Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
3-2: James y Benzema quieren y pueden

3-2: James y Benzema quieren y pueden

Escrito por: Quillo Barrios14 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El partido empezó frío y acabó en medio del caos. Por el camino, Zidane, cuya dirección de campo fue nefasta y nos condujo casi al abismo, encontró a James Rodríguez y Benzema, ambos por encima del notable nivel coral de un Real Madrid que pasó de ilusionar a desesperar. Los dos futbolistas ofrecieron un recital de actitud, implicación y, sobre todo, fútbol ante un Levante que no logró desactivar a ninguno. El colombiano tardó en conectar con el encuentro, pero finalmente lo hizo quitándose el corsé y cayendo a banda, donde inició la acción que acabaría con el 1-0. Una vez metido en el partido, lo gobernó. Junto a él, Kroos, cuyo puño de hierro volvió a aparecer con contundencia y finura. Todo ello envuelto por un Benzema dinámico y encendido.

El Real Madrid devoraba al Levante en cada metro, en cada jugada, en cada ataque y en cada presión. Los granotas no podían sumar tres pases seguidos. El trabajo sin balón era perfecto y buena culpa de ello tiene Zidane, al que hay que aplaudirle la imagen del equipo durante una hora de partido. Se puede hacer eso y, a la vez, criticar lo que hizo con los cambios. Es fútbol. Son más de noventa minutos. No hay una lectura exacta ni una verdad universal. Se puede hacer bien y mal.

Benzema y Casemiro redondearon una primera mitad de ensueño. El Levante pedía a gritos el descanso mientras el Bernabéu rompía a aplaudir y se frotaba los ojos. Sí, el equipo sonaba a pasado por los integrantes del mismo, pero se notaba frescura, ganas, verticalidad. El contexto estaba siendo ideal y la mayoría pensábamos en una gran goleada, más aún cuando mirábamos al banquillo y encontrábamos esa mirada retadora de Hazard, que contaba los segundos que restaban para entrar y enamorar al Bernabéu.

En la reanudación, el Real Madrid bajó las revoluciones y el Levante se presentó. Borja Mayoral aprovechó un despiste defensivo del equipo blanco para recortar distancias. El escenario no parecía grave, pero Zidane desnaturalizó al equipo quitando a Casemiro por Hazard. Una plantilla con escasez de centrocampistas iba a jugar la media hora final con Lucas Vázquez haciendo de Luka Modric. Era imposible que saliera bien. Y así fue. Courtois se durmió bajo el larguero y el Levante se puso 3-2. El caos se había apoderado del choque y el Bernabéu ya era un manojo de nervios. Por suerte, el guardameta belga decidió despertar en el descuento para evitar el empate.

Los tres puntos vienen bien para reengancharse al tren de cabeza, pero se siguen cometiendo fallos graves que costarán mucho más caro cuando el rival tenga una entidad mayor. Al menos podemos agarrarnos a James y Benzema, que quieren y pueden.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

51 comentarios en: 3-2: James y Benzema quieren y pueden