Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Devolver el blanco a la leyenda negra del Madrid

Devolver el blanco a la leyenda negra del Madrid

Escrito por: Van Cleef7 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"La leyenda negra es un movimiento propagandístico antiespañol promovido por escritores ingleses, holandeses y de otras nacionalidades durante el siglo XVI, cuyo objeto era reducir el prestigio e influencia del Imperio español en su Siglo de Oro. A pesar de originarse en tiempos de fuerte rivalidad política, comercial y religiosa hace más de tres siglos, la leyenda ha llegado hasta nuestros días en forma de interpretaciones falseadas de tinte antiespañol sobre episodios históricos como la conquista de América, la Inquisición, o la Reconquista".

El párrafo anterior es una somera definición que de la leyenda negra hace la Wikipedia, y a la que habría que añadir y aplicar muchos matices, pues se queda francamente corta en su explicación. Pero baste decir que la capital importancia que ha tenido y sigue teniendo dicha leyenda sobre el imaginario colectivo de la sociedad es tal, que la mayoría de los propios españoles dan por verídicos los relatos y supuestos acontecimientos de dicha leyenda, creada por sus enemigos...

Básicamente, la leyenda negra consiste en echar toda la vergüenza posible sobre una determinada nación muy poderosa que te domina (aunque ese dominio sea digno y responsable), más que nada por pura envidia y deseos ardientes de ponerte tú en su lugar. No importa que tu propia Inquisición sea muchísimo más cruel e injusta que la de esa nación. Hay que trabajar para que la única Inquisición conocida sea la suya. No importa que tu propia colonización sea muchísimo más genocida y explotadora que la de esa nación. Hay que conseguir que el único genocidio y explotación sea el realizado por esa nación. Se trata de proyectar sobre ella todos tus defectos y tu propia depravación. Esa nación se convertirá en tu particular retrato de Dorian Gray al que hacer cargar con todas tus deficiencias.

El Real Madrid tiene su propia -y no menos destructiva- leyenda negra. Y el procedimiento, ha sido y sigue siendo más o menos el mismo que el llevado a cabo con esa nación. Y con las mismas consecuencias. El Madrid roba, juega mal, gana injustamente, es prepotente, es indigno, no hace nada bien, tiene mucha suerte, bla, bla, bla...

Si cambiamos a esos "escritores ingleses, holandeses y de otras nacionalidades" que dice la Wikipedia, por la mayoría de periodistas deportivos españoles, ya tenemos a los instigadores de esa leyenda negra madridista.

Esa leyenda negra madridista es responsable de que mucha gente juzgue mal al Real Madrid y de que no le deseen nada bueno. Lo han convertido en el terrible y grotesco Goliat al que todo el mundo quiere derribar y cuya derrota supone una alegría casi religiosa para la mayoría de presuntos "Davides" del mundo.

Cuando el Madrid gana, la desesperante sensación general que se respira en el ambiente es la de que ha ganado alguien "que no se lo merece" por diversos motivos, todos ellos contenidos en la leyenda negra madridista. Y eso hace que de las victorias madridistas, únicamente nos alegremos los madridistas. Y no es solo que los NO madridistas no se alegren (que hasta cierto punto sería lógico, al no serlo), sino que manifiestan un rechazo elocuente a esas victorias, cosa que no les suele ocurrir con las victorias azulgranas.

Cualquier título conseguido por el Real Madrid es cuestionado. Nadie felicitará con sinceridad a un madridista por él, ni querrá compartir su felicidad por su obtención. Tendrá que bailar solo, con la única compañía de su título ganado. Y eso es algo que no les ocurre a los seguidores de otros clubes, sobre cuyas cabezas no se ejerce el peso de ninguna leyenda negra (cosa muy sorprendente, sobre todo en el caso de algún que otro club determinado...).

El Barcelona tiene -a priori- todas las papeletas para ser considerado el club más detestado de España, según los tácitos cánones que señalan las condiciones necesarias para detestar oficialmente a algún club deportivo: es el que mayor presupuesto tiene (o sea, el más rico), sus fichajes son los que más dinero han costado, sus jugadores son los que más dinero cobran (los más ricos), flirtea coqueta y apasionadamente con ese independentismo tan mal visto en la mayor parte de España, se lleva jugadores de otros equipos utilizando normalmente el procedimiento "elefante en cacharrería", su afición no duda en burlarse de algunos rivales modestos al grito de "¡A Segunda!" mientras les van ganando, etc...

Pero nada de todo esto parece importar o influir en el comportamiento de las diferentes aficiones del país, que no vacilan en aplaudir y reconocer los títulos azulgranas sin rechistar y que, en cambio, el objetivo favorito de sus silbidos, abucheos y malos deseos es siempre, indefectiblemente, el club blanco...

¿Y qué ha hecho el Real Madrid para merecer este trato? Espero impaciente las respuestas de los antimadridistas, para ir refutándolas una a una. Es probable que casi todas ellas. Pues seguramente tienen refutación garantizada, salvo alguna leve fruslería, que no justificaría tal trato inmisericorde.

¿Han sido esos aficionados antimadridistas engañados? Con toda seguridad, sí. Los responsables de la leyenda negra madridista se han encargado de ello con mucho oficio. Y dijo sabiamente Mark Twain que "es más fácil engañar a alguien, que convencerle de que ha sido engañado"... Por lo que, es de esperar que va a seguir habiendo antimadridismo injustificado para rato. Ese antimadridismo experto en darle la vuelta a la tortilla a cualquier asunto que pueda beneficiar al Madrid para que así, ese beneficio se transforme en perjuicio, ante el ignorante aplauso general.

Habría que tomarse muy en serio, por parte del club principalmente, un intento de lavado de imagen. Un intento importante. El dinero invertido en ello sería casi tan necesario, sino más, como el de un gran fichaje. Y su rentabilidad, impagable. No es nada grato conseguir títulos a base de muchos esfuerzos y que esos títulos sean ninguneados, despreciados y envidiados malsanamente por el común de los aficionados españoles de otros clubs, por culpa de una perniciosa desinformación acerca de la historia y de los méritos del Real Madrid.

Es como si una persona, a costa del sudor de su frente, decide concederse un capricho, como pudiera ser un nuevo auto o un elegante vestido, e inocentemente lo luce pensando en recibir sinceras felicitaciones de sus congéneres:

- ¿Te gusta mi nuevo auto..?
- ¿Te gusta mi nuevo vestido..?
- ¡Mal rayo te parta!

No es nada agradable, no. Y por eso hay que tomarse el asunto muy en serio, si no queremos seguir bailando solos para siempre con nuestros títulos.

 

Fotografías Getty Images.