Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Domingus horribilis

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Domingus horribilis

Escrito por: La Galerna18 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Por decir algo, vaya. Quedaban pocos minutos para las 22:00 cuando los árbitros decidieron ponerle en bandeja la Copa del Rey de baloncesto al Barcelona. Y todo por culpa de un grosero error que favoreció al Real Madrid. Os lo explicamos fácilmente. Caía 90-92 el equipo de Laso en la prórroga cuando los colegiados dejaron sin señalar una clamorosa falta personal -y posiblemente antideportiva- de Randolph a Singleton. Instantes después, y con aroma a compensación, un tapón del propio Randolph fue considerado como ilegal, por lo que el Barça Lassa ganó sobre la bocina. Lo grave del asunto, más allá de la compensación, es que la acción decisiva fue repasada en vídeo, situación que invitaba a reconsiderar la decisión, ya que Randolph toca primero balón y luego tablero. Los árbitros vieron la repetición y no se retractaron. Muy peligroso.

Capítulo aparte merece la narración de los profesionales de Movistar Plus. Cuando el árbitro benefició al Real Madrid, los comentarios indicaban indignación mayúscula y un tono casi fanático, mientras que el error posterior, ese que regaló el título al Barcelona, fue analizado con una frialdad admirable. El famoso entorno -de ello hablaba Quillo Barrios en su artículo sobre el VAR-, trasladado también al baloncesto. ¿Contra qué/quién competimos? Esa pregunta tiene una respuesta que, seguramente, no queramos saber.

Habrá galernautas que piensen que hoy tocaba una reflexión sobre el juego del equipo de Laso y ese inexplicable último cuarto en el que se escapó una ventaja que parecía definitiva. Tienen razón. Hoy hay que analizar lo sucedido más allá del escándalo arbitral. Y eso hemos hecho de la mano de José Luis Llorente. El 'Portanálisis' no es el rincón adecuado para ese tipo de textos.

Lo que sorprende, aunque ya cada vez menos, es el silencio cómplice de una prensa deportiva que parece entregada y obediente. Tratan de igual forma los dos errores cuando uno está más cerca de la prevaricación que del fallo humano. El Real Madrid está solo y la afición ya sabe que en los periódicos no va a encontrar el lógico amparo del que sabe que pasan cosas extrañas y opacas.

Ni que decir tiene que en Barcelona se regocijan -se cayó de forma estrepitosa en fútbol y eso ha servido para redondear un domingo para olvidar- y hasta hablan de un arbitraje que estuvo cerca de dejar a los de Pesic sin título. Se saben intocables. Son intocables.

PD: Hoy hemos dejado de lado al Real Madrid de fútbol, aunque tampoco hay mucho que decir. Se perdió una oportunidad de oro para seguir enganchados a la lucha por el título. Dolorosa derrota en el momento más inesperado. Bajón mayúsculo.

Crónica del Real Madrid 1-2 Girona

La reflexión de Antonio Escohotado