del Barça y solo una del Atlético de Madrid. Vi muchas del Manchester United, posiblemente por los diez años que el ecuatoriano Antonio Valencia jugó con esos colores. Al chico de la foto con la camiseta del Madrid, Charles, le pregunté por su jugador favorito de nuestro equipo y me contestó sin pestañear: “¡Neymar!”

- No fastidies, ¿lo hemos fichado ya? -pensé angustiado y desorientado, tal era mi grado de distanciamiento respecto a lo que se cocía en Europa.

Me sorprendió que en una zona como el valle, en la que buena parte de su población tiene dificultades de acceso al agua potable o a servicios básicos esenciales, contaran con unas magníficas canchas de césped artificial, unos campos que no encontramos en muchas localidades españolas. Pero había una razón detrás.

Cuando Ecuador se clasificó por primera vez en su historia para un Mundial de fútbol, el de Corea del Sur y Japón de 2002, más de la mitad de los jugadores de la selección eran afrochoteños de esta zona: Ulises de la Cruz, Edison Méndez, Agustín Delgado, Raúl Guerrón, Cléber Chalá,… Casi todos ellos aprendieron a jugar al fútbol en la cancha de tierra junto al puente de El Juncal, cerca de la carretera que recorre el valle de un lado a otro.

(Cancha de El Juncal)

Varios de estos chicos llegaron a ser profesionales en Europa. Edison Méndez (Ibarra) jugó dos temporadas en el PSV Eindhoven y se convirtió en el primer ecuatoriano en jugar y marcar en un partido de Champions. Agustín Delgado (Ambuquí) jugó en el Southampton y anotó el primer gol de la historia de Ecuador en un Mundial, frente a México. Ulises de la Cruz (Piquiucho) jugó en el Hibernian escocés y el Aston Villa, y fue más de 100 veces internacional con la selección.

En palabras de Juan Carlos Holguín, empresario y colaborador en la actualidad de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, “aunque no hay estudios académicos que lo prueben, el Valle del Chota debe ser una de las poblaciones que, por su densidad geográfica, más jugadores ha producido en el mundo”. Varios de los jugadores de aquella histórica selección ecuatoriana tuvieron mucho que ver con la instalación de estas canchas. Ulises de la Cruz trabajó con su Fundación Fundecruz para mejorar las condiciones de vida de sus paisanos, con pro