Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Apuntando lejos del blanco

Apuntando lejos del blanco

Escrito por: Antonio Escohotado3 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Todo me sugería dejar este partido sin crónica, porque se jugó mientras volaba, y el canal Real Madrid no lo retransmite en diferido, como solía. Pero he podido ver un par de resúmenes, y sobre todo leer los comentarios de bastantes seguidores.

Me sorprende el cortoplacismo, que tras felicitarse por la salida de Cristiano ahora le echa de menos, y tras alabar a Lopetegui le pone verde. Jugando cuatro partidos en 12 días, ¿cómo puede tener el entrenador la culpa de que la misma jugada, en el mismo minuto uno, termine en gol anoche y en providencial manotazo de Courtois en Sevilla? ¿Acaso no estaba presente en ambas Varane, tan genial tantas veces y tan desconocido últimamente?  ¿Querremos echar a Varane por eso?

Comprendo que el fútbol en cuanto tal no interese a una alta proporción de los aficionados, a quienes solo sirve ganar o hablar de otra cosa. Pero sin perjuicio de que al Real se le exija ganar siempre, o casi, para ganar realmente es imprescindible tomar en cuenta el fútbol en términos técnicos. Por supuesto, es inquietante que los últimos tres partidos arrojen el saldo de una derrota y dos empates; pero el agua derramada solo puede dejarse correr, y si algo resulta turbador es la falta de puntería en los dos empates, porque lo ocurrido en Sevilla fue una espectacular pájara colectiva, que no será la última ni es la primera.

Al preguntarme qué falla solo se me ocurre el acierto, algo dependiente de los jugadores en exclusiva. La alta competición actual hace ya muy difícil acercarse a zonas de remate, y si éste se pifia no mediando alguna gran parada del portero rival es absurdo -y contraproducente- echarle culpa a la ausencia de alguien, o al míster. Nadie sabe cuándo dejarán de fallar tanto, aunque las soluciones en caliente sobran tanto como las cabezas de turco.

Aparte del acierto, temo que la plantilla esté acostumbrada a tener galácticos con un nombre u otro, y no acabar de creerse su fondo de armario podría convertir el desacierto en desconfianza, cosa bastante más grave. Incluso entonces el peor de los escenarios es una mala temporada, y como estamos al comienzo toca confiar en una racha mejor. Por su parte, la directiva decidirá si es en efecto viable no hacerse con un par de figuras, dada la manifiesta inflación del mercado creada por los jeques.

Entretanto, evitemos descargar la frustración en el primer frustrado.

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

14 comentarios en: Apuntando lejos del blanco

  1. Hay que ver el vaso medio lleno, no vamos mal ni en liga ni en champions que además tiene 2 jornadas asequibles contra el Viktoria Plsen.... viene el parón de selecciones con gran parte de nuestros jugadores descansando en casita por salir de lesión no graves, volveremos frescos y con más ideas. Ahora lo que toca es no pifiarla contra el alavés y todo mejorará. Hay que pensar que el Barça ahora va a escalar el Tourmalet (Tottenham, Valencia, Sevilla, Inter y luego nosotros....) Eso sí, ya nos hemos comido el margen que podíamos tener.

  2. Lo peor de este equipo es la mediocridad que transmite en el campo. Juega muy mal, pierde y no se adivina mejora cercana.
    Lo peor de todo, es que parece que su entrenador ha adoptado el nefasto toquenaccio como estilo de juego. Aburrido, repetitivo y perdedor. Siempre esperando a que el rival se duerma por el tedioso pega pases horizontales. El problema es que el rival sabe que tiene enfrente al Madrid y no se duerme, al contrario, cuanto más pasan los minutos, más fuertes se hacen.
    Ayer fue lamentable como se repetía una y otra vez la misma secuencia de ataque que ya se había demostrado fallida de forma contumaz.
    Mientras el Madrid manejaba la pelota, los rusos manejaban el juego y se jugó el partido que ellos querían.