Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Real Madrid se siente “preocupado y perjudicado” por el calendario

El Real Madrid se siente “preocupado y perjudicado” por el calendario

Escrito por: Paul Tenorio9 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Olvídense de Blaise Pascal, precursor de las primeras teorías de probabilidad, e ignoren a Andrei Kolmogorov, que las estructuró y modernizó. En comparación con los que establecen el calendario y los horarios de La Liga, estos matemáticos eran todos de letras. Y unos pringados de manual. Qué hábil y milimétrica orfebrería, qué trabajo de chinos, el de colocar los partidos en la parrilla para maximizar las audiencias en este país oriental, entre otros, aumentar el valor del producto y al mismo tiempo conseguir que el Real Madrid salga constante y consistentemente perjudicado mientras parece un accidente. John Forbes Nash y su famoso equilibrio de la Teoría de Juegos estaría orgulloso de estas mentes maravillosas.

En el club blanco hace tiempo que no creen en coincidencias, probabilidades ni accidentes. Como es natural, manejan datos de las horas de descanso cuando el equipo retoma la Liga tras jornada Champions. Y son conscientes del agravio en esta cuestión respecto al Barcelona, que además también suele contar con más tiempo que el Madrid desde el partido precedente antes de casi todos los Clásicos. Pero la disposición de las cuatro primeras jornadas establecidas en la reanudación de la Liga del coronavirus ha sentado muy mal en Chamartín. El lunes me contaba una persona importante en el club blanco que se sienten “objetivamente perjudicados y muy preocupados”, añadiendo que “cuando la falta de puntería se repite una y otra vez, hay un problema con el arco, con el tirador o con los dos, pero no es casualidad”.

En estas primeras cuatro jornadas (de la 28 a la 31) el Real Madrid juega siempre por detrás del Barcelona. Es sabido por todo aficionado al fútbol que, en una tanda de penaltis, quien lanza primero tiene más posibilidades de triunfar que quien lanza segundo. O más bien es conocido por todos salvo Simeone, que por superchería, como le había ido bien en octavos ante el PSV, ordenó a sus jugadores lanzar después que el Madrid en la final de Champions de Milán 2016. Concretamente, quien tira el primero gana en un 65% ocasiones, que es una desviación enorme respecto al  50-50 esperado. La ciencia detrás de esto no es sólo la probabilidad o la estadística, sino también la psicología: el que da primero da dos veces, pues lastra con una gran carga emocional al que va después. Lo mismo ocurre en este caso. Cruyff siempre dijo que prefería jugar antes que el Madrid “y que la presión la tengan ellos”. Otro ilustre “vikingo”, Lobo Carrasco, reconocía recientemente en El Chiringuito que él también preferiría siempre jugar antes que su máximo rival.

Pero la cosa no se queda en si juegas tú antes o lo hago yo. Trasciende lo psicológico y entra también en terreno de lo físico. Ayer Manu Carrasco, un licenciado en Empresariales con un Master en Gestión Deportiva, publicaba en Twitter una demoledora comparativa entre la diferencia de horas de descanso entre cada uno de los veinte equipos de Primera y sus rivales en estas primeras cuatro jornadas. Precisamente la noche anterior, el que escribe estas líneas había echado números para contárselos a Juanma Rodríguez en “El Primer Palo”: en las cuatro primeras jornadas, los rivales del Madrid llegaban con 14 días de descanso en total a su duelo contra los blancos y los del Barça, con 10. No me sorprendió, dados los antecedentes. Pero Carrasco lo ha llevado mucho más lejos, obteniendo resultados aún más contundentes. No hace falta ser Kolmogorov para saber que algún equipo de los veinte tiene forzosamente que ser el más beneficiado y alguno tiene que ser el más perjudicado. Tampoco hace falta ser este matemático ruso, genio de las probabilidades, para saber que un equipo cualquiera tendrá una entre veinte (un 5%) de ser el más perjudicado de todos. Como imaginará ya el lector a estas alturas, tampoco hace falta ser un genio para adivinar que el equipo más perjudicado de los veinte, qué cosas, vuelve a ser una vez más el Real Madrid.

Obviamente, todos jugarán once partidos entre el 11 de junio y el 19 de julio. Sevilla o Betis, que arrancan el jueves, lo harán en 39 días. Los que reanuden la competición el domingo, como Real Madrid, Real Sociedad o Atlético de Madrid, comprimirán esos once partidos en 35 días. El Barcelona lo hará en 36, por ejemplo. Aquí podemos concluir que las diferencias no serán significativas. Unos equipos tienen que empezar el jueves, otros el viernes, otros el sábado y el resto el domingo. Nada que rascar aquí. A alguien le tiene que tocar. Y aún así, hemos leído algún delirio estos días al respecto, como el de Toni Freixa, quien le daba la vuelta a esta situación y, al volver el Barça a la competición el sábado y el Madrid el domingo, denunciaba que el club merengue tenía un día más de preparación para volver al campeonato. ¡Después de tres meses de confinamiento! Cosas del forofismo. No hay que darle mayor importancia. Conocemos al personaje.

Pero este tuitero llevaba la comparativa a un terreno que sí es propicio para que pueda haber desequilibrios y, por tanto, alteración de la limpieza de la competición: la diferencia de horas de descanso entre ambos contendientes y el dato acumulado por cada uno de ellos a lo largo de las jornadas. Y, de hecho, se dan auténticas aberraciones. Pongamos un ejemplo para que nos entendamos. En la jornada 28, el Valencia recibe al Levante el viernes a las 22 horas y el Real Madrid recibe al Éibar el domingo a las 19.30. Y en la jornada 29, el Real Madrid recibe al Valencia el jueves a las 22 horas. Los blancos llegarán al encuentro con 98,5 horas de descanso, y el Valencia lo hará con 144. Por tanto, contabilizamos un saldo negativo de -45,5 horas para el Real Madrid y un saldo positivo de +45,5 horas para el Valencia.

Cierto es que, en este caso expuesto, las casi 100 horas de descanso para el Madrid son suficientes, pero si el déficit respecto al descanso de sus rivales en esta Liga, tras un parón de tres meses y con todos los equipos tiesos, se acumula, se notará necesariamente en las piernas. Y en la comparativa de las cuatro jornadas ya establecida