Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Vinicius, ¿por qué no?

Vinicius, ¿por qué no?

Escrito por: Miguel Cuesta2 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llamamos visionario a aquél que descubre algo nuevo antes que nadie. Es una persona que tiene un don para ver, por ejemplo, el talento donde otros ven algo cotidiano. Pero, para ser leyenda y no un mero espectador, también hay que tener una cualidad muy importante: la valentía. Dicen que para explorar nuevos mundos primero hay que tener el valor de perder de vista la orilla. Pues bien: el nuevo mundo se llama Vinicius y la orilla, su juventud.

El fútbol de formación requiere paciencia, sabiduría, fuego lento y ajustar el punto de sal para que el plato no se eche a perder… pero hay ocasiones en las que te encuentras futbolistas que han superado todas las barreras y que están sobradamente preparados para jugar en la élite más allá de los prejuicios que existan sobre su edad. Nadie duda a estas alturas de que Vinicius es el mejor jugador del mundo entre todos los que tienen 18 años. Eso ya le hace diferente, especial y único. El mejor. Y aquí entra la figura del entrenador, el valiente que tiene que dar el primer paso para que ese diamante brille como está predestinado a hacer. En un proceso normal se dice que el futbolista imberbe debe salir cedido a un club de inferior categoría para tener minutos, madurar y así regresar al que es su equipo ya con la vitola de jugador meritorio de cara tener minutos al máximo nivel. En muchos casos es un gran acierto, en otros un tremendo error.

El futbolista, como ser humano que es y cuya principal cualidad es precisamente esa, se desenvuelve en contextos favorables o desfavorables. Dependiendo de su entorno su desarrollo será mejor o peor, y su evolución más o menos rápida o incluso nula. Por ello, la toma de decisiones en una edad precoz y con un gran talento es fundamental para su desarrollo. En este caso nos encontramos ante un jugador único, diferente, especial y que ha aterrizado particularmente bien en su nuevo club, país, liga y demás variables nuevas para él. Posiblemente ahí radica el gen diferenciador de Vinicius Junior, en que le da igual jugar en las calles de su São Gonçalo natal, que en el municipal de Barreiro, que en el Santiago Bernabéu. En que no tiene ínfulas de superestrella y sí la humildad para aceptar una presentación por todo lo alto en el palco del mejor club del mundo y al día siguiente bajar al barro y enfrentarse a equipos de Segunda División ‘B’. ¿Por qué? Porque ama el fútbol. Y el camino más rápido para el éxito en esto es la pasión y no la ansiedad. Reconectando con la idea principal, un talento así debe rodearse de los mejores para crecer. Pese a todo creo que el Real Madrid hizo bien en amortiguar el primer impacto con el parachoques del Castilla. Esto no quiere decir que ahora el brasileño deba jugar 40 partidos como titular indiscutible en su primera temporada, pero 15 ó 20 acumulando minutos rodeado de superestrellas darán como resultado una evolución mucho mayor que toda una temporada en una plantilla de inferior nivel. Insisto, en este caso.

Hay futbolistas que son diferentes en todas sus etapas. Vinicius, con 9 años, fue a probar al equipo de fútbol sala Canto do Rio y le dijeron que volviera un año más tarde porque era demasiado joven. Pasado ese compás de espera se marchó al Flamengo para jugar fútbol 11. Demasiado joven. ¿Les suena? Una reflexión que me recuerda mucho al adolescente Cristiano Ronaldo. Tenía 17 años cuando también era el mejor del mundo en su edad. Apenas había jugado varios partidos con el primer equipo del Sporting de Portugal, pero ya le quería todo el mundo. Barcelona, Arsenal, Juventus…muchos equipos europeos punteros pero, ¿cuál de todos no frenaría su progresión relegándole a la grada o a una cesión?

Jorge Mendes había tenido muchas reuniones con representantes de muchos clubes de fútbol, pero Fergie (Sir Alex Ferguson) hizo una promesa que convenció a Mendes para dar el paso definitivo. <<Me dijo que Cristiano Ronaldo iba a jugar en el Manchester al menos el 50 por ciento de los partidos; eso era lo que quería escuchar. Cristiano fue el United por eso>>. (…) Todos los grandes clubes europeos querían fichar a Cristiano, pero querían que se quedara un año más en el Sporting de Portugal. (…) El United fue el único que lo quiso desde el primer año y acertó. (…) <<Aquí el que tenía razón era Ferguson (…). Si un jugador es joven, tiene condiciones y es mejor que otro, ponlo a pesar de la edad. Empieza a colocarlo…>>.

La Clave Mendes (2015). Miguel Cuesta y Jonathan Sánchez.

Hablamos de Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del mundo actualmente, pero bien podríamos hablar de Raúl, que tras su discreto partido en la Romareda volvió a jugar contra el Atlético en el Santiago Bernabéu. Ahora los vemos en el contexto de su éxito posterior, pero en su debut eran tan precoces y desconocidos como lo es hoy Vinicius. Es evidente que no hay fórmulas mágicas y que repetir patrones de éxito del pasado no significa que vayan a tener el mismo resultado en el futuro; pero hay que apostar, arriesgarse, olvidarse de prejuicios y dar el paso.

Si me preguntan si Vinicius debe ser titular este fin de semana contra el Valladolid no responderé ni que sí, ni que no…sólo diré, ¿por qué no?

Solari, sé valiente.