Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Cristiano: ni siquiera tú

Cristiano: ni siquiera tú

Escrito por: Antonino De Mora19 junio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Todavía permanece sin confirmar oficialmente el interés del Bayern, del United, del PSG o de cualquier equipo chino por Cristiano. Nadie, ni él, ni su representante, ni el presidente recientemente reelegido sin oposición, han hablado o han emitido comunicado oficial o nota de prensa alguna. De momento, únicamente escuchamos o leemos especulaciones, miramos portadas de medios deportivos o nos susurran cuchicheos o chismes, bulos o noticias sin contrastar. Por todo ello es apresurado lanzarse a escribir un texto sobre algo que no sabes si es cierto o falso, o quizá sólo sean medias verdades o medias mentiras. Sin embargo, me he querido aventurar a plasmar mi pensamiento, no ya sobre el caso Cristiano y su posible salida, sino el que habla de cualquier futbolista que se plantea marcharse del Real Madrid porque, al fin y al cabo, esto se lleva repitiendo desde siempre y seguirá siendo así hasta el final de los días.

Ni siquiera tú, Cristiano, que has sido junto a don Alfredo Di Stéfano el jugador más importante de la historia del Real Madrid, estás por encima de ese escudo. Ni siquiera tú, el hombre de los récords, el que más goles ha marcado jamás con esa camiseta, el chico de los cuatro balones de oro y otro más que está por llegar, el genio de Madeira, el que ha destronado a Juanito, Butragueño o Raúl como el siete eterno. Ni siquiera tú, que lo ha sido todo para el Madrid, estás por encima del Madrid.

Ni siquiera tú, el causante directo de que un equipo que caía en octavos de la Champions y era vejado una y otra vez por su eterno rival volviese a reescribir con letras de oro su nombre en la historia. Ni siquiera tú, el de las dos Copas, las dos Ligas y las tres Champions, el de las cuatro botas de oros y un palmarés individual sin final. Ni siquiera tú, Cristiano, estás por encima de esa bandera blanca que ondea en el Bernabéu.

Ni siquiera tú, que has generado tanta riqueza al club como rico te ha hecho él. Ni siquiera tú, el de los millones de seguidores en redes sociales, el que llena estadios y las marcas se pelean por ti, el jugador mejor pagado del mundo, el fichaje que más costó en su momento, el rey Midas del balompié mundial. Ni siquiera tú, el mejor futbolista del planeta tierra, eres más importante que ese escudo redondito con muchas Copas de Europa.

Porque ese club no es como otros, no renueva a su estrella cada seis meses ni le paga las multas que haya podido contraer con Hacienda, no hipoteca su futuro para contentar a su crack ni pone a jugar a sus amigos y a entrenar a los que él elige a dedo. El Madrid no depende de ningún jugador por muy bueno que éste sea. Nosotros no somos así o, por lo menos, yo deseo con toda la fuerza que puedo albergar que no nos convirtamos nunca en eso. El Real Madrid te debe gratitud eterna por tus números, por tu contribución y por los títulos que has levantado con su camiseta, pero el Real Madrid no te debe, ni a ti ni nadie, nada más que eso y lo que estipule tu contrato. No somos lacayos de nadie ni estamos atados a nadie, pues esta institución es mucho más importante que cualquier integrante de su plantilla, cualquier técnico de su banquillo o cualquier presidente que tenga el honor de sentarse en el palco del Santiago Bernabéu. Por eso, si hay alguien que no se sienta a gusto enfundado en el blanco de nuestra equipación, que se marche; si hay algún trabajador de este club que no esté feliz en él, que se vaya; y si existe alguna persona que cada día de su vida no le dé gracias a los dioses conocidos o por conocer de jugar para el mejor equipo de la historia del fútbol mundial, es que no es merecedor de hacerlo. Y eso te incluye a ti, Cristiano.

Ojalá que todo se solucione y que tú, el hombre que nos ha hecho mejor equipo, puedas quedarte muchos años más entre nosotros. Sin embargo, esta institución deportiva no puede ni debe comprometerse ni por el mejor jugador del mundo ni por todos los que lo serán después, porque este equipo, esta entidad y este escudo están tan por encima de cualquiera de nosotros que no puede permitirse el lujo de elevar a su mismo rango a alguien que dentro de unos años no será más que un recuerdo de un bonito pasado y únicamente un nombre escrito en una de las miles de páginas que engrandecen la leyenda del Real Madrid.

Antes de nacer yo ya era del Real Madrid. Y habiendo visto jugar a Raúl, Ronaldo, Figo, Zidane, Cristiano y compañía, no entiendo cómo puede haber gente que no lo sea. Es, parafraseando a un grande, "como renunciar voluntariamente a la felicidad".

11 comentarios en: Cristiano: ni siquiera tú