Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Crónica del Cádiz, 1; Real Madrid, 3

Crónica del Cádiz, 1; Real Madrid, 3

Escrito por: Quillo Barrios3 diciembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Están ustedes leyendo la crónica de un partido que existió, pero no. Durante algo más de media hora prestábamos atención a lo que sucedía sobre el terreno de juego como si no estuviera la cámara oculta que parece perseguir al Real Madrid desde hace tiempo. James Rodríguez subió la temperatura nada más empezar con una asistencia maravillosa para que Cheryshev marcase el gol más amargo de su carrera. El colombiano se inventó un tanto a cincuenta metros de la portería y su compañero lo ejecutó antes de saber que aquello nunca había sucedido.

Con el 0-1 el Real Madrid anestesió el encuentro. Sólo James, que empezó en derecha hasta que decidió darse libertad de movimientos, le puso picante al choque. Convirtió pases normales en obras de arte y hasta los fallos le quedaban bien. Es como el amigo guapo que nunca sale mal en las fotos por mucho que lo intente. Tiene ese don.

Pero minutos después de la media hora, el partido se convirtió en un meme. Se conoció que el Real Madrid había hecho alineación indebida -Cheryshev estaba sancionado y no podía jugar- y el Ramón de Carranza adelantó los carnavales a otoño. Twitter era una mezcla de indignación y bromas que te enganchaba más que el propio encuentro. Hasta Piqué se asomó para cachondearse del equipo blanco como si el Barcelona no hubiera roto nunca un plato en Copa del Rey cuando lo cierto es que se ha cargado ya varias vajillas.

Yo llegué a pensar que el partido no se reanudaría tras el descanso, pero se reanudó y Rafa Benítez quitó a Denis Cheryshev a ver si así nadie se daba cuenta de lo sucedido. Lo malo es que ya había chistes suficientes como para escribir un libro. La realización, consciente de que el morbo vende, dedicó unos cuantos planos a Benítez y a Chendo. Sus caras, serias, desprendían la angustia del que sabe que ha cometido un error mayúsculo.

Joker

Mientras tanto, en el terreno de juego, Casemiro sintió envidia de James y mandó un regalo en forma de asistencia a Isco, que bajó la pelota con clase y definió para poner el 0-2. Diez minutos después, Isco volvió a ‘mojar’, esta vez a pase de un notable James. La goleada no sabía a nada. Los propios protagonistas no registraban alegría en sus rostros. Sólo un par de guiños entre James e Isco nos invitaron a pensar que el partido iba en serio.

Con el 0-3, Rafa Benítez dio entrada a Lienhart y Tejero, que debutaron con el primer equipo. Las cámaras seguían enfocando a Chendo y a Rafa Benítez. Twitter mantenía nivel de Eurovisión o estreno de temporada de ‘Quién quiere casarse con mi hijo’. La noche lo tenía todo y a la vez nada. Nada para un Real Madrid que se ha acostumbrado a patinar como antaño lo hacían otros. Al menos hemos aprendido a reírnos de nosotros mismos. Dicen los psicólogos que eso es bueno. Quiero creer que así es, aunque también me gustaría reírme de los demás, que ya toca. Con lo felices que éramos en 2014 y lo extraño que es este 2015. Fíjense si es extraño que en el día de la entrevista más esperada a Benzema de lo que menos se habló fue de la entrevista a Benzema. El Real Madrid contraprogramando al Real Madrid.

Enrique Márquez puso el 1-3 a pocos minutos del final para que la fiesta en Cádiz fuera completa. El resultado era lo de menos porque el resultado real ya lo sabíamos todos. James nos ofreció una exhibición estéril e Isco recuperó sensaciones con jugadas que nadie recordará. Al menos que ellos sí hayan sacado partido de una noche de chiste en un escenario en el que salir con un “saben aquel que diu” es un atrevimiento innecesario.

LAS NOTAS

Kiko Casilla (6): Bien por alto, ofreció seguridad y volvió a sentir que vale para el Real Madrid.

Lucas Vázquez (7): Cabalgó por la derecha sin descanso, cumpliendo atrás y generando arriba.

Pepe (5): Fue de menos a más. Regaló varias veces su espalda en los primeros minutos.

Nacho (6): Corrigió a Pepe y se mostró sólido.

Arbeloa (6): Cumplió en su banda y estuvo cerca del gol en una arrancada impropia en él.

Llorente (7): Con personalidad, sin complicarse la vida. Gustó y se gustó.

Casemiro (7): Asistencia de lujo y seguridad.

Isco (7’5): Cambió los ‘highlights’ por dos goles y profundidad.

James (7): Recital con el guante de su pierna izquierda.

Jesé (5’5): Irregular, le faltó profundidad.

Cheryshev (6’5): Si nos centramos en lo que pasó sobre el césped, el ruso cumplió e incluso marcó.

Kovacic (6): Se le vio con ganas, pero el partido no tenía historia cuando él piso el césped.

Lienhart (sc): “¿Qué hago yo aquí?”

Tejero (sc): “¿Qué hacemos aquí, Lienhart?"

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid.