Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Darwinismo madridista

Darwinismo madridista

Escrito por: Patricio Cuadra29 enero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“Cantar bien o cantar mal

en el campo es indiferente

pero en llegando a donde hay gente

cantar bien o no cantar”.

 

No recuerdo dónde escuché esos cuatro versos que les he dejado a modo de entradilla, de hecho no sé si son versos, una estrofa de una canción o qué, pero para lo que vamos a tratar nos vienen a la perfección.

Ya sabrán de este eterno debate que se ha instalado en lo que ahora se llama “fútbol moderno” sobre jugar bien o jugar mal. Hay en ciertos entornos deportivos y periodísticos donde prima sobre cualquier aspecto el jugar bien, y justifican cualquier resultado, ya sea este un descalabro o no, con que “el equipo ha jugado bien”. Problema: Nadie hasta hoy nos ha definido qué es jugar bien, y ya les adelanto que yo tampoco lo voy a hacer. Sí les puedo afirmar que yo prefiero que mi equipo juegue bien, entendiendo como bien que sus partidos me resulten entretenidos y poco más, ya que no tengo los conocimientos suficientes como para ponerme aquí a analizar tácticas futbolísticas. Ahora, en cuanto a lo que nos incumbe en La Galerna, que es el Real Madrid, hay que decir que este giro que ha tomado nuestro equipo ha supuesto dos cosas: La primera, resulta que sí tenemos entrenador. Ante esas dudas que sobrevolaban el Bernabéu y que sólo atribuían los éxitos del equipo a la flor de su entrenador, este cambia el guión, llena la alineación de centrocampistas y eso descoloca a rivales y críticos. La segunda, el equipo se ha apropiado del balón en los partidos, ha ganado solidez pero ha perdido profundidad, la famosa pegada. El Real Madrid ha empatado en esta liga cuatro partidos a cero y es el equipo menos goleado del campeonato, el cual lidera. 13 goles en contra y 39 a favor. Como comparativa en las ligas europeas, en Alemania el líder RB Leipzig lleva a favor 51 goles y 23 en contra, el Bayern, segundo, un balance de 55-22. En Inglaterra, el Liverpool, 54-15 y el Manchester City 65-27. Italia, Juventus 40-21, Inter 42-18. De los líderes de Europa, somos el equipo menos goleador y el menos goleado, en diferencia de goles seríamos sólo terceros por delante de la Juve.

¿Ha cambiado el Real Madrid su identidad de fútbol directo por otra más elaborada? En mi opinión, no ha quedado más remedio que hacer de la necesidad virtud, y eso dice mucho de la mano del entrenador, uno que aparte de flores parece que sabe los mimbres que tiene y los teje de un modo adecuado para crear el cesto que necesita. Que me aburro un poco a lo largo de los partidos, pues sí no voy a mentirles. Que echo de menos ese vértigo que nos daban Cristiano, Bale y Benzema cuando se les llamaba, peyorativamente, atletas, pues también. Pero es que Cristiano ya no está, Bale tampoco y Benzema desarrolla otro rol en el equipo. Y lamento decirles que esos tiempos, como las golondrinas de Bécquer, ya no volverán, así que el equipo ha adoptado el darwinismo como filosofía y ha evolucionado por selección natural, en este caso por plantilla. No sé si jugamos bien o jugamos mal, ni sé qué es jugar bien o jugar mal, pero ya que hemos citado a Darwin hablaremos también del ADN del Real Madrid, y este, sin duda alguna, por muchas mutaciones que desarrolle y muchas adaptaciones que tenga, consiste sólo en ganar. Así lo dice nuestra historia y así nos lo han ido transmitiendo nuestros mayores, y de momento vamos ganando.

Letrado y aprendiz de escritor y @cuadrablanco en las redes sociales. Sarcástico, curioso, paladín de la oratoria, la ortografía y la gramática. Deportista, amante del café y de un buen gintonic. Siempre del lado de la defensa de la justicia social. blog: patriciocuadrablanco.blogspot.com

9 comentarios en: Darwinismo madridista