Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Cristiano y el largo día de furia

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Cristiano y el largo día de furia

Escrito por: La Galerna3 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Estábamos tan entretenidos con la primera, segunda, tercera y cuarta parte del relato de la boda de Messi -que ha superado en número de entregas al padrino coppoliano-; estábamos tan ensimismados con el glamour de los invitados (pese a la imperdonable ausencia del Lobo Carrasco); estábamos tan seducidos por la sofisticación del vestido nupcial de Antonella, vívidamente descrito por los enviados especiales de Mundo Deportivo y Sport en Rosario, que habíamos olvidado lo que se cuece en casa.

Sí, amigos. Cristiano. Hay una conversación pendiente. La conversación coppoliana también, solo que en aquella obra maestra la conversación ya había tenido lugar para dar lugar a un audio que obsesiona a Gene Hackman como -admitámoslo- nos obsesiona a nosotros ésta aun sin haber tenido lugar. Lean el artículo de Jorgeneo quienes quieran saber el estado de la situación en este momento, lean la entrevista con SeasonNT culpando en gran parte a Mendes, lean también la entrevista con Miguel Cuesta defendiendo al representante, y reflexionen ahora con nosotros.

Lo que sabemos es que se filtró en A Bola, medio muy de fiar en materia cristianesca, el malestar del portugués y su presunto deseo de abandonar el club. ¿Presunto? Se mire como se mire, y transcurrido el tiempo transcurrido, parece evidente la inexistencia de deseo por parte del icono de acabar con el sinvivir de tantos y tantos madridistas. Si solo es un rumor, es uno que Cristiano no ha querido sofocar, o que no ha querido sofocar todavía. Como argumenta Nacho Faerna en su artículo más reciente de La Galerna de los Faerna, "(...) ¿qué demonios tiene que ver el Madrid con todo esto?", entendiéndose por "todo esto" la denuncia de la fiscalía. ¿Por qué está, o se supone que está, enfadado con el Madrid?

En puridad, Cristiano no ha dicho que esté enfadado con el Madrid. De hecho, Cristiano no ha dicho nada de nada, no ha hablado públicamente, pero menos que nada ha dicho que esté enfadado con el club que le paga. No obstante, y dado que es sabido que tal es la asunción por parte de la opinión pública, debería hacer un paréntesis en el disfrute de su nueva paternidad para salir a la palestra y aclarar la situación.

"Estoy indignado porque soy inocente. Nada que ver con el Madrid. Seguiré marcando goles y ganando títulos con el mejor club de la Historia mientras paralelamente mis abogados se esmeran en demostrar mi inocencia".

"Estoy indignado porque soy inocente. El Madrid no tiene nada que ver con mis cuestiones fiscales pero, siendo el mejor club del mundo y el club que amo, es un club que está en España, país cuyos medios y justicia quieren hacerme pasar por un delincuente. No puedo seguir en España, y por desgracia eso implica también que no puedo seguir en el Madrid, por lo que gentilmente solicito al club que dé una salida a mi situación facilitando un traspaso que le sea conveniente".

"Estoy indignado porque soy inocente, y el club es parcialmente culpable de mi situación por esto, por esto y por esto".

Algo. Lo que se dice algo. Oponer la nada a la necesidad de ese algo se hace más y más insostenible a cada minuto que pasa.

Parece claro que hablamos de un hombre que, lo sea o no, y dentro de los infinitos matices que puede traer consigo la cuestión, se cree inocente y está dominado por la furia. En la película Un día de furia, Michael Douglas sucumbía a su propia cólera, dejaba el coche tirado en medio de un atasco y la emprendía a golpes con un bate de béisbol. La cosa acababa malamente. El día de furia de Cristiano está durando demasiado y no sabemos cómo acabará. Seguramente bien y tardaremos exactamente dos hat-tricks (convalidables por tres dobletes o dos dobletes y dos singles) en perdonárselo. En olvidárselo tardaremos un poco más, pero lo haremos por ser quien es. Suponemos.

Hay desde luego atenuantes. Ha de ser duro saberse (o creerse, para él es lo mismo) inocente y aun así haber sido ya condenado por medios rastreros con ganas de hacer portadas y ejemplarizar en una figura afortunada dentro del cada día más largo día de furia de la sociedad. Ha de ser duro considerar que todo se debe a un cambio de criterio de las autoridades fiscales y que, encima, ese cambio de tercio se pretende solventar por la vía penal, lo que sitúa a uno en la imposible disyuntiva de reconocerse culpable ("pero no lo soy") y pactar, o seguir adelante sin pactar afrontando el riesgo de cárcel siendo padre de familia por partida triple. Todos estos atenuantes no son eximentes por una razón ya repetida hasta la saciedad: el Madrid no es culpable de nada de esto, a menos que alguien demuestre muy fehacientemente lo contrario.

Traemos a Keylor cabeza abajo porque Marca le dedica una de esas portadas dobles a cuenta de su entrevista y no nos cabe de otra manera. Vemos a Keylor en los puentes colgantes del maravilloso parque natural de Manuel Antonio en su Costa Rica natal, y -aparte de sentir enorme envidia por encontrarse en ese paraíso que es además su casa- sentimos orgullo de tenerle por portero. "Lucharé a muerte contra el que sea", dice el tico, y aunque sabemos que no son historias comparables desde ningún punto de vista nos gustaría escuchar a Cristiano decir algo parecido, con algún matiz: "Lucharé a muerte contra quienes sean", ya se refiera a los medios o a la fiscalía. Luchar a muerte. Exactamente lo mismo que ha hecho hasta la fecha por el club que le ha elevado hasta lo más alto (y al cual él ha elevado hasta lo más alto también), hasta el punto en que no se entiende el uno sin el otro.

En Barcelona no hay días de furia. Poco amigos en general de la testosterona, lo que más gusta a las huestes de Bartoméu es la fabulación histórica (Franco), presente (mejor equipo de la Historia) y futura (Verrati). Ahora lo niega, pero el editor de esta página ha prometido que pondrá en su avatar tuitero una foto de Toni Freixa durante una semana si el Barça ficha a Verrati este verano. La sensación es que la prensa afín ya se percata de la venta de humo perpetrada al respecto pero solo les queda huir hacia adelante. "Cambio de táctica", titula conmovedoramente Mundo Deportivo. La "cambia de táctica" consiste en que finalmente Verrati no se planta ante el PSG y se incorpora a la concentración del jeque.

-Cambio de táctica, chicos. Os dije que me iba con vosotros a ver el fútbol dijera lo que dijera mi mujer, pero al final he decidido cambiar de táctica. No os desesperéis. Si a las 20:45 aún no he llegado al bar, y alguien os cuenta que acabo de ser visto en la puerta del cine, haciendo cola para la última entrega de Bridget Jones, es solo eso.

Un cambio de táctica.

Pasad un gran día.