Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El tercer párpado de Gareth Bale

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El tercer párpado de Gareth Bale

Escrito por: La Galerna29 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Dice Marca que Bale tiene siete vidas. Pensábamos que el gato en la delantera del Real Madrid era Benzema, pero todo sea por acrecentar la confusión en este verano de desconcierto.

Fue Mourinho quien comparó a Benzema con un gato, tratando de describir de ese modo las escasas dotes del francés como animal de caza, y fue también Mourinho quien trató de fichar a Bale para su Manchester United, suponemos que porque Bale no le parece un gato, es decir, porque le parece en cambio (o le parecía) un animal con el que puede uno ir a cazar en la confianza de que se hará con la presa.

Nada de esto impide que Marca llegue hoy aquí y proclame la condición felina del futbolista galés. Marca, siempre a la vanguardia. Por ellos supimos que Bale tiene una hernia y por ellos nos enteramos hoy de que es un lindo micifú. ¿Tiene entonces dos gatos el ataque del Madrid? El gato galés y el gato galo. Parece un trabalenguas diseñado para testar la embriaguez de un madridismo desazonado en la barra de un bar en plan Sinatra, one for my baby and one more for the road. 

Sinatra nunca cantó a un gato, o si lo hizo nunca tuvimos noticias de ello. Sí cantó a un gato Roberto Carlos antes de marcar a Francia (precisamente), a la Francia de Zidane (precisamente) el mejor gol de falta de la historia del fútbol. El gato que está triste y azul. El año del gato de Al Stewart es otra referencia musical felina que hoy traemos a colación porque de algo hay que hablar para matar esta pena. El año del gato (del gato francés, Benzema) fue el año pasado, hasta el punto en que resulta pertinente preguntarse si Karim podrá repetir otro año como el anterior. Por ello, además de poder cazar con gato, con cualquiera de nuestros dos gatos, el de siempre y el sobrevenido (suponiendo que el sobrevenido al final no se vaya a China) necesitamos arriba otro animal de confianza. Arriba, abajo y en el centro. Hay que fichar bastante para arreglar esto por muchas vidas que tenga Bale, por muchas vidas que tenga el Madrid. Cunde el desánimo y no se puede permitir.

Los gatos sufren hernias también, lo dice Google sin sombra de duda. Especiamente hernias diafragmáticas. Sin embargo, si pones en Google “gato protrusión” te lleva a algo tan extemporáneo como la protrusion del tercer párpado, que se encuentra en la esquina interna de los ojos felinos. Ese tercer párpado protege al ojo del gato de lesiones, al tiempo que lo mantiene saludable al humedecer la córnea aumentando la producción de lágrimas, que es a donde queríamos ir a parar: hemos despedido ya tantas veces a Gareth Bale que ya no nos quedan lágrimas. Desearíamos tener un tercer párpado, como los gatos, para poder llorar a Bale en sesión continua si se fuera, que no está claro que se vaya.

Parecía hecho que Gareth Bale se iba a China pero no. Bale se va y no se va, que es lo que sucede todo el rato a todo el mundo en este verano en el que todo parece posible e imposible. Todo el mundo se va y no se va, todo el mundo viene y no viene a sitios donde se le quiere y no se le quiere al mismo tiempo, y todo ello sucede mientras el Atleti nos mete siete goles de madrugada para que parezca una pesadilla.

Las siete vidas de Bale, amigos. Una por cada gol del Atleti.

En las culturas anglosajonas son nueve las vidas apócrifas de los gatos. Es por ello de extrañar que Marca no hable en realidad de las nueve vidas de Gareth Bale, aunque menos mal porque si lo hiciera probablemente el Atleti nos habría metido nueve. Mereció meternos catorce, esa es la cruda realidad, pero mejor que fueran siete y no nueve, puestos a consolarnos con algo. El nueve era el número mágico en el antiguo Egipto. Salah tampoco estaría mal, aunque nos hace más falta Mane.

Confiemos en que nosotros también tengamos siete vidas, hermanos, o nueve si se nos apura. Todo apunta a que las vamos a necesitar.

Os dejamos el resto de portadas porque queréis verlas.

Pasad un buen día. El Madrid volverá.