Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El deber de la alegría

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El deber de la alegría

Escrito por: La Galerna29 enero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

6-4: Federer se lleva el primer set. 0-2: Nadal rompe el servicio del suizo para empezar mandando el segundo set. Así está la final del Open de Australia en este mismo momento, aunque, en rigor, ya no sea "este mismo momento", aunque la escritura no pueda -y miren ustedes si la escritura puede hacer cosas- ir al ritmo del tiempo, avanzar de la mano vertiginosa del segundero de un reloj. 0-3: toma una buena ventaja Nadal en el segundo set. ¿Lo ven? Imposible escribir a la vez que pasan las cosas en Australia. Más imposible aún que las portadas terminadas anoche nos digan algo del partido que se está celebrando justo ahora. 0-4: todo indica que Nadal se hará con el segundo set. El presente impone su ley, y solo más tarde, cuando ya no sea presente, podremos certificar que lo fue, podremos saber qué ha pasado.

Mundo Deportivo Caza 29.01.17Sport Portada Fiesta 29.01.17

En un futuro muy próximo -para usted, querido lector, tal vez presente o incluso pasado- juega el Barcelona contra el Betis. "Sigue la caza" y "que siga la fiesta", dicen los periódicos culés para referirse al encuentro. Una fiesta, entonces, que es una caza. Una caza que es una fiesta. La presa de esa caza, la piñata en esa fiesta, es el Madrid, que -oh, sorpresa- sigue siendo el líder de la competición, pese a tanto agorero y a otros muchos tristes de toda tristeza. Disculpen el atrevimiento de pensar que hay más fiesta en ser líderes que en intentar atrapar al líder, pero tal vez sea solo cosa nuestra pensar de un modo tan díscolo. No somos nadie para acotar las razones que cada cual tenga para hacer una fiesta, pero sí que somos alguien para poner encima de la mesa nuestras propias razones y reivindicarlas como festivas, por supuesto con análisis, con alguna preocupación cuando es preciso, pero sobre todo con perspectiva -¿han visto ustedes cuántos lesionados tenemos en enfermería?- , orgullo -¿han visto lo que este mismo equipo ha hecho hace nada?- y corazón -¿han visto lo que puede conseguir no querer saber lo que es perder?-.

Marca Portada Ramos 29.01.17Corazón es lo que pide Sergio Ramos desde la portada de Marca, y hay que ser más Mr. Scrooge que Mr. Scrooge para desestimar su petición. Pocos como él se han ganado el derecho a alzar la voz y a que atendamos. Pocos como él saben preparar una fiesta a la que, una vez montada, perfectamente engalanada, se suman hasta aquellos que no paraban de repetir -que no paran de repetir- que no, que esa fiesta se va a suspender, que viene lluvia, y viento y granizo y no habrá fiesta, ya lo verán, si yo ya lo dije, si esto es un desastre, si no jugamos a nada, si no hay estilo, si la abuela fuma, si vendamos a todos estos tipos y fichemos a otros tipos que vender más tarde, que yo quiero tanto al Madrid, que no paro de desconfiar de él, que yo he venido aquí a leer el As.

As Portada Lupa 29.01.17"La Real de Eusebio visita a un Madrid en plena convulsión", dice el periódico de Relaño sin el más mínimo afán alarmista, faltaría más. Puede que a algunos les parezca pelín exagerado eso de la convulsión, puede incluso que les parezca pelín feo eso de señalar a dos jugadores y ponerlos en la picota para el partido de esta noche, pero no se preocupen. Es lo que tiene el periodismo cuando se pone al servicio de una idea, de un afán, de un propósito. Es lo que tiene negarle el pan y la sal siempre a los mismos y que ya huela, que ya ni siquiera indigne porque es tristeza lo que provoca y propaga. Y no, por ahí no pasamos, amics del As. Podemos enfadarnos, torcer el gesto y preocuparnos, analizar críticamente lo que sea menester, pero tristezas las justas. Ser del Madrid, haber visto las cosas que hemos visto hacer al Madrid, hace ilegítima semejante caída. No es que no tengamos derecho a la tristeza, sino que tenemos el deber de su contraria.

3-6: Nadal se ha hecho con el segundo set y ya ha igualado el partido contra Federer. Vayan y díganle a Nadal que no confíe, que no sienta orgullo, que esté triste.