Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Brotes verdes, pese a todo

Brotes verdes, pese a todo

Escrito por: Israel G. Montejo17 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Encontrar ‘Brotes Verdes’ en una temporada como la que acabamos de cerrar bajo llave en el baúl de los recuerdos con tinte de pesadilla, se antoja una misión imposible, pero, aunque parezca algo insólito, ‘haberlos, haylos’, como las meigas en Galicia.

El principal de todos ellos es el retorno a la Casa Blanca de Zinedine Zidane, sin menoscabo de los pésimos tres meses finales de la temporada, que era algo que se veía venir. En la vida real, los milagros son difíciles de constatar y lo que ha pasado desde marzo hasta el punto y final actual entraba dentro de lo previsible.

Zidane, hombre de fútbol, seguramente no se llevó a engaño con las expectativas para este trimestre. Los medios de comunicación bautizaron este periodo de ‘entreguerras’ como El Casting de Zidane. Y algo de verdad había en esa titulación.

El galo ha tomado buena nota de lo visto y ha decidido; decisiones algunas dolorosas como la salida de Keylor Navas y otras de mucho calado como la casi segura marcha de Gareth Bale, pero si algo se ha ganado Zidane, es el derecho a decidir con plena libertad, sin compromisos políticos. Zidane ha comenzado la reconstrucción. Ese es el principal ‘Brote Verde’.

También lo es que, pese al añito vivido, al Santiago Bernabéu sigan asistiendo más de 50.000 personas partido tras partido. Más que un brote verde es un ejercicio de fe que da testimonio de que, pase lo que pase, el Real Madrid cuenta con un apoyo incondicional muy superior al del resto de clubes de Primera División. Un aval que garantiza la continuidad en la exigencia y que obliga al Club a estar a la altura.

Si miramos hacia el interior de una plantilla que esta temporada se ha devaluado hasta un nivel que está aún por determinar, encontramos también buenas noticias. Más allá del rol que Zidane les quiera otorgar en el futuro inmediato, hay dos jóvenes jugadores que salen muy reforzados del año: Reguilón y Fede Valverde. Cada uno en lo suyo, han cumplido con nota, nunca se bajaron del barco y, pese a no corresponderles, tiraron del carro. Seguramente aún no tengan los galones para ser indispensables en este Madrid de urgencias inmediatas, pero han dejado su firma. Son la cara amable de este año.

Brahim es otro de los nombres propios. Su irrupción sobre la bocina, con toques futbosalescos, ha arrojado la suficiente luz sobre un jugador que, bien aconsejado y orientado, puede llegar muy lejos. Otra buena noticia. Y ya van cinco.

 

Mención aparta merece la irrupción de Vinicius Junior, un jugador con aroma de crack y que durante los meses más nefastos de la temporada fue el flotador al que se agarró el equipo y toda la afición madridista. Es posible que ese, no sea aún el rol del brasileño, pero lo que está claro es que es más futbolista de lo que indica su carné de identidad. Su falta de puntería, que lleva fama de convertirse en objeto de ‘memes’ es un hándicap que ya debería venir de serie cuando juegas en el Real Madrid, pero, salvo ese ‘detalle’, estamos ante un jugador con pinta de marcar una época. Brote muy verde, sin lugar a dudas.

Una más: Benzema. Karim ha conseguido sus mejores registros goleadores, se ha subido al equipo sobre los hombros a su estilo, con calma y sin aspavientos. Benzema se ha ganado el respeto de una grada del Bernabéu que no siempre lo tuvo entre sus favoritos. Zidane sabe que tiene entre sus filas un ‘nueve y medio’. De él depende, sacar el máximo rendimiento a este nuevo Benzema.

Hay más ‘Brotes Verdes’, aunque alguno sea más moral que práctico o real. Sin duda alguna, lo visto en las semifinales de la Champions League, con la remontada épica de Anfield o el minuto 95 del Johan Cruyff Arena ponen en valor la proeza de haber conquistado tres Copas de Europa seguidas, cuatro en cinco años. Ni lesiones, ni sanciones, ni imprevistos, ni remontadas en contra, ni minutos de descuento, ni rivales temibles ni maleficios varios han tumbado al Madrid en un lustro mágico que acabó en marzo abruptamente. La belleza de la Champions en su tramo final ha revalorizado lo conseguido.

Y después, tenemos el nuevo Estadio, del que no soy partidario por razones varias, pero que de hacer caso a los que saben, aumentará los ingresos del Club y permitirá competir de igual a igual con las ‘economías del petróleo’. Lo pondremos también entre los ‘Brotes Verdes’ de una temporada que por fin terminó. Ahora nos toca esperar que todo vuelva a comenzar y que Zidane convierta un proyecto tocado de muerte en un equipo que vuelva a pelear por todo. Empezando por la Liga. Eso sí que será un ‘Brote Verde’ de verdad.

8 comentarios en: Brotes verdes, pese a todo