Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Bale y la GalHernia

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Bale y la GalHernia

Escrito por: La Galerna28 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola, galernautas. Quedan cinco días para el Clásico. La distancia en puntos con el Barcelona -forjada a base de talento por su parte, desatinos propios e indudables favores institucionales al líder, maestro indiscutible e indiscutido (el propio Mundo Deportivo lo reconocía hace poco) en el dominio de los resortes "burocráticos" de quienes organizan la competición- es demasiado grande como para que el partido tenga la relevancia que debería tener, pero al mismo tiempo ¿cómo puede cualquier Clásico tener más relevancia aún de la que intrínsecamente le adorna? Un Barça-Madrid es un campeonato en sí mismo, una entidad que se basta y se sobra. Cada Barça-Madrid es un hito que bulle de significado y expectación, aunque sólo fuese (pero no sólo) porque los ojos del planeta entero se vuelven hacia él.

marca.750 (72)Marca señala a Bale como una de las claves del encuentro que se avecina y nos parece que muy probablemente acierta en su estimación. Señala el rotativo que Zidane ha aprovechado la ausencia del galés en los amistosos de su Selección para "mimarlo" y azuzar su motivación de cara al Clásico. A priori, considerando además la gran forma en la cual el de Cardiff parece haber vuelto de su última lesión, se nos antoja que un partido con espacios como el que a priori puede darse favorece las extraordinarias condiciones de Gareth. Decimos "a priori" y decimos bien, porque lo de los espacios, con el Barça, ya no es algo que deba darse por hecho. Ya se sabe que los de Lucho, como ha reconocido el propio Piqué en uno de los escasos ratos fuera de cámara que nos concede, se sienten ahora más a gusto cerrándose atrás y saliendo al contragolpe, que es estrategia que favorece el espectáculo cuando se lleva a la praxis en el nordeste de la Península Ibérica pero impropia de equipos grandes cuando la ejecuta el Real Madrid.

Habréis visto que hemos sido capaces de desplegar todo un párrafo sobre el modo en que Marca se refiere a Gareth Bale en la portada de hoy, y que hemos sido capaces de hacerlo sin traer a colación la sempiterna portada de la hernia, y hasta sin llamar a Marca Hernia Chronicle.

-Se están aburguesando.

-Nueva prueba de que Marca financia la Galerna a través de un complejo entramado de sociedades opacas controladas por Florentino en Panamá y Belice.

-Se veía venir esta bajada de pantalones galernauta ante el poderío de la mafia culé. Se empieza homenajeando a Cruyff y se termina renunciando a lo del Hernia Chronicle cuando aquella infamia no ha prescrito.

-Todas las anteriores son válidas.

La explicación, queridos amigos, y disculpad que nos colemos en vuestra discusión de bar, tiene que ver con el tedio más que con cualquiera de esas muy plausibles tesis. El tema es así: Marca batió un importante reto de ignominia periodística con la famosa portada del día siguiente del fichaje de Bale por el Madrid. El tiempo ha demostrado que el pretendido scoop era en realidad un irresponsable e impresentable lanzamiento a la piscina, porque ninguna de las (por lo demás abundantes) lesiones de Bale ha tenido que ver con hernia o protrusión alguna. Cada vez que Marca titula algo elogioso o enfático sobre el galés, nos referimos a aquello para recordar a Marca que no sirve con un "dejar pasar", como quien saca la cabecita diciendo "a ver si ya ha escampado". No. No ha escampado y no ha prescrito. Marca debe disculparse por aquello, y no está realmente legitimado para hablar de Bale hasta que no lo haga.

Pero es que estamos cansados de recordar el episodio, queridos galernautas. Es un cansancio casi físico, casi de hernia el que nos asola cada vez que Marca pondera a Bale y nos sentimos en la obligación de recordar el desatino de la hernia, y os queremos trasladar la duda. ¿Hasta dónde o cuándo debemos seguir impidiendo a Marca que se refiera a Bale sin mentar la hernia? ¿Hasta el mismo día en que se disculpen, cuando llueva azafrán y Cristóbal Soria abrace el madridismo? ¿O sería legítimo, en aras de no caer en la repetición más agotadora, deponer nuestra obstinación y olvidar el tema? ¿Dónde está la frontera entre la perseverancia en la denuncia y el coñacismo más desaforado? Por ejemplo, si Bale marca como va a marcar sin duda el gol de la Undécima, y Marca tiene a bien como debería traer su espigada figura a portada, loando su persona a cinco columnas, ¿debemos volver a recordar lo de la hernia, o por una cuestión de proporcionalidad -la conquista de la Undécima será ingente en relación a aquella ruindad, que en contraste quedará tamaño moco- deberemos obviarlo y simplemente unirnos a las loas? Cada vez que Marca se refiera a Bale, ¿debemos seguir siendo La GalHernia?

Decidnos, galernautas, decidnos. Tómese este portanálisis como el enunciado de una encuesta.

11 comentarios en: Bale y la GalHernia