Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Mono vuela solo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Mono vuela solo

Escrito por: La Galerna4 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El Mono Burgos es hoy portada de Marca. Están más caninos de lo que nos pensábamos. Que el principal periódico deportivo del país estime que la noticia central del día es que el segundo entrenador del Atleti haya decidido volar por su cuenta, y se haya despedido de su afición, da una idea aproximada del grado de desesperación que asola a los medios en medio de la nueva normalidad. La nueva normalidad era a lo mejor esto, es decir, que el Mono Burgos haya decidido, después de diez años junto al Cholo, publicar su próximo álbum en solitario y Marca le dé la portada.

Tranquilos. Lo de “publicar su próximo álbum en solitario” era solo una licencia poética. No era literal. El Mono no tiene previsto volver a la música. Ese fue nuestro primer temor cuando supimos que el ínclito Germán había preparado una alocución para sus fans. En ese momento sí que temblamos de pies a cabeza. Menos mal. No se trataba de una vuelta a los senderos del rock’n’roll, sino un deseo de ser cabeza de cartel en algún club de postín, dejando así la sombra de su amigo Simeone. El alivio fue considerable. Si no nos comprenden, hagan una pequeña excursión por YouTube y vean alguna actuación de The Garb, la banda del Mono. Cualquier intento de retomar ese proyecto habría sido más lesivo para la música de lo que cualquier intento de entrenar a este u otro equipo será para el fútbol. A estas alturas, nosotros ya solo le pedimos a la gente que haga el menor daño posible, con lo cual estamos de enhorabuena.

La portada de Marca constituye todo un homenaje al Mono. Nos sumamos a él. Como jugador fue pintoresco, y eso es siempre de agradecer. No todo el mundo ha usado gorra ni ha asomado la cabeza desde las profundidades de una alcantarilla en un famoso comercial. No era una alcantarilla cualquiera, sino la de la confluencia de Alcalá con Gran Vía, muy cerquita (ejem) de Cibeles.

Como entrenador le puso pasión (dejémoslo ahí en esta hora amable), y eso es de agradecer mientras se respeten las formas, con lo cual (bien pensado) a lo mejor nos unimos al homenaje, pero en segunda fila, cerca de la cocina de la cual salen los camareros con las bandejas de canapés. Colarte en la fiesta de despedida del Mono Burgos y comerte los canapés es madridismo.

“Se rompe el glorioso binomio con el Cholo”, apunta la portada. Lo que tiene el epíteto es que así, de buenas a primeras, parece como que no admite discusión. Pones “glorioso” delante de “binomio” porque eres un redactor/portadista del Atleti, y si lo pones con el debido énfasis, y así como dándolo por hecho, nadie va a pensar que estás sobrestimando los méritos del binomio en cuestión. Después de chorrocientos años, la cosecha de títulos gordos se reduce a una Liga y una Copa, acompañadas (eso sí) por una pedrea de títulos menores, entendiéndose por menores los que el Atleti gana y celebra en Neptuno, a saber: Supercopas y una Europa League. No es mala cosecha tratándose de un club (lo decimos sin ánimo de faltar) de la talla global del Atleti, pero convendremos que la gloria -y glorioso viene de gloria- es otro asunto, niños. Cuando seáis mayores, ya os explicará papá qué es la gloria. Una pista. Empieza por Champions y acaba por League.

Lo que uno decide viendo el resto de portadas es francamente triste. La conclusión es que Marca, a pesar de todo, hace bien en dar su primera plana al Mono porque es que literalmente no hay por dónde rascar. Saúl y su miedo a las lesiones, el alta de Suárez, el nuevo Piqué.  Lo juntas todo y no haces una sola portada que no sea olvidable.

Os dejamos, pues, con el alivio de saber que el Mono va a seguir entrenando, pero en solitario (por oposición a volver a la música) y le deseamos la mejor de las suertes, que en su caso empieza por encontrar un equipo al que entrenar. Una cosa es decir que quieres volar en solitario y otra que mañana pierda por ti el culo el mismísimo Bayern de Múnich.

Lo dicho: suerte.

7 comentarios en: El Mono vuela solo