Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Un Real Madrid mitológico e irracional

Un Real Madrid mitológico e irracional

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon28 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En el minuto 87, el Real Madrid era un equipo que iba camino de consumar su cuarta derrota consecutiva en la Champions. Si uno contaba, y cuenta, sus últimos diez partidos en la máxima competición, sólo podía contabilizar tres victorias: las sumadas ante el Galatasaray por partida doble y la del Brujas. Un rendimiento insuficiente para el Real Madrid sea cual sea su coyuntura. Panorama desolador que radiografía lo lejos que está ese ciclo victorioso de los blancos en Europa que, por otro lado, es tan reciente en el tiempo.

Con la derrota, el Madrid, se quedaba bastante lejos de poder pasar a los octavos de final. Ni siquiera en las épocas más negras, el equipo suspendió el examen de la fase de grupos, y en ese minuto 87 la cosa estaba del mismo color que la camiseta de su rival. Entonces llegó la garra de un Casemiro convertido en ave para asistir planeando a Benzema y atormentarnos un poco más con la esperanza de que todavía era posible el empate. Fueron (breves) minutos en los que nos torturamos en ese nadar para morir en la orilla que había supuesto el partido ante el Shakhtar. El Real Madrid había vuelto a evidenciar una alarmante falta de gol en un partido que había dominado casi por completo, incluso desarrollando buen juego durante largas fases del mismo, y precisaba de un segundo milagro cuando el tiempo estaba a punto de expirar. Pero cuando esto ocurre, el Madrid es capaz de estirar el tiempo a base de fe y el milagro llegó: balón que cuelga Modric —designado por el madridismo asistente divino oficial—, Ramos se eleva hasta el cielo —adonde solo pueden subir los dioses— y se lo baja a Casemiro para que lo mande a la red con el alma. En la mitología madridista, el brasileño aún no ha llegado a la categoría de dios, pero sí ha alcanzado la de héroe.

Casemiro gol

El empate valía su peso en oro, dado el transcurso del partido y la situación del grupo, pero la celebración fue de rabia y más bien escasa: había que poner el balón en el centro para tratar de marcar el tercero. Porque al final, el Madrid es esa insana ilógica que le hace un perfecto inconsciente de sus fronteras terrenales. Esa locura le dio una contra al equipo alemán que casi logra el tercero.

Desde lo racional, resulta difícil a 28 de octubre confiar en las posibilidades del Real Madrid en esta Champions. Sin duda, toda esperanza pasa porque Hazard vuelva a ser Hazard y porque Odegaard logre rayar al nivel que jugó en Donosti. Pero no parece ahí, en lo racional y material, donde residen las mayores posibilidades de este Real Madrid, sino en su sempiterna costumbre de creer más allá de lo lógico, de evadirse de toda especulación calculadora en pos de la victoria.

El caso es que el Madrid es el Madrid y no conviene revivirlo demasiadas veces. El destino ya le ha perdonado una vida y es tan probable que acabe muriendo lejos de las eliminatorias decisivas como que vuelva a hacer lo imposible para la incredulidad y desesperación de sus odiadores.

 

Fotografías Getty Images.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

12 comentarios en: Un Real Madrid mitológico e irracional