Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
"Abandonad toda esperanza"

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

"Abandonad toda esperanza"

Escrito por: La Galerna17 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Calma tensa a la espera del sorteo de cuartos de final de la Champions, donde, pese a todos los pesares, oh sorpresa, también estará el Real Madrid, ese equipo que le endosó un cuatro a cero a la Roma en octavos, aunque a estas alturas ya saben que lo hizo de un modo vergonzante. Todo lo contrario que el popular Atlético, quien coloca su bola en el bombo de cuartos gracias a una magistral, épica, lírica, táctica, estratégica, brillante y fastuosa demostración de fútbol con mayúsculas refrendada por un 0-0 de campanillas ante el coco de Cocu. En la Roma, en cambio, solo juegan cuatro veteranos venidos a menos y un tal Salah, que no hizo otra cosa que superar a nuestros laterales durante todos los minutos de la eliminatoria, así que el cuatro a cero final es puro humo, queridos galernautas, una nueva causa de sonrojo y denuncia, la enésima razón para el definitivo "basta ya". Tal vez el Madrid debiera solicitar su baja voluntaria de la competición, si es que queda algo de amor propio en ese club, o al menos pedir perdón al mundo mundial por seguir en ella de un modo tan espurio.

Sport Portada viva 17.03.16No como el Barcelona, claro está, que también llega a cuartos, pero lo hace de verdad, con un resultado global de 5 a 1 frente al Arsenal de Wenger, entrenador mundialmente conocido por las innumerables Champions que atesora. Pero disculpen por hablar de cifras al referirnos al equipo de Luis Enrique. Qué osados somos, qué irrespestuosos. ¿Qué importan los números cuando hablamos de esencias? ¿Cómo pretender cuantificar lo irresistiblemente cualitativo? ¿Cuánto demonios vale la belleza con b de blaugrana? Es imposible saberlo. Su reino no es de este mundo.

En consecuencia, el diario Sport nos deleita con un sonoro "¡Viva el fútbol!" en su portada de hoy, ocupada por una acrobacia de Luis Suárez bajo la lluvia. Nosotros nos unimos a ese ¡viva! por si, por casualidad, quisiera celebrar este bendito juego así, en general, aunque mucho nos tememos que no es el caso. Ya se sabe que el fútbol se dice de muchas maneras, pero que la perfecta dicción de la palabra se expresa con acento catalán. Ustedes pueden decir football, fußball, o incluso soccer y hasta 'fúrbol', pero no alcanzarán a saber lo que tal cosa es hasta que no vistan la palabra de blaugrana y bailen la sardana. El fútbol lo habrá inventado no sé quién, otros equipos ganarán partidillos por ahí, hay trofeos que se le dan a cualquiera, pero lo que viene siendo el fútbol puro e inmaculado, limpio de polvo y paja, es el que practica, el que baila, el que pinta y cincela el Barcelona. Rechacen ustedes copias, devaluaciones y sucedáneos y atrévanse a mirar al sol blaugrana de frente. Salgan de una vez de la caverna y maravíllense. El tridente culé juega en verso y ustedes ahí perseverando en mostrenca prosa de barrio.

Mundo Deportivo Portada 17.03.16¿No lo ven? ¿No advierten la fina poesía del titular de Mundo Deportivo? "TRIunfo y a cuartos". Ni Lope, oigan ustedes, ni Góngora, ni Juan Ramón, ni Kavafis, nadie maneja la lengua como nuestros amics de la prensa catalana. Porque sepan que la poesía llama a la poesía y la excelencia a la excelencia. Si el Barcelona juega a gloria en el campo, esa gloria todo lo inunda de perfume y embeleso, y alcanza las redacciones, y sus efluvios llegan, cómo no, a Múnich, donde el divino Pep obra el milagro de pasar a cuartos frente la Juve de Morata. Pero, ¿quién es Morata más que un voluntarioso madrileño en las tierras bávaras tomadas con finura por la poesía de Guardiola? ¿Qué puede hacer un equipo como la Juventus -nada menos que de Turín, ciudad industrial- ante los virtuosos hexámetros que escribe el Bayern en el césped? Nada, absolutamente nada. Y no se preocupen, que si, por azares o designios del maligno, alguna vez pudiera la prosa con la poesía, siempre sería una victoria deshonrosa, forjada a base de malas artes y peor intención. Todo está a salvo en el reino de los cielos. "Abandonad toda esperanza".