Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Aytekin y Jan Laporta, remontadas que no importan

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Aytekin y Jan Laporta, remontadas que no importan

Escrito por: La Galerna7 octubre, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El barcelonismo tiene un problema casi freudiano con el concepto de remontada. Su problema consiste en que admiran la idea, pero su historia parece indicar inequívocamente cierta incapacidad genética para llevarla a la práctica. El barcelonista ochentero sufrió los partidos de vuelta de las UEFAS de la Quinta, con Santillana y Juanito en el paroxismo de la épica, mordiéndose los puños. Los sufrió en silencio, como las hemorroides en el anuncio, en el convencimiento de que no solo su historia carecía de estos episodios, sino que carecería de ellos en el futuro por venir también. Hay algo en el alma culé que constituye puro bromuro, una pusilanimidad intrínseca a su condición que impide que las cosas salgan bien salvo cuando van bien desde el principio.

El FC Barcelona ha hecho algunas cosas estimables en su historia, qué duda cabe, pero para ello ha necesitado siempre que todo marchase sobre ruedas todo el rato, desde el comienzo. Ha precisado que los acontecimientos tendieran puentes hacia el objetivo en lugar de derribarlos. Las cosas les han salido bien solo en contextos de balsas de aceite. Su tolerancia a la dificultad, al obstáculo imprevisto, es cero o tiende a cero. Cuando algo empieza a fastidiarse para el Barça, puede ponerse el sello al fracaso sin miedo a fallar en la rúbrica. Si algo sugiere que van a fracasar, fracasarán. La temporada pasada, el barcelonismo admiró y envidió tanto las remontadas europeas del Madrid de Ancelotti que ya no pudo disimularlo más, y escuchamos confesiones estremecedoras en ese sentido. Esta gente ha practicado toda la vida un fútbol de laboratorio en el cual la caída al suelo y ruptura accidental de cualquier probeta significaba el término inmediato del experimento, mientras en su fuero interno rabiaban ante el coraje y la capacidad de reacción de los de blanco, capaces de ignorar un marcador temporalmente adverso y/o su propio mal juego para lanzarse cabeza abajo al objetivo de remontar, como un orate con trazas de kamikaze que se cisca en la ciencia y en la lógica con idéntica vehemencia.

El Barça casi nunca ha remontado un partido o una eliminatoria, y cuando lo ha hecho pocas veces ha sido de manera legítima y admirable. Tan solo Jesús Bengoechea, Athos Dumas y dos o tres venerables ancianos más recuerdan un 3-0 al Goteborg, con hat trick de Pichi Alonso, en el año que culminaría con la traumática Final de Copa de Europa perdida en Sevilla, en los penaltis, ante el Steaua (85/86). Porque esa es otra. Las pocas veces que han logrado sobreponerse a los acontecimientos, para conseguir algo remotamente parecido a una hazaña testosterónica, ha sido para morir después en la orilla.

Véase si no el 6-1 al PSG en la Champions en la 17/18, cuando solo a través del arbitraje más vergonzoso de la historia del fútbol de élite (Aytekin) lograron eliminar al PSG... para a continuación caer ante la Juve. Esa es otra de las diferencias. El Madrid no remonta para dejar luego las cosas en un casi. El Madrid remonta (con frecuencia demoledoramente mayor al Barça) para acabar ganado los títulos.

El caso es que por allí sienten una envidia sarracena de la capacidad del Madrid para remontar, y tratan de atribuirse remontadas donde no las hay. En ausencia casi absoluta de remontadas sobre el terreno de juego (recordad: cuando algo empieza a irles mal, acaba mal), han tratado de aferrarse a la entelequia en otros ámbitos de la entidad.

La portada de Sport, hoy, es como mínimo paradigmática.

Remontada, sí, pero económica, y fijaos cómo retuercen el concepto para darle un barniz de épica o al menos de mérito. Venden sus activos, descapitalizándose así, y a continuación presumen de los beneficios obtenidos a través de un ingreso extraordinario (dicha venta) como si ese beneficio viniera dado por la actividad normal del club. Nada más lejos de la realidad porque su estructura de ingresos y costes ordinarios no puede ser más deficitaria, sin que en el futuro previsible vayan a generar ingresos como los que el Real Madrid ya otea en el horizonte de su nuevo estadio. El nuevo estadio del Barça, como sabéis, ni está ni se le espera.

Y en eso andan, amics. En fabricarse remontadas artificiales (en el campo, en la economía, en la papiroflexia o donde corresponda) para tratar de parecerse a quien sueñan parecerse desde el comienzo de los tiempos. La cosa ha dejado ya de ser freudiana o subliminal. La cosa es patente, y desde hace mucho.

Os dejamos con el resto de portadas del día porque querréis verlas.

Feliz fin de semana.

11 comentarios en: Aytekin y Jan Laporta, remontadas que no importan

  1. Hoy está sembrado el portanalista,no se puede explicar mejor el comportamiento de una entidad a lo largo de su acomplejada trayectoria
    Lo de la remontada económica es otra más de las vergonzosas maniobras del relato culero sustentado por los medios.Otra ignominia más.

  2. Llamativa la portada de MD con Íñigo Martínez en plan Hulk cuando se enfada. Puede ser fichaje del Farsa en Enero. Sólo falta el "Valverde da el okay".

  3. 1,2€ tiene que tirar a la basura el iluso madridista que confíe en informarse de la victoria de nuestra sección de baloncesto en su primera victoria lograda en la difícil cancha del panatinaikos ateniense, después del Eurobasket logrado brillantemente por nuestra selección, con la inestimable ayuda de nuestro Rudy Fernández, y excanteranos como los hermanos Hernangómez, en las sucursales madrileñas de los panfletos de la demagoga prensa¿deportiva? española editada en papel, sólo se volverá a hablar de baloncesto los, afortunadamente, pocos días que nuestra sección pierda su partido.

  4. La ausencia del maestro se nota en demasía. Hoy ha faltado otra vez el gran comentario de nuestro Floquet, santo y seña del madridismo. No Floquet, No party

  5. “Véase si no el 6-1 al PSG en la Champions en la 17/18, cuando solo a través del arbitraje más vergonzoso de la historia del fútbol de élite (Aytekin) lograron eliminar al PSG”.

    Puix a mí me pareció más vergonzoso el atraco en Stamford Bridge.

  6. Me encanta la Galerna. Asín de claro. Quien se manifiesta de tal guisa es un tipo un tanto maleado por los avatares de la vida y, por tanto, de no fácil halago. Sintetizando, que es gerundio; esa combinación de realismo e ironía -sin caer en una acidez corrosiva- es lo que me suliveya. El Portanálisis de hoy es de un nivel muy elevado.

    Por cierto, hoy me siento especialmente identificado con la Grecia de los sabios griegos. También es la de su espíritu lúdico y erótico-festivo.
    https://www.youtube.com/watch?v=L_7qKvISpys

  7. Ay el palancas f.c. pobres culerdos como se engañan entre ellos son tan fulleros y tramposos que hasta de lo creen...claro tienen a sus lacayos mediáticos a su servicio com MD asport marza culevision española etc..jajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Treinta horas en Estambul (para derrotar al Fenerbahçe) https://www.lagalerna.com/treinta-horas-en-estambul-para-derrotar-al-fenerbahce/ vía @lagalerna_

Estuve en su entierro en el Cementerio de la Almudena.
Caía una leve lluvia, triste, contínua...
Margall, Villalobos, Antonio, Lolo... silencio.
Los chavales nos cubríamos la cabeza con una grande y fina bandera del Madrid, que no detenía el agua, ni el sentimiento de pérdida. https://twitter.com/lagalerna_/status/1598999735947304960

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram