Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Bellingham, no fichar.

Bellingham, no fichar.

Escrito por: Hank28 enero, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Que me perdonen el Hank del futuro y los madridistas a los que se les ocurra, por vaya usted a saber qué motivo, volver la vista atrás hacia este texto dentro de unos cinco años, cuando el futbolista inglés lleve ganadas tres Champions League seguidas con la camiseta blanca, por lo que voy a escribir a continuación. A día 28 de enero de 2023 no quiero a Jude Bellingham en el Real Madrid. Ya está, ya ha quedado dicho y registrado para que puedan ustedes pasarme la factura a su debido momento. Pero el caso es que no deseo que el Madrid se lance a acometer el fichaje del centrocampista británico. Sé que está en la naturaleza de los madridistas, conforme se va acercando el período estival, desear fichajes de calidad y en abundancia, pero yo debo de ser una rara avis dentro de nuestra afición. Y nada tiene que ver este caso con esa antigua superstición que tenemos los madridistas que reza que los futbolistas británicos se pierden a sí mismos cuando salen de sus islas natales o que no suelen triunfar en nuestra liga. Nuestras propias experiencias nos certifican que los jugadores británicos de clase mundial (como David Beckham o Gareth Bale) no encuentran excesivos inconvenientes en dejar su impronta en nuestro club.

Bellingham

No, queridos galernautas, si no deseo el fichaje de (Hey) Jude es por motivos puramente futbolísticos... y económicos. Se trata de un pensamiento que lleva rumiando en mi interior desde que sonó el nombre del jugador en nuestra lista de futuribles y un precio superior a los cien millones de euros asociado al mismo. Entiendo que es un fichaje estratégico por cuya calidad y desempeño suspiran los grandes equipos europeos. Entiendo que va a ser uno de los centrocampistas más dominantes de la próxima década. Uno de los jerarcas, si prefieren el término. Pero el caso aquí es que creo que en nuestra plantilla tenemos a tres jugadores de esa índole y no tiene sentido realizar un desembolso tan exagerado por una posición que ya tenemos tan cubierta. El Real Madrid tiene la fortuna de poder contar a día de hoy con tres jugadores que van a dominar el fútbol durante varios años y que ya tienen de por sí un mejor encaje en la plantilla actual, especialmente con la delantera que posee el equipo blanco (y la que viene). Porque el tridente Tchouaméni, Camavinga y Valverde es cada vez más realidad y menos promesa y debe ser el pilar sobre el que se sostenga el centro del campo del nuevo Santiago Bernabéu. El único que podía aún dejar ciertas dudas acerca de si iba a llegar al nivel que prometía era Eduardo y, desde el mundial celebrado en el país innombrable, las ha ido despejando una a una como si de centros laterales se tratasen.

Valverde Tchouámeni

El triunvirato que conformarán los dos jóvenes galos y el uruguayo va a ser (y ya es) una especie de hidra de tres cabezas. Esa a la que, si le cortan una, le salen cien más. Si uno escapa de uno de los tres, a continuación se encontrará de frente ante cualquiera de los otros dos con escasa posibilidad de escape. Porque los tres jugadores poseen un físico portentoso y una versatilidad que casa a las mil maravillas con ese estilo indefinido que caracteriza al Real Madrid y que le permite jugar a un fútbol de posición y posesión un día y a otro caótico basado en un ritmo de vértigo plagado de contras al día o minuto siguiente. Los tres pueden jugar y han jugado tanto de pivote como de interiores (quizá Aurélien no mucho en esta última posición). Los tres pueden acoplarse sin problemas a un doble pivote y Fede y Eduardo incluso poblar otras posiciones, como el extremo derecho en el caso del uruguayo o el lateral izquierdo en el del joven francés, como venimos comprobando desde hace un par de meses. Además, alinear a este tridente permite a Carletto (o al entrenador que se siente en el banquillo blanco en un futuro próximo) tanto plantear un 4-3-3 en el campo con Tchouaméni como pivote, escoltado por Valverde y Camavinga a sus costados, como ese sistema que está empezando a asomar por momentos y que al aficionado madridista cada vez le convence más: un 4-2-3-1 en el que Rodrygo pase de la banda a la mediapunta, con los dos galos en el doble pivote y un Valverde que ocupe la banda derecha. Un sistema que beneficia las cualidades del delantero carioca, que cada vez se mueve mejor “mediapunteando” en esa zona de entreguerras entre las dos líneas defensivas rivales y que le está permitiendo mostrarnos sus mejores virtudes y su posición adecuada para triunfar en este equipo. Un sistema que también permite explotar esa hasta hace poco desconocida capacidad goleadora de Fede Valverde, que le llevó a ser uno de los principales estandartes del gol blanco en la etapa pre-mundial. Un sistema que creo que también encaja mejor con las cualidades que tienen los dos mediocentros franceses, que además de ser unos prodigios defensivos y unos superdotados en el rol de stopper, tienen un físico y una calidad que les permite incorporarse al ataque y exhibir cualidades ofensivas como el disparo de media y larga distancia, acciones combinativas en corto o pases diagonales buscando la incorporación del lateral a la espalda de los defensores. Ambos tienen calidad para eso y más.

Camavinga Atleti

Mención aparte merece esta semana Camavinga. Cuando se marchó Case, escribí por aquí que era inútil intentar maniatar a Eduardo en una posición (ese debate tan repetido sobre si debe ser pivote o interior), pues se trata de un jugador con unas cualidades físicas y técnicas tan vastas que, en mi opinión, le dan para ser determinante desde prácticamente cualquier posición del campo, siempre y cuando tenga libertad para exhibirlas. Ante el Atlético, en el Bernabéu, volvió a demostrarlo, esta vez desde el lateral izquierdo. Si en aquel texto de hace unos meses veía en Camavinga destellos de diversos jugadores que han pasado por aquí, como Redondo, Karembeu o Seedorf, ahora deberíamos incluso incorporar el nombre de Marcelo a esa lista. A pesar de que el estilo de este último es prácticamente único e inimitable, se pudo ver en Camavinga a un jugador que encontraba cierta facilidad, como el brasileño, para salir de situaciones complicadas en salida de balón, lo que ayudó muchísimo al equipo, que estaba sufriendo en ese aspecto; y su físico apabullante le permitió abarcar toda la banda e incorporarse para ser ese apoyo que tanto venía demandando Vinicius en los últimos partidos. Porque Vini, aunque a sus compañeros a veces les cueste creerlo, no puede hacerlo todo solo en ataque.

¿Sería posible encontrar la manera de acoplar a Bellingham en el once vikingo?

En definitiva, me cuesta ver a Jude Bellingham teniendo un mejor encaje en este equipo que el que ya tienen nuestras tres perlas actuales. Me cuesta ver al británico quitándole el puesto sin discusión a alguno de estos tres jugadores, aunque reconozco que sería posible porque calidad y jerarquía tiene a raudales el centrocampista del Borussia, pero no sabría decir hasta qué punto merecería la pena desembolsar unos 120 millones entre fijos y variables (lo que se estima que cuesta) por un jugador cuya titularidad no sé hasta qué punto estaría comprometida, teniendo ya a los jugadores con los que el club cuenta para el futuro; por no mencionar el salario que habría que ofrecer para convencer al jugador de aceptar nuestra propuesta y no las de los gigantes europeos que le persiguen. ¿Sería posible encontrar la manera de acoplar a Bellingham en el once vikingo? Seguramente sí y seguramente me leerán por aquí encontrándole el encaje escasos días después de su presentación en el Bernabéu si finalmente el Madrid consigue incorporarlo. Pero considero más necesario invertir ese tipo de cantidades en la delantera, que es además la parcela del campo en la que el club tiene más trabajo pendiente, antes que en un jugador cuya posición está maravillosamente bien cubierta.

 

Getty Images

6 comentarios en: Bellingham, no fichar.

  1. Pues a mí no me parece mal que fichen a Bellingham e intentar encajarlo bien en el equipo con los tres que mencionas, Valverde Tchouaméni y Camavinga, todos son excelentes futbolistas y desde luego todos tendrán en el futuro un excelente cartel para salir a cualquier equipo si fuera menester, ofertas no faltarán nunca por ellos, si a eso sumamos las calidad de Bellingham y sus ganas de triunfar en el Madrid creo que sería una auténtica ocasión desperdiciada no ficharlo, en el futuro si alguno estuviera en disposición de irse por las razones que fueran, tendríamos el puesto cubierto y el fichaje amortizado, no veo el problema por ningún lado, cuantos más títulos consiga el Madrid más apretado será el calendario y más falta harán todos los jugadores, todos, que no haya jugadores que entrenen, cobren y no jueguen, a mí me parece un fichaje estupendo e ilusionante, si viene habrá fiesta en muchos corazones madridistas, luego el fútbol pondrá a cada uno en su sitio, por si acaso guardaré tu artículo, para en el futuro darte o quitarte la razón, eso solo el futuro lo dirá

    1. A ver: a mí no me parecería un mal fichaje para nada. Todo lo contrario. Es el precio y lo bien cubierto que tenemos el centro del campo lo que me echa para atrás a la hora de hacer ese desembolso, que creo que deberíamos emplear en otras posiciones que tenemos más cojas. De todas formas, yo creo que vendrá, lo hará magnificamente y el entrenador que esté encontrará la forma de rearmar el equipo para que entren los mejores. Y lo que dices: que la temporada es muy larga y todos los jugadores acaban encontrando su oportunidad y su momento.

    1. Carlos, es que Bellingham tiene 1 año más que Nico y es una estrella mundial. Es que no se pueden comparar. Además Nico es un 10 de toda la vida. Con Bellingham, Tchouameni y Camavinga tienes el mejor centro del campo de Europa para los próximos 10 años. Suma a Valverde por la derecha y a Endrick y podemos empezar a soñar.

    2. A ver si lo he entendido bien. Por esperar a un jugador de 18 años, que ha jugado en total 130 minutos en la Primera Federación, que está pasando sin pena ni gloria por el Sudamericano Sub20 y del que los "entendidos" hablan muy bien pero que su entrenador parece que no le ve tan bien, debemos renunciar a un jugador , de 19 años, que ha jugado más de 100 partidos en la Bundesliga y más de 20 en la Champions y que ha sido titular en su selección en el último mundial y que es ya uno de los mejores, sino el mejor , centrocampista del mundo. Me parece un poco absurdo.

  2. De verdad, tantas palabras para justificar que no se fiche a Bellingham... Yo voy a usar muy pocas. Es el mejor centrocampista del mundo en este momento y tiene 19 años. Ya le haremos hueco a codazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

@lagalerna_ Guardiola es como Julio II, que según Erasmo de Rotterdam, cuando murió le daba consejos a Dios sobre cómo administrar el Paraíso; al final lo acabaron expulsando por brasas y dijo que se construiría un Paraíso mejor y más bonito.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram