Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El obrevo de guardia

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El obrevo de guardia

Escrito por: La Galerna4 diciembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Os vamos a ahorrar toda posible intriga inicial, por si la hubiera. En ninguna de las cuatro portadas de los diarios deportivos nacionales se destaca lo que de verdad hay que destacar y de lo que nosotros, sin embargo, sí os queremos informar, también por si hiciera falta: el Real Madrid fue ayer deportivamente esquilmado y privado de la posibilidad de dejar a nueve puntos a su más inmediato perseguidor. Es curioso, porque ya sabíamos que iba a pasar. Y es curioso también: ya sabíamos que, de producirse solo a medias (si por "a medias" entendemos un empate), o incluso de consumarse el atraco con derrota, ninguna portada se haría eco del asunto.

as-750-9 marca-750-8 mundodeportivo-750-8 sport-750-8

Ya lo veis. La Caverna (pero aquí no hay más Caverna que La Galerna, y a muchísima honra si por Caverna entendemos la resistencia al sistema) pondera con toda justicia a Ramos (su idilio con todo minuto que supere el 90 empieza a hacer imposible cualquier suspensión de incredulidad) pero no dice absolutamente nada de los dos penaltis de Mascherano ni del muy posible de Rakitic ni del gol en fuera de juego de Luis Suárez. En resumen, el Real Madrid fue asaltado, saboteado, ultrajado y aquí no ha pasado nada. Fue un nuevo Stanford Bridge con el Obrevo de guardia del régimen, pero aquí no ha pasado absolutamente nada. Ni para Marca (más Hernia Chronicle que nunca), ni para los dos panfletos culés ni para el diario que se edita en Madrid pero supera en barcelonismo a estos últimos.

El madridismo, creemos, sabe resistir perfectamente la tentación de dejar que el buen sabor de boca final por el gol de Ramos no atempere ni un ápice la indignación ante la magnitud del espolio. Dado que los demás hablan de cualquier cosa menos de eso, nosotros hoy solo vamos a hablar de eso.

Con un mensaje al club: no tenemos nada contra Emilio Butragueño, que hace muy bien lo que hace. Pero en ocasiones hace falta alguien que haga o por lo menos diga otras cosas también. Si afeamos a la prensa su complicidad con el lodazal, no tenemos más remedio que recriminar también al club su falta de respuesta (al menos, de respuesta pública, y la no pública tampoco se adivina) ante situaciones así. Tiene que haber alguien (qué sabemos quién) que haga o diga algo (qué sabemos qué). Pero alguien y algo. Ya.

Pasad un buen día.