Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Ancelotti y su centro del campo

Ancelotti y su centro del campo

Escrito por: Hank1 julio, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se dice que la vida son ciclos que el ser humano está eternamente destinado a recorrer y repetir de manera inevitable. Que nuestras decisiones, o sencillamente las circunstancias que nos rodean, nos llevan a revivir situaciones similares por mucho que nos empeñemos o no en evadirlas. Y los senderos de Carlo, empiece como empiece cada etapa deportiva en un equipo, le acaban llevando de una manera u otra a jugar con cuatro centrocampistas.

Primero fue en el Milan, donde le vimos hacer historia con aquel extraordinario centro del campo formado por Pirlo, Gattuso, Seedorf y Kaka’ (antes que este, Rui Costa), con el que llegó a tres finales de Champions, de las cuales conquistó dos. Ya en su primera etapa en el Real Madrid, comenzó con un 4-3-3, que acabó mutando en ese 4-4-2 de la segunda temporada con el que maravilló a Europa en el que, para muchos, fue el Madrid que mejor jugó al fútbol jamás. Hablamos de ese Real Madrid cuyo mediocampo lo formaban Kroos, Modric, James e Isco, que enlazó no menos de 22 victorias consecutivas y al que le faltó no más que una pizca de la diosa fortuna que nos hubiera guardado de las lesiones (Bale, James, Modric…) para haber alzado una segunda Champions consecutiva. Hay mucho de leyenda y culto en torno a ese Real Madrid de los centrocampistas, pues lo cierto es que precisamente las lesiones de jugadores como Modric o James hicieron que los cuatro centrocampistas anteriormente mencionados apenas coincidieran en el XI titular apenas unos cuantos partidos. Aquello no impidió que se creara cierto mito alrededor de ese Madrid de los centrocampistas, llegando a leerse artículos o teorías como aquel célebre “Madrid de los puentes”, teorema que, si el propio Carletto hubiera alcanzado a leer en algún momento de su agitada pero a la vez tranquila vida, probablemente le habría llevado a alzar una ceja y, ciertamente confundido, musitar un “ehm” de pura incomprensión. Un “ho fatto questo?” en toda regla. Por no hablar de que ya en la temporada anterior había tirado del 4-4-2 en los partidos importantes de la temporada como la final de Copa contra el Barça, con aquella majestuosa carrera de Bale, o la ida de semifinales de Champions ante el Bayern.

El caso es que, salvo que el caso Mbappé (y aquí la vida más que un ciclo sería un auténtico torbellino de idas y venidas, de digos y dijes, de hoy sí, pero mañana ya veremos…) tenga un blanco desenlace, los caminos de la vida vuelven a colocar a nuestro Carletto en su inevitable tesitura particular: el centrocampismo. Y no puede quejarse Carlo, pues de calidad en el centro del campo no va a adolecer su equipo precisamente. Si el culebrón Kylian Mbappé acaba con el francés vestido con la elástica blanca, Ancelotti no tendrá dilema alguno: empleará un 4-3-3 con Vinicius, Mbappé y Rodrygo como atacantes, y sus benditas tribulaciones versarán acerca de a quién colocar por detrás de estos 3 cracks. Si, por el contrario, damos por buena la información que le dio Florentino a un chaval en tik-tok (así es, hemos llegado a este punto de histeria colectiva estival un verano más), y la plantilla está cerrada, se abre un abanico de posibilidades a la hora de plantear no ya un once inicial, sino un determinado sistema de juego u otro.

salvo que el caso Mbappé (y aquí la vida sería un auténtico torbellino de idas y venidas, de digos y dijes, de hoy sí, pero mañana ya veremos…) tenga un blanco desenlace, los caminos de la vida vuelven a colocar a nuestro Carletto en su inevitable tesitura particular: el centrocampismo

Aunque Camavinga y Valverde pueden ser dos jugadores con mucho recorrido y podrían, por tanto, ejercer de volantes o jugadores de banda en un 4-4-2 en línea (con dos centrocampistas ocupando el carril central y francés y uruguayo habitando en los costados), es más lógico pensar que el entrenador italiano preferiría tirar de la disposición en rombo con la que su Milan dominó una época europea. Además, esta plantilla no es del todo ajena a ese sistema. De hecho aún quedan dos integrantes del centro del campo que, adoptando esa misma disposición bajo las órdenes de Zizou, monopolizó el dominio del juego y sometió a los mejores equipos de Europa con una autoridad inusitada durante dos años seguidos.

Pirlo, Gattuso, Seedorf y Kaka’. Casemiro, Kroos, Modric e Isco. Jugadores que son historia viva del fútbol. Y todo apunta a que la próxima camada de leyendas ya ha salido del horno y está a punto de empezar a escribir su propia historia en el fútbol con letras de oro (algunos de ellos algo ya han trazado): Tchouaméni, Camavinga, Valverde y Bellingham.

Aunque podría ser perfectamente el centro del campo que dispusiera Carletto un día cualquiera, en este mismo orden, con Tchouaméni como pivote, Camavinga y Valverde como interiores y Bellingham en la mediapunta, es de suponer que Ancelotti apostará por una transición menos brusca y que al menos uno de los dos veteranos, Kroos o Modric (si acaso no los dos) serían de la partida en un once tipo del italiano que utilizara este sistema. Se ha achacado mucho que la edad y la falta de físico de estos dos jugadores limitaba al equipo en los partidos grandes y obligaba a renunciar a la presión, plantando como alternativa un bloque bajo. Con este sistema y los jugadores que rodearían al veterano, este inconveniente quedaría solventado. Toni Kroos, ya habituado a esa posición de pivote, podría perfectamente ser aquel Pirlo de Carletto, encargado de una limpia distribución del juego blanco y una recuperación de balón basada en el posicionamiento y su inteligencia, aprovechando el trabajo físico y de presión de sus compañeros.

Pirlo, Gattuso, Seedorf y Kaka. Casemiro, Kroos, Modric e Isco. Jugadores que son historia viva del fútbol. Y todo apunta a que la próxima camada de leyendas ya ha salido del horno y está a punto de empezar a escribir su propia historia con letras de oro (algunos de ellos algo ya la han trazado): Tchouaméni, Camavinga, Valverde y Bellingham

Modric podría actuar tanto de interior como de mediapunta, jugando en este último caso más liberado de lo habitual, apareciendo entre líneas, surtiendo de dudas a los rivales y buscando en última instancia la velocidad y los desmarques de los atacantes filtrando esos pases que han hecho del croata un jugador único. Sé que una gran mayoría va a decir que lo ideal para el jugador de Zadar sería salir al campo para disputar los últimos 25-30 minutos de cada partido, y debo reconocer que como teoría no está mal… hasta que veamos como, con 38 años en sus piernas, el jugador balcánico no sólo seguirá siendo titular en muchos partidos sino también decisivo. Porque Modric, como demostró hace poco con su selección, parece seguir empeñado un año más en derrotar al que ha convertido en su principal enemigo: el paso del tiempo. Y de momento sigue ganando.

El Madrid va a ganar la Liga

Parece claro que en este esquema la posición de pivote es la única que podría ocupar Tchouaméni, ya que aúna las cualidades de Casemiro sin balón (gran capacidad física y de robo) y de Kroos con él (distribución del juego), pero creo que podría ser interesante también verle en algún partido como interior, ya que su gran físico, su recorrido y sobre todo su disparo lejano hacen de él un llegador muy interesante.

Llegamos a Camavinga. Para algunos es interior, para otros es pivote defensivo y recientemente apareció alguien al que le entusiasma la idea de seguir viéndole como lateral izquierdo. Con Eduardo lo único que tengo claro es que debe jugar. En la posición que sea, pero debe hacerlo. Porque es un jugador con unas características tan diferenciales que le hacen ser casi siempre el mejor jugador del campo, ocupe la posición que ocupe. Si juega de pivote, va a correr sin descanso y hartarse de recuperar balones, a la par que distribuya el juego con esos elegantes desplazamientos que se le ven. Si juega como lateral, su zancada le va a permitir salir de la presión con su potente arrancada y nunca le va a faltar el físico para acompañar la jugada a su compañero de banda. Si ha habido algo positivo de verle en esta posición esta temporada, ha sido verle crecer tácticamente a la hora de ofrecerle soluciones a Vinicius cuando el brasileño se quedaba sin jugada. Si juega como interior, le vamos a ver exhibir su físico, ganando duelos continuamente, presionando y robando e incluso disparando desde fuera del área.

Valverde es otro jugador que también ha pasado por todas las posiciones posibles y que por ello puede ser el centrocampista cuya presencia pueda generar una mayor riqueza táctica en el esquema del entrenador italiano. Después de jugar como interior y como pivote, en esta temporada comenzó jugando de extremo derecho y, aunque se suele coincidir en que no es su posición ideal, lo cierto es que desde ahí explotó la faceta goleadora del uruguayo, llegando bastante pronto a esa cifra de diez goles que salvaron la carrera de su entrenador. Tener a Fede en el once va a permitir que haya más movimientos e intercambios de posiciones entre los compañeros, especialmente en los de arriba. Cuando Valverde ocupe el carril derecho, prácticamente se podría modificar el sistema a un 4-2-3-1 con Rodrygo como delantero centro y Vinicius de nuevo en su posición natural de extremo izquierdo.

Muchos se apresuran a colocar a Bellingham como mediapunta en este esquema pero ,viendo sus mapas de calor (próxima foto), sería un tanto absurdo “malgastarle” en esa posición cuando es un jugador con un recorrido tan grande. Además, colocarle en la mediapunta podría ser un factor que limitara su capacidad de llegada, una de sus mejores cualidades. Por otra parte, es un jugador acostumbrado a estar continuamente ofreciendo soluciones a sus compañeros en la base de la jugada y desde esa posición quedaría más alejado de los mismos. Jude Bellingham es un jugador que no sólo piensa sino que también ejecuta muy rápido. En zona de tres cuartos seguramente podría ofrecer desborde y creatividad a la hora de buscar a nuestros delanteros, pero es que tiene una capacidad física tan vasta que le va a dar más que de sobra para llegar a esa zona igualmente sin necesidad de colocarle en esa posición.

Por último, también está Ceballos en plantilla, cuya renovación ha sorprendido por el exceso de centrocampistas que tiene a su disposición Ancelotti en estos momentos, pero que seguramente cobrará más sentido a partir del próximo año, cuando ya no estén Kroos y Modric. Habría habido que acudir al mercado en busca de un quinto centrocampista, y no había mejor opción que la que ya teníamos en casa. Con mi tocayo, el Madrid tiene un jugador muy dinámico y enérgico, con buena capacidad de presión y que se asocia bien con sus compañeros, especialmente con Vinicius, con el que comparte muy buena sintonía dentro del campo.

Este esquema seguramente sea el más apropiado para la plantilla de la que dispone actualmente Carlo Ancelotti, porque potencia el principal valor que tiene el equipo blanco ahora mismo: su amplia gama de centrocampistas. No es aventurado decir que el Real Madrid es el equipo con mejor centro del campo del mundo en estos momentos. Pero no se puede ignorar al dedo que apunta al número 9 que ahora mismo queda sin dueño en el club blanco. No porque simplemente las matemáticas nos digan que acabamos de perder los más de 30 goles que aportaba Karim anualmente, sino porque con este sistema nos va a faltar presencia en el área. Por mucho que en el dibujo inicial vaya a aparecer Vinicius como delantero junto con Rodrygo, en cuanto el colegiado pite el inicio del partido, el ex de Flamengo se va a colocar en la banda como siempre ha hecho, sencillamente porque esa es su zona de influencia y desde la que es diferencial. Y en cuanto a Rodrygo, tampoco va a ser un 9 de área de la noche a la mañana, sino que va a seguir tendiendo a bajar y combinar con sus compañeros y caer a las bandas, dependiendo en muchas jugadas por tanto la presencia en el área de nuestros centrocampistas llegadores. Esto también puede tener su aspecto positivo, y es que nuestros atacantes brasileños, muy acostumbrados a poder buscar a Karim para finalizar las jugadas, van a tener que buscarse ahora a sí mismos para ser ellos los elementos resolutivos de las mismas. A buscarse la vida en el área, vamos. Y al principio les costará, pero acabarán llegando porque son muy buenos y calidad les sobra.

No es aventurado decir que el Real Madrid es el equipo con mejor centro del campo del mundo en estos momentos. Pero no se puede ignorar al dedo que apunta al número 9 que ahora mismo queda sin dueño en el club blanco. No porque simplemente las matemáticas nos digan que acabamos de perder los más de 30 goles que aportaba Karim anualmente, sino porque con este sistema nos va a faltar presencia en el área

La opción de Joselu, delantero tanque al que poder mandarle balones al área cuando la situación lo requiera, parece más pensada para los partidos que estén atascados que para partir del once inicial. Y en cuanto a Brahim, aunque viene con la etiqueta de delantero y sustituto de Asensio, le vería más adecuado para ser uno de los posibles jugadores que ocupen esa posición de mediapunta, donde creo que sus cualidades (regate y pase rápido y en corto) le hacen encajar bastante mejor que en una posible dupla en la delantera.

No he mencionado a la defensa porque con este sistema no tiene variación alguna, pero sí que sería interesante contar con laterales muy profundos que sean capaces de ocupar la banda entera ante la “ausencia” de extremos, lo cuál podría favorecer la presencia de Fran García por delante de Mendy, aunque, como ya hemos dicho, va ser difícil ver a Vinicius lejos de la línea de banda.

Estas son las opciones con las que cuenta el bueno de Carletto para confeccionar los distintos onces que utilizará a lo largo de la próxima temporada. Ahora todo queda en sus manos y en su cabeza. Siempre que no venga alguien más, claro…

 

Getty images

 

 

12 comentarios en: Ancelotti y su centro del campo

  1. Muy buen artículo, completo y bien redactado. No estoy de acuerdo en eso de que el Madrid de Ancelotti fuera el que mejor jugó al fútbol jamás. De hecho me parece una pasada de afirmación. Voy a dejar de lado al Madrid de Di Stefano para no hacer sangre, pero que yo haya visto, el Madrid de la Quinta jugó notablemente mejor y durante mucho más tiempo. El primer año de Valdano fue excelente, maravilloso en cuanto a fútbol. Recuerdo ese Madrid de Ancelotti con una racha estupenda de juego y resultados entre Octubre y Noviembre, pero en absoluto se trató de algo regular. En Enero, mes aciago tradicionalmente, el equipo se fue distanciando y acabó segundo. En copa y champions cayó antes de alcanzar la final y Ancelotti fue despedido al finalizar la temporada. Me gustó más la primera temporada de Ancelotti, al que le faltó continuidad para ganar la liga y haber realizado un triplete histórico. Tenía, recordémoslo, una plantilla sensacional, completísima, con un gran banquillo y jugadores como Bale, Benzema o Ronaldo en el mejor momento de sus carreras.

  2. Gracias por tu comentario, David. Yo tampoco estoy de acuerdo con esa afirmación, pero lo cierto es que se la he leído a mucha gente en estos años. Yo, particularmente, disfruté más tácticamente del Madrid de Mourinho, por no irme demasiado lejos en el tiempo. Aparte de que, como comento en el artículo, ese Madrid de los centrocampistas apenas si llegó a existir tal y como lo recuerda la gente escasos partidos.

  3. Dada la enorme profundidad de banquillo en el centro del campo que tiene Ancelotti para esta próxima temporada, no me extrañaría (ni me disgustaría) nada que utilizara un 3-5-2 o un 3-4-3 como dibujo táctico, con Tony Kroos como pivote organizador justo por delante de los tres centrales.

    1. Con Valverde y Camavinga en banda, imagino, y Kroos, Tchouameni, Bellingham no? Sería una opción muy interesante si no viene un nueve.

  4. No se si ha sido con Ancelotti con quien mejor a jugado el R.Madrid, es muy dificil afirmarlo dada la cantidad de entrenadores que han pasado y lo subjetivo del tema, porque ¿que es jugar bien?
    Lo que si puedo afirmar es que con Ancelotti se han ganado varios partidos que forman parte de la iconografia del Club por su significado: La final de Lisboa, el 0-4 de Munich, el 0-3 de Liverpool, el 0-4 de Barcelona y el poker PSG,Chelsea,City, Liverpool de la Champions del año pasado.
    Eso sí lo podemos afirmar sin ninguna duda.

    1. Para mí, no, Barnaby. He disfrutado mucho otras épocas blancas y no sé si me quedaría con ese Madrid de Carletto en concreto. En cuanto a tu pregunta de “¿qué es jugar bien?” escribí un artículo titulado precisamente así hace varios meses. Si gustad leerlo, aquí te lo dejo. Un abrazo: https://www.lagalerna.com/que-es-jugar-bien/

      1. El fondo de mi comentario es ese, es muy difícil decir con que Madrid se quedaría uno. Y te lo dice uno que vio jugar al equipo de Alfredo, Puskas, Gento , Santamaria, etc, y aunque pienso que aquel fue el mejor a veces me asalta la duda si no será que la mezcla de memoria y nostalgia me juega una mala pasada. Creo que es prácticamente imposible defender claramente una epoca u otra.
        Por eso decía lo de los partidos puntuales porque que creo que ahi es más fácil acertar.

  5. Tristeza, que no exactamente, es algo parecido a lo que puede sentir el madridista auténtico, inteligente e informado al constatar que tienen cogido por los huevos al madridismo. Si sigues y participas de la comedia, malo. Si te desconectas de tu Real Madrid, malo -si no, peor- todavía.
    No al piperismo.. No al "madridista" de falsa bandera. El añorado Mou lo definía como "madridista disfrazado". Lo de Real Madrid contra todo y contra todos es una verdad catedralicia.

  6. Pues Hank, a mi lo del Madrid de los puentes del que hablas como si fuera algo espureo, que sucedió por casualidad, me encantaba. Y estoy completamente seguro de que lo de los puentes (Sergio Ramos entre la defensa y el mediocampo y James entre el medio y la delantera) fue algo completamente premeditado y muy chulo. Supongo que lo sacas todo de aquí.
    http://www.ecosdelbalon.com/2014/10/analisis-tactico-sistema-juego-real-madrid-carlo-ancelotti-como-juega/
    No sabes cómo me dolió que esa página dejara de existir. Increíble. También os podéis leer esta, sobre la décima: brutal
    http://www.ecosdelbalon.com/2014/05/analisis-tactico-la-decima-final-champions-league-real-madrid-atletico-sergio-ramos/

  7. "...calidad en el centro del campo no va a adolecer su equipo precisamente...". En caso de duda, sustituya "adolecer" por "sufrir". Se puede sufrir por FALTA de calidad, no por abundancia de la misma. Madridismo y sintaxis.

    1. Gracias por su corrección. Tiene toda la razón. A veces voy escribiendo tan rápido que me como palabras y ahí me comí “falta de”. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

@lagalerna_ Guardiola es como Julio II, que según Erasmo de Rotterdam, cuando murió le daba consejos a Dios sobre cómo administrar el Paraíso; al final lo acabaron expulsando por brasas y dijo que se construiría un Paraíso mejor y más bonito.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram