Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Cristiano y el vértigo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Cristiano y el vértigo

Escrito por: La Galerna6 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Prosigue el culebrón Cristiano en medio de un sinfín de noticias fronterizas con el simple rumor, cuando no rumores mismos. Que si está hecho con la Juve. Que si no está hecho con la Juve porque la Juve no tiene dinero y a sus directivos les ha sobrevenido un sudor frío. Que si Florentino no va a cerrar la operación a menos que Cristiano acceda a una despedida con todos los honores pero en la cual él admita públicamente que se marcha por su propia voluntad. Que si un camarero turinés leyó los posos del café de Agnelli tras retirarse éste de la mesa con otros comensales.

El madridista medio está en estado de pre-shock, y sólo el feliz anuncio del fichaje de Odriozola le alivia en este sindiós. (No dejéis de leer el maravilloso debut en La Galerna de Oier Fano, que nos presenta muy de cerca al lateral derecho vasco que a partir de hoy competirá con Carvajal en una posición que quizá nunca antes haya estado mejor cubierta por parte de club alguno).

Marca aseguraba ayer que la operación del traspaso de Cristiano a la Juve estaba hecha. Literalmente. Si esta operación no se hace finalmente, esperamos que Marca se disculpe. Aquí cabe -no sólo por Marca, sino en general- hacerse una pregunta pertinente: ¿qué tiene que perder un medio, hoy por hoy, cuando da una noticia falsa? Se asienta la sospecha de que le interesa. La elasticidad de su lectorado al error y aun al fraude es escasa. Así, ganar en pinchazos con una noticia (¿asumidamente?) falsa, para ganar después más pinchazos en el desmentido, es operación cuyos réditos de cara a anunciantes actuales o potenciales superan la desventaja del descalabro informativo. ¿Vivimos en tiempos así? Mucho nos tememos que la realidad no difiere demasiado de ese paisaje.

En La Galerna no pensamos que la operación esté ni mucho menos hecha. Tenemos, pues, zozobra (la misma expresada en el Portanálisis de anteayer), pero no pánico. Hay señales que se venden como definitivas y son casi anecdóticas, como la que Marca trae a portada. "Cristiano ya ha dado su palabra a Allegri". Suponiendo que sea cierto, la respuesta es inmediata: ¿Y?

Cristiano no puede dar su palabra respecto a algo que no depende exclusivamente de él. Cristiano no puede dar su palabra de que va a la Juve al presidente de la Vechia Signora por la misma razón por la que este portanalista no puede prometer a sus amigos que va a contraer la nupcia con Jessica Chastain, discúlpesenos la boutade. el Madrid tiene algo que decir al respecto. Tiene, de hecho, muchísimo que decir al respecto.

As también lo da por hecho, y abunda en la inmediatez del asunto. Lo de la inmediatez es algo que también juega a favor de los medios. ¿Es oficial ya? ¿Y ahora? ¿Y ahora? Madridistas con el corazón encogido pinchando y pinchando (otra vez), primero cada hora, luego cada media hora, luego cada cuarto de hora. Esta gente vive de esto: de que pinchéis. Cuando os deis cuenta, llevaréis tres semanas y dos días pinchando y preguntando "¿Y ahora?" cada treinta segundos. Nos quieren (la Ouija y todos los demás) sumidos en ese vértigo indecible, haciendo spin permanente en un vórtice de ansiedad. Y pinchando. Siempre pinchando.

La inmediatez. "El fichaje es cuestión de horas". ¿Cuántas veces hemos oído esto? Nos podemos equivocar, pero nuestra impresión es que esta operación es difícil que se lleve a cabo. Y, si se diera, como suele suceder casi siempre que se dice que es cuestión de horas, no va a ser cuestión de horas.

Sí, amigos. El enemigo se relame. Pero cuídense de dos cosas. La primera es que no está hecho aunque se diga que está hecho. La segunda es lo que dicta la experiencia: que el Real Madrid ha sido su más obstinada pesadilla durante décadas y décadas, que lo fue antes de Cristiano y que lo será después, sea este después ahora mismo o más tarde. Lo saben. Es la amenaza que los subyuga y es, también, la esperanza en forma de certeza absoluta que desde La Galerna somos capaces de brindaros en estas horas aciagas.

Por lo demás, hay que esperar, y emitir los juicios cuando correspondan.

Pasad un buen día.