Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
El complicado inicio del equipo de baloncesto

El complicado inicio del equipo de baloncesto

Escrito por: Pablo Jouve18 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se lleva disputado ya un mes y medio de competición en Europa y España y puede ser tiempo para hacer un recuento del devenir del equipo de baloncesto desde entonces. Desde que el pasado 2 de octubre el Madrid disputara su semifinal de la Supercopa, ha jugado un total de 12 partidos oficiales más el amistoso contra los Celtics, con un balance de 7 victorias y 6 derrotas, muy lejos del arrollador arranque de hace dos temporadas, e incluso del más pausado del año pasado, pero algo que entraba dentro de las posibilidades tras un verano en el que no ha habido pretemporada y en el que ha habido más cambios en la plantilla de los inicialmente previstos. Sin problemas para mantenerse arriba en España, en Euroliga la situación es preocupante.

Tras la disputa de la Copa Intercontinental, a la que se llegó con un único entrenamiento con la plantilla al completo (descontando a Rudy Fernández y Jeffery Taylor, lesionados), el Madrid fue presa fácil del Unicaja en la semifinal de la Supercopa. El cansancio, la falta de acoplamiento de los nuevos, la carencia de entrenamientos y el excelente partido de los de Málaga hicieron imposible poder plantar cara y se perdió el primer título de la temporada.

Hay muchas voces que dicen que el Madrid debió renunciar a la Intercontinental, un torneo menor a fin de cuentas. Sin embargo, también la Supercopa es un torneo menor y la historia del Real Madrid, ligada a la historia de la Intercontinental desde su primera edición mucho más que a la Supercopa de España (creada esta última por la ACB en 1984, desaparecida en 1986 y reinstaurada en 2004, coincidiendo con los peores años de la sección) obligaba a disputarla y a ganarla. En cualquier caso, en el caso de no haber tenido que acudir a Brasil, solo se hubiera dispuesto de una semana de entrenamientos para preparar la Supercopa, circunstancia que se olvida y que habría complicado igualmente el haber podido luchar por el título.

Desde entonces, el Madrid lleva mes y medio tratando de ponerse en forma y de terminar de asimilar los esquemas de Pablo Laso. En la liga nacional se tuvo la mala suerte de ir a debutar, por esas gracias del calendario, contra el equipo más en forma ahora mismo en nuestro país, el Valencia Basket, que además llegaba al Palacio enrabietado tras la semifinal de liga pasada en la que muchos consideraron que el Madrid incurrió en una alineación indebida de Marcus Slaughter que habría resultado, dicen, decisiva para la suerte de la eliminatoria (alineación indebida provocada única y exclusivamente por un error de la mesa de anotadores, que se olvidaron de transcribir el nombre de Slaughter en el acta y por tanto ajena al Real Madrid, como quedó demostrado y juzgado dos días después). El Madrid fue presa fácil del Valencia, pese a que no bajó los brazos en ningún momento y, junto con la posterior derrota en Moscú ante el Khimki y la anterior ante los Celtics, encadenó cuatro derrotas consecutivas, la peor racha desde que Laso está al frente del equipo.

A estas derrotas hay que sumar una más frente al Fenerbahce en Estambul, en un partido en el que los de Obradovic no tuvieron problemas para imponerse, dando la sensación de jugar con el freno de mano echado frente a un Madrid dos o tres puntos por debajo en intensidad defensiva. Por cierto, que los de Zeljko huelen a Final Four desde muy lejos, a poco que la temporada transcurra con normalidad.

Derrotas todas ellas ante conjuntos mucho más en forma que el Madrid, con plantillas muy lujosas en el caso de los dos equipos de Euroliga, y lógicas, dadas las circunstancias.

Hasta aquí todo podría considerarse como normal, pero el pasado viernes, poco antes de que se produjeran los terribles atentados de París, el Madrid caía estrepitosamente derrotado en Estrasburgo, firmando su peor arranque en Euroliga desde 2002 y de paso complicándose sobremanera la vida en esta competición, puesto que ya no hay margen de error y un tropiezo más ya puede dejar al equipo blanco eliminado a las primeras de cambio.

En el otro lado de la balanza, el Madrid encadena cinco victorias en la Liga Endesa, ante Gipuzkoa Basket, Iberostar Tenerife, CAI Zaragoza, Movistar Estudiantes y Manresa más una soberana paliza al Estrella Roja de Belgrado y una victoria sobre la bocina frente al Bayern Munich en la Euroliga. Rivales todos ellos inferiores a los que han hecho morder el polvo al equipo blanco (si descontamos al Estrasburgo, equipo de clase media Europea) pero que, salvo en el caso del equipo muniqués, han planteado sólo problemas limitados en el mejor de los casos.

Dejando los resultados al margen, se pueden extraer algunos datos de este primer mes de competición:

En primer lugar, hay que citar que la defensa no termina de funcionar. El Madrid ha perdido contundencia atrás con las nuevas incorporaciones. Thompkins y Hernangómez son dos jugadores con muy buenos conceptos ofensivos, pero a los que no les gusta tanto el trabajo defensivo. A ello hay que sumar las bajas prolongadas de Rudy, Taylor y Maciulis para conformar una situación que ha recordado durante muchos partidos a la de la primera temporada de Laso: el equipo era capaz de hacer muchos puntos, pero también de olvidarse de la defensa, con la consiguiente ventaja que eso supone para el rival. Peor aún, si los tiros no entraban, se bajaban los brazos en defensa y se entraba en un círculo vicioso, que aquel primer año costó, por ejemplo, la temprana eliminación en la Euroliga. Tiempo hay de corregir este defecto, aunque exigirá mucha atención por parte de todos.

El  Madrid dispone de algunos especialistas defensivos en su plantilla, como son los citados Rudy Fernández, Jeffery Taylor y Jonas Maciulis, más Gustavo Ayón, pero también cuenta con jugadores a los que lo de bajar el culo y apretar en defensa les cuesta un esfuerzo sobrehumano, como son Sergio Rodríguez, Jaycee Carroll o, por lo que ha mostrado hasta ahora, Trey Thompkins. Encontrar el equilibrio entre unos y otros es una de las principales tareas a día de hoy para Pablo Laso y sus ayudantes, pero lo mostrado por ejemplo en la segunda mitad del partido ante el CAI  Zaragoza, en la que el excelente trabajo en defensa de Ayón y  Taylor arrastró a sus compañeros, es el camino a seguir. Por contra, actitudes como las mostradas durante gran parte del partido frente al Bayern de Munich o al Estrasburgo son una garantía de fracaso. Por cierto que Thompkins no estuvo frente al equipo francés, no pudiendo por tanto achacarse únicamente a él el mal trabajo en defensa del equipo.

rudy-fernandez-real-madrid-eb14

Como decimos, el gran trabajo defensivo ante el CAI se vio de nuevo en los primeros minutos del partido ante el Bayern, pero sin embargo el equipo se olvidó de él incomprensiblemente durante los dos cuartos y medio siguientes, dando como resultado que un partido que dominaba claramente (33-18 tras 10 minutos iniciales primorosos) se convirtiera en una tortura. A mediados del último cuarto el Madrid tenía el partido perdido y la clasificación para la siguiente fase de la Euroliga sumamente complicada. Pero la entrada de Jeffery Taylor y dos minutos de locura blanca culminados por un triple a tres segundos del final por Jaycee Carroll transformaron el Barclays Card Center (el nombrecito será muy americano y tal, pero uno no se acostumbra a dejar de escribir el Palacio) en una fiesta. El Madrid tiene problemas, pero a capacidad de sufrimiento le ganan pocos equipos en Europa.

Ya que citamos errores del pasado, uno que ha reaparecido en estas fechas es el de querer resolver todo por la vía del triple cuando no hay ideas en ataque, algo que ha sido muy común en los peores momentos de la era Laso y que consiste en renunciar a hacer circular el balón, no mirar a los interiores y jugarse cada posesión a mandarinazo limpio. El Madrid dispone de muy buenos tiradores en plantilla, pero cuando la jugada no se prepara convenientemente (circulación de balón, balones dentro-fuera…) sino que el que la coge se la tira, independientemente de que esté en buena posición o no, lo normal es que el tiro acabe mal. Un ejemplo: 4 triples de 17 intentos frente al CAI Zaragoza y 6 de 28 frente al Fenerbahce o, lo que es lo mismo, 10 triples encestados de nada menos que 45 intentados en una misma semana, un triste 22%.

Mientras los jugadores van cogiendo la forma, es evidente en unos más que en otros el mal estado físico. El ejemplo más notorio es el del Chapu Nocioni, que es ahora mismo una sombra sobre la pista. Algo absolutamente lógico en un jugador a punto de cumplir los 36 años, acostumbrado a un gran despliegue físico y con muchísimos tiros pegados. Nocioni viene además de tirar de su selección en el torneo de las Américas, donde fue nombrado uno de los mejores cinco jugadores y está notando el cansancio más que otros miembros más jóvenes del equipo.

Su expulsión frente al CAI Zaragoza es una demostración de que no se encuentra cómodo a estas alturas. Si yo fuera Luis Enrique, diría que simplemente le preguntó al árbitro por su prima Concepción. Como soy un simple aficionado del Madrid, daré por bueno que el jugador insultó al árbitro y que la sanción es justa. En todo caso, una situación que no es extraña en un jugador tan impetuoso como él.

La temporada pasada al Chapu le costó hasta abril coger la forma, pero cuando lo hizo fue fundamental en el gran final de temporada del equipo. Por tanto, paciencia, pues su puesto está bien cubierto y a día de hoy es mucho más importante su capacidad de liderazgo que su aportación al juego.

Como no todo puede ser negativo, hablaremos ahora de lo bueno que se le ha visto al equipo, y empezaremos por Luka Doncic. Doncic ha disfrutado seguramente de más minutos de los estaban previstos inicialmente debido a las lesiones en la línea exterior y los ha aprovechado magníficamente. Algo tímido al principio, sin embargo en cada ocasión que ha dispuesto ha dejado muestras de su grandísima calidad, dejando claro que tiene un futuro brillante ante él. Los retornos de Rudy y Taylor le han restado minutos y frente a Estudiantes ni siquiera saltó a la pista, pero a lo largo de la temporada habrá muchos partidos en los que dispondrá de oportunidades para jugar y esperemos que Laso se las dé, como de hecho sucedió este pasado fin de semana frente al Manresa.

Si Doncic ha estado brillante, no se puede hablar tan bien de lo que hemos visto hasta ahora de Willy Hernangómez, que ha cumplido sin más. Excelente el día del Estrella Roja, zampándose a Schortsanitis, pero debe dar un paso adelante para hacerse un hueco en esta plantilla. En esto hay que dar un tirón de orejas a Pablo Laso, puesto que frente a Estudiantes Willy salió muy motivado, al enfrentarse a su hermano Juancho, pero nuestro entrenador prefirió apostar en el último cuarto por un Gustavo Ayón que tenía el día malo, antes que por un Hernangómez que había dejado buenas cosas en los minutos que pudo jugar. Es uno de los principales defecto de Pablo Laso desde que está en el Madrid: dar minutos a los jóvenes le cuesta como subir al Everest sin oxígeno.

Trey Thompkins se está mostrando algo irregular y bastante flojo en defensa, pero en ataque es un extraordinario jugador, con buena mano lejos del aro y muy difícil de parar cuando pisa la pintura. Si se aplica algo más en defensa y termina de asimilar los sistemas de Laso, será un jugador muy importante para este equipo. Ausente por problemas físicos en los dos últimos partidos, es un jugador muy importante en el ataque, que esperemos que esté disponible cuanto antes.

Gustavo Ayón. Hace un año por estas fechas, había que fusilar al amanecer a los responsables de su fichaje. Muchas voces lo criticaban, sin tener en cuenta los problemas que por entonces tenía el jugador, ni el período de readaptación al baloncesto europeo. Unos meses después, Ayón era pieza indispensable en esta plantilla y, a día de hoy, es su mejor jugador, pese al flojo partido frente al Estudiantes. Excelente en ataque y en defensa, el mexicano tal vez sea el jugador más en forma de la plantilla, pese a haber jugado este verano también en el FIBA Américas, donde, al igual que el Chapu, fue uno de los mejores jugadores del torneo.

Otro jugador en una forma espectacular en este arranque de temporada es Jaycee Carroll. Los problemas físicos de Rudy y Taylor le hicieron pasar de ser el microondas del equipo, como dicen los americanos, a ser el escolta titular. Carroll ha estado brillante tanto desde esa posición como saliendo desde el banquillo y ha resultado decisivo frente al Bayern Munich y al Movistar Estudiantes. Cada vez más seguro como tirador en los momentos de más responsabilidad de los partidos, como anécdota se puede decir que el último tiempo muerto del partido frente al Estu de Diego Ocampo, entrenador de Estudiantes, fue dedicado a preparar en exclusiva la defensa sobre Carroll. Muy probablemente estemos viendo el mejor Carroll desde que aterrizó en Madrid.

Y llegamos a Jeffery Taylor. Ausente durante los primeros partidos de competición por una lesión, ha bastado un puñado de partidos para dejar claro que es un extraordinario fichaje. Gran defensor y muy agresivo en ataque, hay muy pocos aleros de sus características en Europa, con lo que tiene todo para convertirse en un jugador dominante en su posición. El despliegue en ataque y en defensa frente al CAI Zaragoza y el Bayern de Munich habrá callado las bocas que criticaban su fichaje. Fundamental junto a Ayón en ese partido, Laso además lo está utilizando de ala-pívot (en una situación similar a la que pudo haber ocupado con asiduidad en su día Kyle Singler de haberse atrevido el técnico), donde puede ser una solución junto a Maciulis cuando sea necesario un esfuerzo más en defensa.

Su fichaje además tiene un efecto colateral positivo, y es el de devolver a Rudy a su posición natural de escolta, donde sufre menos al no tener que enfrentarse a jugadores más grandes que él, aunque ello le reste minutos a Doncic. Ahí es donde Laso debe equilibrar los minutos de la plantilla, en una temporada tan larga como la de los equipos que juegan Liga y Euroliga.

En resumen, el Madrid ha arrancado con muchas dudas la temporada; circunstancia normal viniendo de un verano sobrecargado de partidos para más de media plantilla y en el que solo se pudo celebrar un entrenamiento con todos los jugadores antes del primer partido oficial, pero que no debe durar ya mucho más. Mientras se han evidenciado problemas en ataque y en defensa, el equipo trata de recuperar su nivel de juego. En la Liga Endesa se marcha sin problemas pero en la Euroliga se han perdido los dos partidos contra los dos equipos más fuertes del grupo más uno en Estrasburgo que no entraba en los planes. Esto todavía no es irreversible, pero tampoco se puede fallar más si no queremos ver al campeón de Europa eliminado en diciembre. Viene un final de año complicado, con las visitas de Khimki, Fenerbahce y Estrasburgo. Tres partidos que ya no se pueden perder, más las visitas a Belgrado, para jugar en el infierno de la Sala Pionir y sus 22.000 aficionados y a Munich. Partidos todos muy difíciles en los que el equipo tiene que dar su mejor nivel. Es obligatorio ya olvidarse de pretemporadas y apretar los dientes.

Churchill dijo que no nos rendiríamos nunca. Dicen que @yosoywsmith

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Aunque el @realmadrid juegue sin nueves, ni sietes, ni cuatros, nunca se le puede descartar para nada.

Y nadie lo sabe mejor que @delasherasmario.

https://www.lagalerna.com/mendy-zidane-atalanta-real-madrid/

De Nacho se suele hablar poco cuando está bien y mucho cuando no lo está.

Ahora que vuelve a atravesar un gran momento de forma, @Ramon_AlvarezMM pondera a @nachofi1990 como merece dentro del @realmadrid.

https://www.lagalerna.com/nacho-vuelve-a-cumplir/

Era el Madrid apareciendo de la nada para mostrarse entero, eterno y completo entre las bajas, mientras Zidane sonreía. @lagalerna_ @delasherasmario.

https://www.lagalerna.com/mendy-zidane-atalanta-real-madrid/

Hoy, el #Portanálisis de La Galerna nos sumerge en "La Atalanta"; un clásico de pasión y romanticismo que nos conduce al éxtasis.

👉👉👉https://bit.ly/3pO9HRX

2
homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram