Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Verdad inverosímil

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Verdad inverosímil

Escrito por: La Galerna26 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Da más giros la vida que un mal guión. Ocurre que los guiones tienen que ser verosímiles, cosa que a la vida le importa un rábano, claro está; en ella se trata de la verdad, de lo que realmente ocurre, por inverosímil que parezca. La verdad puede caer en lo absurdo, en lo ridículo y hasta en lo más errado sin dejar de ser verdad, e incluso serlo aún más por caer en dichos aparentes desatinos. Qué cosas tiene el vivir, galernautas.

Mundo Deportivo Portada 26.05.16Si empezamos con este amago de reflexión es porque Mundo Deportivo nos ha hecho así. Su acercamiento a la final de Champions del sábado está siendo pelín tangencial, indirecto, casi sin rozarla, no vaya a ser que le entre un sarpullido que sin duda llegará caso de que al Madrid se le ocurra ganar la Undécima. Hoy nos ilustra el periódico catalán con una información de enorme relevancia entre las porteras de Milán: "El Inter apoyará al Atlético por el Cholo". Bravo por el Inter, sea quien sea ese señor, porque ya nos dirán ustedes qué es el Inter, así, en general, y cómo toda una institución apoyará a toda otra en un partido concreto.

En todo caso, la vuelta de tuerca, el insospechado giro de guión del que hablábamos está en cómo de la noche a la mañana el entorno culé se ha vuelto ya no solo cholista -cosa en principio muy loca para los magos del balón, los estetas del balompié, las luminarias del césped húmedo y raso-, sino ahora también interista. Ay, la vida. El Inter fue un día el mal hecho equipo de antifútbol, dirigido por el Príncipe de las Tinieblas de Setúbal, en aquella misa negra que fue la llamada noche de los aspersores. Fue y hoy no es; hoy es un club amigo en la causa antimadridista, Cholo mediante. Llámennos locos, pero nos preguntamos si al final va a ser más fuerte en el entorno culé el motivo reaccionario de desear el mal del Madrid que el impulso aristocrático de intentar el bien propio. A nosotros nos parece que en esta disyuntiva está en juego lo más importante, y no hablamos ya solo de fútbol, ni siquiera de guiones, sino tal vez de la vida.

Sport Portada 26.05.16En cambio, Sport, qué notable ejemplo de "aquí no ha pasado nada". Sport es ese policía de teleserie que disuade a los viandantes de acercarse al lugar del crimen. No hay crimen alguno. Borren todas las pruebas. La temporada ya ha acabado y punto. Adquieran su camiseta del doblete y marchen a la piscina. El verano ya llegó y la fiesta comenzó. ¿Champions? Nada, nada, Alves y Mascherano pueden irse a la Juventus y ahí está la noticia de alcance. Periodismo del güeno, no vaya a ser que la gente piense que el Madrid aún puede ganar alguna cosa, cuando en Sport saben de buena tinta que aquí solo gana el Barcelona, aunque pierda. En rigor, si nos atenemos a declaraciones miles a lo largo de estos años (xavihernandismo obliga), nadie gana al Barcelona; si acaso, pierden ellos, y siempre por cuestiones relacionadas, en el mejor caso, con los hados, los vientos y los solsticios, y en el peor, con las males artes de un rival que irrita al dios del fútbol y se come a los niños por las noches.

(No lo difundan demasiado, pero incluso hay quien se atreve a jugar al contragolpe, quien le concede el balón al Barcelona para intentar salir con dos o tres zarpazos. Qué vergüenza. Dirán que eso mismo hizo el equipo blaugrana en su reciente final de Copa contra el Sevilla, pero no, no y no. Eso fue que el Sevilla apretó y que el Barcelona (ens roban) se había quedado con diez jugadores. La gente de buena voluntad como Joan Gaspart sabe que no es lo mismo.)

Marca Portada Bale 26.05.16As Portada Cristiano 26.05.16Pese a Sport, hay otros medios que se empeñan en hablar de no sabemos qué partido que parece que se jugará este sábado entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Gareth Bale proclama desde la portada de Marca que sueña con un gol en ese partido, o mejor, que sueña con "otro" gol en ese partido, porque no sabemos si saben en Cataluña y en la redacción del diario As que ya el galés anotó de cabeza el 2-1 de la Décima. Nosotros también soñamos con ello, a ver si a fuerza de soñar y de cumplir lo soñado, el bueno de Bale consigue el reconocimiento que viene mereciendo casi desde que llegó al Real Madrid. Su final de temporada ha sido formidable y, en consecuencia, nuestro sueño tienen visos de la verosimilitud con la que empezábamos este portanálisis. Ya se sabe que a veces la vida es la mejor de las películas.

Al otro lado del mismo sueño está, cómo no, Cristiano, quien en la portada de As afirma quedarse en el Madrid, desoyendo ofertas de otros equipos. Bien por ello. Muy bien por ello. Si Bale sonríe en Marca, el rostro de Cristiano destila la habitual autoconfianza de un líder que se sabe tal y, lo que es aún más llamativo y virtuoso, que soporta ese liderazgo como sin carga, asumiéndolo con deleite y ligereza. Una extrañeza de la vida que, volviendo al comienzo, numerosos guiones se encargan de enturbiar con líderes atormentados y con claroscuros existenciales que al cabo resultan un tanto coñazo.

Bale y Cristiano, dos modos diferentes de decir lo mismo: acaso la certeza de que siempre cabe la posibilidad de ganar y, sobre todo, de querer seguir haciéndolo. No es poca cosa de cara a una final que tendrá lugar mientras en Sport ven por enésima vez un documental sobre su ombligo.