Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Força Espanyol

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Força Espanyol

Escrito por: La Galerna9 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Para un culé furibundo, de los de barretina a rosca, debe de resultar ignominioso que te acabe perdonando la vida un Espanyol moribundo. Sin embargo sacan pecho, cual enardecidos palomos blaugranas, no sólo no se esconden, sino que ni siquiera se tapan.

Y así, despelotados, los kioscos de Barcelona saludan solemnes y mayestáticos una pírrica, agónica y raquítica victoria contra el desdichado colista de la Liga, que se precipita ya irremisiblemente a Segunda División, un farolillo rojo que tiene además a todo el establishement  de la Ciudad Condal, comenzando por sus medios, completamente en contra. Ya saben amigos galernautas que Barcelona es bona si la bossa sona.

Y si no suena la culpa es de Madrid que diría Torralopithecus

Como decíamos, entre sonrisas y lágrimas con letras fosforitas y una sorprendente imagen de Luis Suárez, sin adivinar caninos ni incisivos -ni molares ni premolares- el siempre ecuánime, ponderado y mesurado diario Sport parece -sólo parece no sean ustedes malpensados- celebrar el descenso del Espanyol de Barcelona (Sí, de Barcelona) a Segunda.

Son los signos de exclamación que acorralan a los periquitos en la jaula de la primera plana sportiva quienes así lo indican. No parece que en esta ocasión expresen sorpresa y asombro cuando el Espanyol lleva más de media Liga en el pozo.

Bien pudieran por el contrario expresar alegría.

A nosotros, sin embargo, la caída el Espanyol de Barcelona (Sí, de Barcelona) nos produce tristeza y nos hace preguntarnos si desde nuestro Real Madrid hemos hecho lo posible por echar una mano a un club amigo. En nuestro recuerdo más reciente perdura que dos ilustres periquitos, Lucas Vázquez y Asensio, volaron tan alto en Barcelona que acabaron aterrizando a tiempo en un Real Madrid tres veces consecutivas campeón de Europa.

Viendo a Kubo rodeado de picapedreros cuesta entender qué hace perdido en la isla.

Cabe destacar asimismo que son los periquitos quienes constituyen la verdadera aldea gala que resiste siempre al invasor. Aunque éste sea un cuerpo social de acoso y derribo, integrado en el pensamiento único, los organismos públicos y los medios de comunicación catalanes, siempre con viento a favor en popa.

El Espanyol de Barcelona (Sí, de Barcelona) es el verdadero Robin Hood de la Liga -no el multimillonario Atleti- en el Condado del malvado Joan Sin Tierra culé.

Recuerden que en el Bernabéu un señor con bigote aplaudió a Ronaldinho. Fuera en Montjuic o en Sarria, aquel tipo del mostacho hubiera sido abatido por una flecha certera

No sabemos qué nos produce mayor desazón. Si el propio descenso del Espanyol, la insidiosa alegría que hoy se desprende del Mundo Sportivo o los aplausos de Piqué al árbitro después de que el dulce efebo Ansu Fati casi rompiera la pierna de un adversario. Apenas unos minutos después, Pol Lozano hizo lo propio, precisamente con Geri. No hubo entonces chanzas para dar palmas.

Lo que nos produce, ya no desazón, sino bochorno ajeno son las declaraciones a término de Setien-e-que-volver-con-las-vacas.

Con el cadáver del periquito aún caliente, el técnico cántabro – o cantabrón habría que decir- se descolgó afirmando en rueda de prensa que la única satisfacción del Espanyol esta temporada pasaba por ganar en el Camp Nou.

Si Luis Suárez dicta sentencia, nosotros dictaremos la nuestra.

Quejique, a galeras.

En la meseta hoy no atienden luto alguno. Incluso descorchan botellas de champán desde el podio con un extraño Fernando Alonso, de antes y ahora, clonado chuscamente con Photoshop. Uno podría pensar que la Ouija nos presenta una entrevista exclusiva con el protagonista a propósito del regreso del bicampeón del Mundo de Formula 1, gran madridista, por cierto. Pero no. El titular es de la rueda de prensa o directamente de Twitter si me apuran.

Le cuesta al diario de Manolete pescar primicias y exclusivas auténticas. Le salen más rentable las pajas mentales arbitrales de Iturralde. Ya saben, el poder de la paja.

Tampoco le acompaña en el sentimiento, Marca. De absoluto y timorato perfil durante la pérfida campaña contra el Madrid lanzada por Piqué, Bartomeu, Quejique y sus adláteres -y amplificada por mariachis como precisamente Iturralde- hoy dedica toda su portada a un defenestrado Jovic. Mucha portada para tan poco serbio.

Para un serbio tan poco serio añadimos. Ya no se trata de que volara a Belgrado en plena pandemia y allí se saltara el confinamiento. Ya no se trata de que se lesione cuando precisamente más se le necesita. O necesitaba. Ni siquiera se trata de que celebre barbacoas víricas con sus colegas. O precisamente se trata de todo eso.

El caso es que está en venta y no sabemos muy bien dónde esta la noticia.

Mientras lo descubrimos, vayamos a comprar alpiste para que los pericos vuelvan pronto.