Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
3-1: Masacre en Wembley

3-1: Masacre en Wembley

Escrito por: Quillo Barrios1 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Creímos tanto en el romanticismo de la Champions League que nos pusimos la venda en los ojos y caminamos hacia delante sin vislumbrar el abismo al que nos acercábamos. Es verdad que la actitud fue totalmente distinta a la vista ante el Girona -faltaría más-, pero precisamente fue eso, la buena actitud de los jugadores, lo que permitió que el Real Madrid desnudase otras carencias, si cabe más graves, que parecían ocultas tras la frágil fachada de las excusas psicológicas.

El equipo de Zidane fue intenso y le puso ganas. Se activó desde el principio. De hecho, su primera media hora resultó casi notable. Sin embargo, el paso de los minutos fue descubriendo los males de un enfermo que lleva mucho tiempo buscando tratamiento mientras algunos a su alrededor ponían la etiqueta de resfriado para salir del paso y no profundizar. Líneas partidas, presión a destiempo, jugadores lejos de su forma -Marcelo y Modric están especialmente mal- y un desequilibrio en transición defensiva que le permitió al Tottenham dibujar un partido idílico. Los de Pochettino pudieron correr y lo hicieron. Disfrutaron. Contaron, además, con el favor arbitral al ver que el 1-0 subía al marcador pese al claro fuera de juego de Trippier. El Real Madrid se ha convertido en perro flaco y ni siquiera los jueces le respetan.

el real madrid desnudó carencias que parecían ocultas tras la frágil fachada de las excusas psicológicas

En la segunda mitad, Zidane sorprendió con un extraño cambio táctico: Casemiro se incrustó entre centrales y dio alas a Achraf y Marcelo. La permuta resultó perjudicial, ya que el equipo terminó de partirse, Marcelo siguió mostrándose débil con y sin balón, y Casemiro, que estaba barriendo bien el centro del campo, se encontró a muchos metros de su zona de influencia. El Madrid conservaba el esférico, pero el partido era claramente del Tottenham. Cada contragolpe era una puñalada. En un abrir y cerrar de ojos, el cuadro londinense se puso 3-0. Demasiado doloroso.

Wembley, cuyo ambiente fue fantástico y hasta intimidatorio, vibró con un guión inesperado. Podían pensar que el Tottenham ganaría esta noche, pero no que arrollarían al campeón de Europa. Hubo momentos en los que los Spurs bailaron al Real Madrid a ritmo de "olés" que abrían todavía más la herida del conjunto blanco. Ya ni en Champions League podemos sonreír.

El gol del honor lo marcó el hombre que más lo buscó, un Cristiano Ronaldo que se está convirtiendo en el único madridista capaz de ver puerta en Europa. No valió para nada y seguro que no le quita esa ansiedad que le atrapa cuando las cosas no salen bien, pero el portugués demostró estar vivo, con pulso y ganas. No paró de tirar desmarques y buscar la portería contraria en toda la noche. Quizá esa sea la única buena noticia de una noche negra para el madridismo.

El día que el doctor Zidane encuentre el antídoto, el Real Madrid volverá a ganar, volverá a jugar bien y hasta los árbitros anularán goles ilegales y expulsarán a jugadores que, como Dembélé en Wembley, hacen lo (im)posible por ver la roja y ducharse antes de tiempo.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

10 comentarios en: 3-1: Masacre en Wembley

  1. Sin haber jugado el Madrid maravillosamente, creo que el partido de hoy ha sido bastante aseado a pesar del resultado. Difiero de la crónica totalmente, creo que lo peor del Madrid han sido los primeros 30 minutos, sesteando y sin ir a por el partido. A partir de primer gol el Madrid ha tenido oportunidades para empatar y ha empezado la segunda parte igual. El segundo gol, de rebote, frustra a todo el equipo, pero aún así seguimos atacando. El desenlace ha sido cuestión de puntería.
    Los problemas del equipo en defensa sin evidentes, así como la baja forma de algunos jugadores, pero hoy el equipo ha tirado a puerta las mismas veces que el totenham, ha sacado 11 corners más, la posesión has sido para el Madrid. Hace falta cambiar algunas cosas, corregir los problemas.as que tenemos en los laterales y quizá dar paso a aire fresco en el centro del campo, pero hoy no ha sido una debacle.