Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Cristina Cubero y el No-Do-Yuna

Cristina Cubero y el No-Do-Yuna

Escrito por: Juanma Rodríguez29 junio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Que conste en acta que cuando, ufano de mí, he leído el titular del artículo de Cristina Cubero, el del NO-DO culé, me ha venido instintivamente a la cabeza la fotografía de Agustín Montal en El Pardo entregándole al Generalísimo Franco una placa y agasajándole con la insignia de oro y brillantes del club catalán. "¡Eureka!", he gritado exultante, "¡al fin hay una periodista catalana con el coraje necesario como para salir del armario y reconocer que el Fútbol Club Barcelona, salvado varias veces de la ruina por la dictadura, fue el más franquista de todos lo clubes españoles franquistas de la época!"... Pero no, qué va, lo del NO-DO culé no era más que otra estratagema... para criticar al Real Madrid y sacudirle de nuevo en la cabeza a Florentino Pérez. Mira, Cristina, no dudo que hayas estado en cuatro Mundiales, tres Eurocopas, ocho SuperBowls y cinco Roland Garros, pero tú, cuando quieras saber algo del Real Madrid, llámame y yo te informo. Y si no tienes mi teléfono, que deberías, pídeselo a Jesús Bengoechea, el prócer de esta página madridista. Así, de entrada y para abrir boca, te diré que...

insignia del barça a franco

Primero) Lejos de maltratar a Sergio Ramos, Florentino Pérez pagó por él 27 millones de euros. Como podrás suponer, y más aún tratándose de un fichaje del Real Madrid, esa cantidad de dinero fue inmediatamente criticada por excesiva y por cuestionable desde el punto de vista ético: "¿27 millones?... Florentino está loco, ese chico no vale ese dinero"... Ramos fue el primer fichaje español del actual inquilino del despacho oval madridista y, hasta hace tres cuartos de hora como quien dice, el defensa ha sido considerado por todos como el ojito derecho del presidente del Real Madrid.

Segundo) Ya quisiera yo que Florentino Pérez abriera contra mí la veda y tratara de destrozarme como lo está haciendo con Ramos, quien, por si no lo sabes, está cobrando seis millones de euros netos al año. Lo que sucede, Cristina, es que aquí, en el Real Madrid, no mandan los jugadores sino el presidente del club y como de repente a Sergio, que acaba contrato dentro de dos años, le ha entrado la calentura de que tiene que llegar hasta los diez, el jefe de todos le ha dicho que "no". Eso, admirada compañera, no es maltratar a un futbolista sino velar por el interés general del club. Y ojo, Cristina, que yo entiendo que tú, acostumbrada a que en Barcelona se troceen presuntamente los contratos y a que se salten a la torera las normas FIFA sobre jugadores menores de edad, no lo entiendas. Tú estás habituada a que en el Barcelona sea Messi quien decida quién entra y quién sale, si llega Martino o si se va Ibrahimovic; tú estás acostumbrada a que Leo firme un contrato a las doce del mediodía, su amplación a las cuatro de la tarde y su mejora a las diez de la noche, pero aquí, en el Madrid, las cosas no van así.

Tercero) Hablas de los "radicales" que pitan a Casillas. Veo que tampoco eres capaz de distinguir entre un auténtico radical y un aficionado que paga su entrada y pita o aplaude dependiendo de que le guste más o menos lo que ve sobre el campo. Radical es utilizar al Barça para reivindicar los Países Catalanes. Radical es que un director general del Barça nos llame chorizos a los españoles. Radical es convertir una final de Copa en un akelarre secesionista e insultar con impunidad al jefe del Estado. Todo eso, querida Cristina, es radical; lo otro es fútbol, sólo fútbol, nada más que fútbol.

Cuarto) Vuestra obsesión con José Mourinho es la prueba del algodón del tremendo daño que os hizo. Ahora resulta que Florentino, que dejó que el entrenador portugués se fuera para que se calmaran las aguas que habían revuelto tres periodistas y medio, está persiguiendo a Ramos, Casillas... y Cristiano porque se enfrenaron con su ex entrenador. Déjame que sobre la situación de Cristiano, a quien tú metes aquí porque te conviene hacer un pack, sea el propio Cristiano quien hable a través de la entrevista que acaba concederle a A Bola: "Estoy muy feliz en el mejor club del mundo. STOP. Son absolutamente falsas las noticias que han tratado de crear conflictos entre el Real Madrid y yo. STOP". A lo mejor decides no creer a Cristiano sobre aquello que se refiere al propio Cristiano y prefieres hacerle caso a aquel tío listo que dijo en tu periódico que Florentino había llamado a Aznar, que había llamado a Gallardón, que había llamado al fiscal para que cambiase su opinión sobre el caso Neymar. Tú misma, Cristina, tú misma. Está visto que lo tuyo no es el NO-DO sino el NO-DO-YUNA, Pierre Nodoyuna.