Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Desclasificación del Clásico

Desclasificación del Clásico

Escrito por: Julia Pagano1 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Por fin los dueños de La Liga se dignaron a poner fecha al partido más importante del año y así quedó, casi cayéndose del calendario, a punto de naufragar en mares de sidra y acantilados de turrones navideños. Que si tardaban un poco más, el pitazo inicial iba a sonar apenas el árbitro designado acabase de tragar la última de sus doce uvas, como parte de la banda sonora para recibir el año nuevo.

Con todo, ahora me salta el resquemor de si acaso, de tanto demorar, no se habrán anticipado demasiado. ¿Quién garantiza que en las semanas que median hasta el 18D no se suscite otro ‘estado de excepción’ de cualquier índole que imponga un nuevo aplazamiento?

En esta sucesión de incompetencias, la verdadera competencia fue quedando tantas veces relegada, que a estas alturas daría la impresión de que el trámite estaba más dispuesto a priorizar el encadenamiento de las reprogramaciones que a terminar de una vez por todas con ese juego que aún nunca ha podido dar inicio.

Una de las paradojas más interesantes que nos ofrece este berenjenal es que quien haya encabezado esta suerte de campaña de sabotaje por dilación, sea un sujeto cuyo apellido coincide con el nombre de la capital del antiguo imperio egipcio y de la homónima griega, cuna de Cadmo, Edipo y Dioniso.

Pero, aunque sé que vendrán a por mí, reconozco que en ésta estoy con Tebas. Cuanto más se posponga el cotejo mejor, y mejor aun que no se juegue nunca más; ni en Liga, ni en Copa del Rey, ni amistoso, ni a beneficio, ni en Fantasy ni en la play. Y sobre todo que dejen de llamarlo ‘clásico’ de una maldita vez.

Nada más renegado con el espíritu clásico que pretender alinear en una sola categoría dos elementos de signo opuesto, incompatibles entre sí, que se repelen mutuamente de manera tan ostensible. ¿A qué criterio escarpado se le pudo ocurrir que el Real Madrid y el Barcelona pueden medirse sobre un mismo terreno como si de pares se tratara? Una equiparación tan forzada como enlazar en la misma estrofa los homéricos ‘Canta, oh diosa, la cólera de Aquiles, el hijo de Peleo’ con ese ‘¿Cómo te llamas, baby?/ Desde que te vi supe que eras pa' mí’ que viene copando las listas de reproducción y los estímulos reproductivos de media humanidad.

Observemos, si no, en qué reside el concepto de lo clásico desde lo más elemental. La entrada correspondiente en el DLE nos aporta una decena de acepciones, ninguna asimilable ni por aproximación con los ingredientes que han constituido históricamente los duelos entre merengues y culés; pero a efectos de no abusar de la paciencia del lector, me quedo sólo con tres suficientes para demostrar la impropiedad del mote instituido por fuerza de una equívoca tradición:

  1. adj. Dicho de un período de tiempo: De mayor plenitud de una cultura, de una civilización, de una manifestación artística o cultural, etc.
  1. adj. Dicho de un autor o de una obra: Que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia. U. t. c. s. m.
  1. adj. Dicho de la música y de otras artes relacionadas con ella: De tradición culta.

Si bien las esferas deportivas quedan al margen de las definiciones del diccionario (es sabido que en la RAE el fútbol no goza de mucho favor), basta inclinar un poco la metáfora para caer en la cuenta de que ningún Real-Barça se podría considerar como exponente de valores supremos, ni expresión suprema de la cultura, ni modelo a imitar por nada ni nadie.

Entre la colección de proyectiles lanzados al campo de juego, los actos de violencia dentro y fuera del campo de juego, los arbitrariedades arbitrales, los insultos racistas, las pancartas, banderas y listones exhibidos en tribunas y banquillos, las proclamas, las protestas y las provocaciones de los listillos de turno y el manoseo perpetuo de la prensa registrados a lo largo de décadas, malo sería componer un manual de estilo o comportamiento con bases académicas.

Tampoco parece un objeto de emulación muy sólido, un evento que ha demostrado ser susceptible de toda clase de modificaciones ante la menor susceptibilidad expuesta o sospechada. Si de estos organizadores dependiese, el caballo nunca habría traspuesto los muros de Troya.

  • Quita eso de ahí inmediatamente, o es que quieres que nos caigan encima esos que van contra el maltrato animal.
  • Pero si es de madera…
  • Tanto peor, que últimamente andan alborotados unos que se oponen a la tala de árboles. Vaya a saber cuántos cientos de pinos han bajado para fabricar ese armatoste.

La maga Circe no hubiera corrido mejor suerte.

  • ¿De dónde has sacado todos esos cerdos, mujer? ¿No ves que con semejante profusión de suinos vas a ofender a los amigos musulmanes? ¿Qué necesidad de llenar un capítulo con animales impuros? ¿Por qué, mejor no dejas en paz a esos argonautas o los conviertes en conejos o canarios o, mejor, en algún bicho fantástico tipo pokemones o unicornios que son más decorativos y le caen bien a todo el mundo?

Está visto que el que llama ‘clásico’ a cualquier cosa no tiene pálida idea de lo que son los clásicos. Una de las tantas consecuencias imprevistas de la decadencia de los estándares educativos y el progresivo abandono de los hábitos de lectura, quizás…

Algo de ello se habría olido Ítalo Calvino cuando reunió catorce escritos suyos en un librito que se ha vuelto de culto titulado ‘¿Por qué leer los clásicos?’; y que resulta oportuno traerlo ahora a colación pues desde el prólogo nos proporciona una serie de claves infalibles para identificar un clásico, algunas de las cuales vienen muy a propósito de la tarea de refutación que me he propuesto

VIII. Un clásico es una obra que suscita un incesante polvillo de discursos críticos, pero que la obra se sacude continuamente de encima.

XIII. Es clásico lo que tiende a relegar la actualidad a categoría de ruido de fondo, pero al mismo tiempo no puede prescindir de ese ruido de fondo.

XIV. Es clásico lo que persiste como ruido de fondo incluso allí donde la actualidad más incompatible se impone.

 Mientras tanto, el pretendido clásico del fútbol español levanta mucha, muchísima polvareda cada vez que ha de jugarse, que no pocas veces se ha confundido con densas nubes de humo que todo los envuelven; pero cuando se disipan las nieblas, lo que nos va dejando es mucho ruido y pocas nueces, y de las nueces, sólo las cáscaras.

Pues en todo caso de eso se trata, de un clásico de mampostería, como esos partenoncitos de papel maché que colocan encima de los escaparates de las tiendas de rebajas, o las columnatas jónicas de escayola pintada de verde que ha puesto mi vecina en el balcón sin otra pretensión ‘clásica’ que sostener un par de geranios.

Julia Pagano
@juliapaga Madridista allende los mares.

9 comentarios en: Desclasificación del Clásico

  1. Suscribo cada párrafo del artículo, y firmo la petición de que dejen de llamarlo clásico, como si lo firmase Homero, Praxíteles, Shakespeare o Tiziano.

    Pero sobre todo me sumo a la idea de que lo suspendan sine die. Es tan burdo el aprovechamiento que se realiza para causas extradeportivas, a las que el Barcelona es tristemente afín, que deberíamos acabar con la rabia de la politización matando al perro de estos enfrentamientos (se me van a enfadar los vigilantes del orden y las buenas maneras por abogar supuestamente por un canicidio). Basta ya de servir de escaparate al separatismo.

    Y si no se elimina el partido del calendario, que al menos se dispute en Sevilla, en Tenerife o preferiblemente en Extremadura, donde sí tienen motivos fundados para quejarse: una pancarta pidiendo mejoras en las comunicaciones no sería inoportuna ahí, en lugar de las reivindicaciones usuales de los llorones del Camp Nou que se sienten expoliados por "Madrit".

    Es un placer leer las cartas desde el río de la Plata.

  2. Que una persona de su sensibilidad, sensatez y cultura respalde con tan sólidos argumentos un postulado labrado de mi parte un tanto al vuelo, me reconforta al comprobar que no se trataba de una idea tan peregrina.

    Mucho más me honra aún saber que mis modestos aportes ultramarinos resulten de su agrado.
    Un aliciente para proseguir con esta faena.
    Algo ya está germinando...

  3. Buenas noches, ¡ oh Dios mío! lo que hace la diferencia de talento, llevo 4 años y medio, desde que se fundo La Galerna, tratando de comprender porque al partido con esa piara de racistas y pequeño burgueses, se le llama clásico y sobre todo porque para nosotros es practicamente un honor jugar con esa caterva de resentidos y salteadores institucionales, jamás lo he entendido y jamás lo he justificado, no quiero que nadie llegue a mis conclusiones, que no me repugna perder contra esa retahila de jugadores de ventaja, lo que me enferma es tener que jugar y mezclarme con semejante cuadrilla de maleantes. Nunca pensé que leería a alguien que profesa mis conceptos, seguramente sin tanta vehemencia, ¡ que tiempos!
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

    1. Cuánto me alegra haber satisfecho con mi modesto artículo una coincidencia largamente demorada. Le aseguro que mi vehemencia sólo fue contenida en aras de la educación y la necesidad de hacer comprensible el planteo.
      Mis cordiales saludos desde este lado del océano.

  4. Recién leído su preciado texto, admito que su reivindicación tiene el mayor de los sentidos. Porqué, ¿ cómo llamarle “clásico” a semejante encuentro tan pervertido por la “politiquería” y la maquinación?. Lo cierto es que tal evento , por sus características y tejemanejes, está mucho más cerca de los juegos medievales que de lo que debería ser un espectáculo deportivo libre de injerencias extradeportivas.

    Resulta que en la Edad Media , propia de los señores feudales, por mor de casamientos de princesas, alianzas, paces, presentación de embajadores... se organizaban torneos, fundamentalmente con finalidades políticas , a la par que podía significar entretenimiento para el vulgo. Desgraciadamente, el “funcionamiento” de la LFP ( liga farsante pro-culer ) es similar, en cuanto formas y fondo ,a aquellas obsoletas y manipuladas competiciones.

    El Real Madrid va a ser utilizado , mejor dicho sacrificado, otra vez . El fútbol debería ser otra cosa ... y no un escenario para dirimir otro tipo de disputas. Estoy harto de cambalaches; en los que ,además, el rol de víctima recae casi siempre, por no decir siempre, en el Real Madrid.

    Algo así como los preámbulos o primer acto de tal disparatada ignominia se han escenificado, hoy, en el Wanda.

    1. Gracias como siempre, mi querido amigo, por sus elogiosos comentarios y sus aportes que enriquecen estas reflexiones al vuelo.

      Al cabo de leerlos me quedo pensando si los partidos en los que intervenga el Barça no deberían celebrarse como exhibiciones ficcionadas al estilo del Palio de Siena. Da para seguir meditándolo...

      Mis más cordiales saludos desde este lejano estuario platease.

  5. También quiero yo que se posponga sine die el cotejo. Y de celebrarse que sea objeto de dignos poemas dramáticos, no ya relatados por Sófocles o Esquilo, sino por Johann Sebastian Mastropiero, quién mejor para cantar las gestas del insigne hijo de Tebas.
    Ay!!! Si no estuviera nuestro RM por medio... cuanto nos íbamos a reír.

    1. Ay! Que sí, que sí, que sí! Qué fantástica propuesta para hacer más llevadero el patetismo reiterado esa forzada ceremonia ¿deportiva?

      Se me ocurre que el oriental Leo Masliah como comentarista adjunto sería el indicado para acompañar el relato.

      Gracias por contribuir siempre a mejorar mis modestos borradores.

  6. El término 'clásico' no tiene nada de clásico, pues ha sido impuesto desde hace unos años por la prensa progre deportiva del pensamiento único, con PRISA y su (a Dios gracias) desaparecido Canal Plus a la cabeza.
    Y estoy completamente de acuerdo con doña Julia. No se me ocurre peor palabra para definir el comportamiento y el ambiente en ese lugar abyecto, tan lejano a la cultura y la civilización. A no ser que se esté pensando en un coliseo romano con cristianos, fieras y martirios en la arena. El próximo día 18 tendremos una nueva muestra de la pulcritud y educación del respetable, dentro y fuera del recinto deportivo, en esa ciudad española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

¿Por qué ningún medio denuncia la complicidad del FC Barcelona con el aquelarre político que amenaza al clásico? Hoy, en el #Portanálisis

✍️La peligrosa soledad del Real Madrid

👉👉👉https://bit.ly/2rzoIiB

2

➡️Tsunami Democràtic convoca a Hernández Hernández y Burgos Bengoetxea el próximo miércoles, a las 20h, en el Camp Nou.

✍️Hernández y De Burgos: pesadilla antes de Navidad por @AthosDumasE

https://www.lagalerna.com/hernandez-de-burgos/

.@fedeevalverde se ha ganado la confianza de Zidane tras unas semanas en las que ha terminado de derribar la puerta.

➡️El Real Madrid necesita más complementos. Suenan VdB y Pogba.

✍️🏻Que Fede Valverde no te impida ver el bosque por @quillobarrios

https://www.lagalerna.com/que-fede-valverde-no-te-impida-ver-el-bosque/

La lesión de Hazard en su mejor momento ha sido un palo para todos.

📌El Real Madrid necesita al mejor Bale ante Valencia y Barcelona. Su protagonismo y jerarquía serán decisivos.

✍️🏻En los momentos cumbre, siempre Gareth Bale por @Ramon_AlvarezMM

https://www.lagalerna.com/momentos-cumbre-siempre-gareth-bale/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram