Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Amnesia

Escrito por: La Galerna15 junio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Vamos a tener que hacerlo. No nos va quedar mayor remedio que enfundarnos las botas y adentrarnos en el fango. Tal que así resulta la propuesta de nuestros enemigos, término mucho más ajustado a la realidad que el habitual “adversarios”,  prestos como están a agarrarse a cualquier clavo ardiendo y verter ácidos espumarajos por la boca con la esperanza de que un manto de magma bilioso cubra el esplendor de 33 Ligas y 12 Copas de Europa.

Poco podemos añadir hoy, 24 horas después, al impecable portanálisis que nos precede: Limpio al corte, exquisito al cruce, limpio en la salida de balón. No obstante, si ustedes, queridos galernautas, esperaban recibir el mismo Fair Play por parte de la propaganda soviética azulgrana, les damos en este preciso instante la bienvenida al Planeta Tierra después de su viaje orbital en una Soyuz alrededor del Sputnik.

De entre todos los diarios deportivos, ya podrán imaginar ustedes, expertos y sesudos lectores galernautas portanalizantes, cuál es que luce mayor rostro de cemento armado para apuntarse cual Recluta Patoso a un bombardeo que incluye misiles, obuses, granados, morteros y cantos rodados.

“La Trama Blanca” saluda Sport con entusiasmo, entre el alborozo de Lluis Mascarpone y la levitación en éxtasis de Carmé Barceló cual Madre Superiora de los Pujol. Sí. Así son. Y lo hacen con total tranquilidad, con absoluta desfachatez, como si tuviéramos que recurrir a la hemeroteca para ridiculizar su línea editorial en lugar de a la memoria más reciente.

Nada más conocerse la noticia de que CR7 podría haber defraudado , presuntamente, 14,7 millones de euros  al fisco, Lluis Mascarpone, el mamporrero mayor del vocerió (¿periodistico?) culé se apresuraba a retar a la presunta caverna mediática de la meseta a tratar el asunto CR7 con la misma vehemencia con la que se habló del Lío Messi.

Y lo dice él. Él. Que escribe en un diario que hace años publicaba en primera plana que Caso Messi, ninguno, oigan. En la Aldea del Arce, nadie tiene la mano larga y la conejita Patty lleva pasteles de colores a sus vecinos.

Consejos vendo que para mí no tengo.

Nuestros desmemoriados amigos también parecen haber olvidado súbitamente el oscuro poderío omnímodo que atribuyen desde tiempo inmemorial a Florentino Eduardo Pérez Rodríguez, quintaesencia del Mal y reencarnación de Belcebú. Resulta cuanto menos decepcionante que el poder que detenta el Gran Jefe Blanco se limite a escoger la camiseta que CR7, que ya ha sido condenado por la Santa Inquisición mediática azulgrana, luce en portada. Ya hemos visto que ellos se enorgullecen de que un condenado a 22 meses de cárcel por fraude fiscal –subrayamos condenado- aparezca en primera fila abrazadito a su escudo.

Llámennos ilusos, pero esperábamos mucho más de los hilos del Bernabéu, Piqué dixit, y de ese palco donde anida un poder viscoso que envilece la sociedad, añadiera Relaño, el señor de las croquetas.

Tampoco podíamos esperar mucho más de unos diarios, los catalanes, que amen de haberse tirado siete temporadas consecutivas fichando al pobre Marquinhos, son capaces de convertir una imagen vacacional de Marco Verrati y su agente en un yate sobre las aguas de Ibiza en una reunión de trabajo para preparar su fichaje por el Barça. Seguro.

Y el contrato se firmará pasado mañana en Amnesia.

Desmemoriados pero en sentido inverso también nos encontramos a la Hernia y a la Ouija, caminando de la mano por su residencia de ancianos, como aquellos entrañables viejos de los Teleñecos que protestaban por todo desde su senil demencia.

Saben que al madridismo le preocupa a la par que le hastía la cuestión fiscal de CR7, pero temen vender menos diarios si enfocan los esfuerzos de su redacción a aclarar las aristas tributarias del caso. Al final resulta mucho más cómodo y rentable salpicar el verano con su tormenta estival de fichajes.

Ojo a la exclusiva de As al respecto; Guiño de Mbappé: se tiñó el pelo de blanco.

Blancos nos hemos quedad