Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Cuando lo positivo no abunda

Cuando lo positivo no abunda

Escrito por: Antonio Escohotado27 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En noches como la pasada el fanático sufre una enormidad, y el observador duda entre afilar su ironía o hacer un ejercicio de compasión, recordando que errar es un denominador común de todos los mortales, y nunca es tarde para mirar las cosas desapasionadamente, sobre todo cuando evita sufrir allí donde es inútil. Incluso es arduo lograr que el sentido del humor se sobreponga al disgusto, porque la parte visceral del juicio lo llamará traición, y –como ocurre con los celos- cualquier esfuerzo orientado a conquistar distancia crítica parece debilidad o frialdad.

Pero ¿con qué nos quedamos del lance? Nunca he visto jugar mejor al Sevilla, que no rifó un balón en ninguna zona del campo, creó constantes superioridades y pudo marcar varios más.  También mereció moralmente ser gol la maravilla de Modric, si desde el VAR no fuesen hegemónicos los centímetros; y todavía me cuesta creer que ninguno de los siete lanzamientos de Bale llegase a las redes, o que no tire él todas las faltas.

Ser daltónico, y por lo mismo ciego ante el rojo y el verde, transforma en tormento las indumentarias coloradas, que malamente se distinguen del césped sin grandes esfuerzos de adaptación; pero -si no me equivoca más aún dicha circunstancia- anoche los de rojo se diluyeron desde el primer minuto, cuando la proverbial velocidad de Varane no impidió que Courtois se viera forzado a un genial manotazo. Quizá debido al defecto cromático, me pareció que la zaga madridista se alejaba de los atacantes en vez de cernirse sobre ellos, como animada por un magnetismo perverso, y mientras mascullaba maldiciones ante lo borroso de su indumentaria adiviné los dos últimos goles del Sevilla antes de ocurrir, viendo cómo uno dos de los vestidos de manera bien visible se quedaban misteriosamente solos.

Pero insisto en que estas cosas ocurren, y ha sido providencial que el Barça pinchase, aunque Casemiro diga que “solo miramos hacia dentro”. Tópicos semejantes no deberían llamar tampoco a concentrarse en el propio ombligo, y me quedo con la estimulante certeza de que el próximo sábado –ante Saúl, Griezmann y compañía- habrá ocasión de recobrar las imponentes maneras mostradas ante la Roma. Eso sí, será preciso afinar mucho la puntería, una asignatura extrañamente aplazada en los últimos tiempos.

 

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

18 comentarios en: Cuando lo positivo no abunda