Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El porqué del culé

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El porqué del culé

Escrito por: La Galerna15 abril, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días.  El 27 de mayo de 2011 uno de los más brillantes pensadores contemporáneos, el portugués de Setúbal José Mourinho, planteó al mundo desde la sala de prensa del Santiago Bernabéu una diatriba filosófica aparentemente sencilla pero con la onda expansiva de una bomba de racimo. Dani Alves acababa de interpretar la voltereta de su vida ante Pepe, eternamente encasillado en el papel de villano, y el Barcelona se llevó el Oscar a la mejor interpretación ante un Real Madrid confundido por el poderío administrativo de su rival, perdido como un civil entre burócratas dentro de un ministerio. Con 10 se juega mejor decía el técnico argentino Helenio Herrera. El matiz en el caso del Barcelona es que se juega mejor con 10 siempre que los tengas enfrente.

Aquella pregunta marcó un punto de inflexión. Mou se hizo Moufistófeles, el Consejo de Guardianes del culerío mediático imperante palmeros colchoneros mediante lanzo una fatwa en su contra y el piperío señorial madridista solicitó diligente su excomunión a la Santa Sede. En definitiva, seis letras, una tilde y dos signos de interrogación que provocaron un escándalo de proporciones épicas del que saldríamos mal parados con el arbitraje UEFA más sibilino que se recuerda en el partido de vuelta. ¿Por qué? Se preguntó Mourinho. Yo no sé si es camiseta Unicef, yo no sé si es poder del Señor Villar en UEFA, yo no sé si son muy simpáticos, yo sólo digo ¿por qué? ¿Por qué Ovrebo? ¿Por qué Stark? ¿Por qué De Bclere? Elucubró entonces Mou ante el estupor de un establishement cule que prometió venganza y estuvo tentado de sustituir el agua de los aspersores del Camp Nou por ácido sulfúrico. El ¿Por qué? de Mourinho hizo correr ríos de tinta, provocó airadas reacciones de columnistas del rinconcito, la meseta, la caverna y la lechera, impulsó agrios debates en chiringuitos y lo que es peor, de acuerdo con los popes balompédicos patrios, puso en jaque la armonía de la sacrosanta selección española del Marqués. La vida es extraña y el destino caprichoso.

mundodeportivo.750 (79)

sport.750 (81)

Hoy desayunamos con las cabeceras de la prensa deportiva catalana fundidas en una nueva y recurrente simbiosis en las que ambas recuperan desde el averno la pregunta de Moufistófeles. En aquellos días de mayo de 2011 creían tener todas las respuestas, creían poseer el secreto del fútbol desde antes incluso de su constitución misma como deporte. Hoy sin embargo, un zarpazo madridista en el Camp Nou ha sido suficiente para que sobre Barcelona lo que llueva hoy sean preguntas. “El porqué del bajón” proclama Mundo Deportivo con una publicitaria botella de Rioja Vega apuntando inocentemente a Neymar. Nos gusta más no obstante la colosal primera plana del diario Sport: existencialista, filosófica, aristotélica, wittgensteiniana. Recuerda a aquella leyenda urbana sobre un examen de Filosofía de la Universidad Complutense que contenía una única pregunta: ¿Por qué sí?

¿Por qué no?, contestó un alumno para llevarse una matrícula de honor.

La portada del diario de los amics de Mascaró plantea sin embargo nada menos que 15 preguntas que visto el grado de angustia que suscitan entre el culerío no ayudaremos a resolver desde La Galerna. O sí. Ya veremos. Si nos lo piden por favor lo estudiaremos. Como muestra de buena fe contestaremos la última cuestión pero no por ello la menos importante que formula su primera plana: ¿Por qué se han acabado los periscopes de Piqué?

Es una buena pregunta, toda vez que el submarino de Gerard permanece bajo el radar desde que CR7 enmudeciera (otra vez) el Camp Nou. Se ve que Gerard solo saca el periscopio cuando el viento sopla a favor. Nadie salió disfrazado de lagarterana de Halloween del Vicente Calderón, eso está claro. Sin embargo, no debería preocuparse Sport  por la sensación de orfandad que se cierne sobre la afición sin las gracietas de Piqué. Amics culés, siempre os quedarán las payasadas de Dani Alves. Ayer sin ir más lejos, ni corto ni perezoso, se puso una peluca de su novia y subió un vídeo a Instagram para quitar hierro al asunto. Sólo es un partido de fútbol, dijo; palabras fáciles para un multimillonario que tiene que escuchar un hincha que se ha gastado 300 euros para animar en Madrid a su equipo.

Dejamos el rinconcito envuelto en un mar de dudas y regresamos a la caverna garrote en mano arrastrando a la cueva de los pelos a una troglodita jamona. Aquí estamos a otra cosa. Allí no saben no contestan. Aquí sabemos y ganamos. A ambos lados de la ribera del Manzanares…. De momento. Este mediodía es el sorteo de las semifinales de la Champions y la prensa deportiva madrileña saluda el momento. Nos resulta curioso que la máxima competición continental de clubes siga activa en pleno mes de abril cuando uno juraría que ya teníamos campeón 2015-2016 desde enero. Quizás resulta que algunos han estado en Canaletas antes de tiempo. En cualquier caso por allí más de uno va a pasar el trago del mediodía con las bolas bien calientes.

marca.750 (81)

Extrahot son los derbis desde que el Cholo corrigiera la dirección de un Atlético extraviado del duelo vecinal durante 14 años. Por eso, tal y como proclama Marca, no queremos vernos ni en pintura. Quien escribe lleva un tiempo pontificando acerca de la idea de que jugar contra el Atleti es como rendir visita al dentista. Pero no sólo eso. Es peor. Jugar contra el Atleti es como ir al dentista y adivinar tras la mascarilla la sonrisa pérfida de tu suegra dispuesta a sacarte las muelas sin anestesia. Esperemos  que Floren haya hecho los deberes y hoy nos toque la Sampdoria o el Kaiserlautern.

Por lo demás, es uno de esos días en que hay que decirlo alto y claro: nos gusta mucho la portada de Marca hoy. Enhorabuena.