Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Barça-Atleti: guerra de tiesos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Barça-Atleti: guerra de tiesos

Escrito por: La Galerna6 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días.

"Ser rico es mejor que ser pobre, aunque solo sea por razones financieras".

Qué razón tenía Woody Allen. Cuántas complicaciones puede llegar a presentar la existencia cuando la cuenta corriente está tiritando, incluso en este tórrido julio que nos asfixia. Parece ser que la cuenta bancaria tanto del FC Barcelona como del Atlético de Madrid está como para meterse ahí a refugiarse de la canícula. Ambos compartimentos se asemejan bastante, a decir de quienes han entrado recientemente en ellos, a las cámaras de congelación donde Shelley Duvall se escondía de Jack Nicholson en El resplandor. No hay nada ahí dentro, pero se trata de una nada conservada a -273º centígrados, es decir, el llamado cero absoluto de Kelvin bajo cuya temperatura no se registra movimiento subatómico alguno.

Tan caninos están en lo pecuniario los dos acérrimos enemigos del Real Madrid que se han puesto nerviosos a cuenta del pago de la cláusula de Griezmann. La conclusión es sorprendente y paradójicamente (porque se ha montado un pollo de todo punto bochornoso) hasta cierto punto edificante: al menos ya sabemos que existe una fuerza capaz de provocar fricciones hasta entre aquellas instituciones unidas por la fuerza motriz del antimadridismo, que antes creíamos superior a todas las demás fuerzas del cosmos. Ahora sabemos que hay una que las supera: la de la necesidad. Se observan grietas (griezzmetas, bello vocablo de la lengua catalana) en el seno del Barçatlético, otrora granítico, y todo tiene que ver con el vil metal, del cual ambos carecen de manera dramática en este momento de sus respectivas historias. Es una pena: lo que ha unido algo tan elevado como el antimadridismo no debería separarlo algo tan grosero como el sucio parné.

Y sin embargo ay.

 

La guerra, el escándalo, se explican de manera muy sencilla. El Atleti, que está tieso, contaba con ingresar a 1 de julio el importa de la cláusula de Griezmann, dado que era sabido por sus dirigentes que el delantero francés se incorporaría al club catalán. La bomba ha estallado cuando el tieso Atleti ha comprendido que no iba a ingresar ese dinero en cuenta en la fecha prevista por cuanto el (todavía más tieso) Barça no tiene posibles para pagar dicha indemnización El Barça, sí, ha pedido una prórroga para el pago de la cláusula, que es lo que suele hacerse en la vida (pedir prórrogas) cuando las telarañas campan por sus respetos en todos los bolsillos por mucho que uno hurgue y conjure a todos los santos.

Lo del Barça es ciertamente glorioso. Convence al jugador de que se enrole en sus filas y de que humille incluso a la afición del Wanda marcándose un vídeo de despedida que todavía sangra por la piel de los atléticos, todo ello en el entendido de que el 1 de julio (valiendo ya "sólo" 120 millones) llegará una compensación al gesto con el abono de dicho importe a su antiguo club y la conquista de su libertad. Llega el 1 de julio y el Barça no tiene un euro, hermanos, lo que le obliga a pasar por el mal trago y la caída de la cara al suelo de la vergüenza de tener que pedir facilidades para efectuar el ingreso, lo que a su vez hace al Atleti montar en cólera contra su tradicional aliado. El comunicado del Atleti habla de falta de respeto por haber negociado el Barça con Griezmann antes de lo debido, aunque lo único que no se ha producido a su debido momento y que de verdad irrita a Cerezo & Co. es el pago de una cláusula que los colchoneros aguardaban como agua de mayo para poder seguir comprando jugadores, de preferencia exmadridistas.

El Atleti está siendo, a nuestro juicio, muy injusto con el Barcelona. ¿Y qué van a hacer los pobrecitos si no tienen dinero? El que no tiene dinero no puede pagar, esto lo sabe todo el mundo.

-Y, si no teníais dinero, ¿por qué dijisteis a Griezmann y Atleti que pagaríais la cláusula el 1 de julio?- podría argüir algún alma insensible.

La respuesta está en esa obra maestra del cine español llamada Los tramposos (qué título tan oportuno). Toni Leblanc y Ozores comen opíparamente en un restaurante del Madrid. Al término de la comida, Ozores decepciona y a la vez sorprende al camarero declarando que no tienen dinero para pagar la comida.

-Y, si no tenían dinero, ¿por qué han comido?- responde iracundo e incrédulo el metre.

La respuesta de un dignísimo Leblanc la lleva tatuada en el alma Bartomeu desde el día mismo de su llegada a la presidencia blaugrana.

-El que no tengamos dinero no implica que no tengamos hambre.

Es lo que le sucede al Barça, amigos, y resulta tan rabiosamente humano que produce ternura. El que no tengan un puñetero euro no significa que no quieran comprar a Griezmann, Neymar, DeLigt, Mirotic y los mejores jugadores del mundo en hockey, balonmano, petanca, scrabble, trivial pursuit y pirámide del amor. Y a De Jong también, que de hecho ya está aquí y fue presentado ayer.

 

A lo cual nosotros sólo podemos oponer una pregunta tan respetuosa como contundente. Pero Frenkie, hijo, ¿tú sabes dónde te has metido?

Pasad un buen día.