Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-3: Kovacic no fue suficiente

2-3: Kovacic no fue suficiente

Escrito por: Quillo Barrios30 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llevaba días sosteniendo la teoría de que esto era un amistoso, que estamos en pretemporada y que la tensión baja en verano, pero no pasó ni un minuto y ya me di cuenta que en mi televisión habían puesto un Clásico y que estaba el Real Madrid, un modo de vida contrario a la relajación, al conformismo. En pocos segundos recordé que aquí es delito caer hasta en los entrenamientos y me enchufé, como si fuese marzo, a ese extraño encuentro de aroma hollywoodiense y con decenas de marcas repartiéndose millones de euros.

En un abrir y cerrar de ojos, el Barcelona nos dio dos tortazos. Entre eso, las prohibitivas horas y la narración de Manu Carreño, imaginé una noche parecida a la del dolor de muelas que tuve recientemente. Fui a por el antibiótico y me senté de nuevo, pausando mi respiración e intentando relajarme pese a ver un incómodo 0-2 en el marcador.

De repente, y sin esperarlo, Mateo Kovacic se desató hasta el punto de doblegar, casi él solito, al Barcelona. El croata, siempre en el disparadero, se reivindicó con una primera parte más propia de un titular indiscutible. Homenajeó a Modric rompiendo líneas con naturalidad y pisó tres cuartos como si fuera la zona en la que mejor se desenvuelve. Durante muchos minutos, el Real Madrid se sostuvo sobre sus espaldas. Marcó el 1-2 y asistió a Asensio en el 2-2 tras un contragolpe que nos hizo viajar hasta la primavera. El campeón de Europa resucitó a base de chispazos y orgullo, que también vale. Donde no llega el fútbol, llega el ADN.

Logró sobrevivir el equipo de Zidane a la sociedad Messi-Neymar, que parecía estar ya en mitad de la temporada y no recién llegados de vacaciones. Pese a los graves errores en defensa y en salida de balón, el Madrid fue de menos a más y terminó de asentarse con el 2-2. El nivel de juego era bajo y el espectáculo sigue pareciendo una meta lejana que no se alcanzará hasta otoño, pero no desarbolarse ante un rival de la entidad del Barcelona tiene mérito.

En la segunda mitad, con el carrusel de cambios correspondiente, el Real Madrid hizo crecer la figura de Cillesen, cuyo nivel fue más que notable. Sus paradas y el gol de Gerard Piqué impidieron que el conjunto blanco culminase una remontada que había empezado a creerse. Isco y Ceballos pusieron el talento en la recta final, pero el marcador no se movió.

Así todo, el Madrid sigue sin ganar en pretemporada, aunque la desesperación no tiene cabida en la cabeza de Zidane. Ya veremos cuál es el guión cuando el equipo esté físicamente a tono y con Cristiano Ronaldo como cazador del área.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

15 comentarios en: 2-3: Kovacic no fue suficiente