Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Velázquez y el centrocampismo

Velázquez y el centrocampismo

Escrito por: Pablo Rivas15 enero, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En el fútbol, cada hincha tiene sus preferencias. La mayoría se emociona con el gol y otorga sin matices su devoción a los depredadores del área. Algunos sienten debilidad por los extremos y su condición zigzagueante. Otros se rinden ante la contundente autoridad de algunos mediocentros o defensas. Hasta hay quien reserva su cariño para la solitaria silueta del arquero, siempre necesitada del afecto que relativice un poco la terrible responsabilidad que acarrea cualquiera de sus errores. Los que tenemos carácter generalista somos capaces de disfrutar con la diversidad, pero ni siquiera nosotros podemos negar una mínima predisposición en nuestros gustos. En mi caso, he de confesar cierta predilección por los centrocampistas, si bien reconozco apreciar casi más una cadencia que una posición concreta. El hilo común que une la imperial brusquedad de Redondo, los cambios de orientación de Alonso, el metrónomo imperturbable de Kroos, los controles de Zidane o incluso, toute proportion gardée, los caracoleos de Isco, consiste en aunar la efectiva ejecución de sus acciones con cierta dosis de elegancia. Una especie de fingida nonchalance. Por supuesto, nunca reñida con la eficacia, aunque importe menos la zona del campo que el aura. De ahí que, inevitablemente, mis dos favoritos de la actual plantilla sean Karim Benzema –el delantero centrocampista por antonomasia- y Luka Modric. Del mismo modo que no dudo que, de haber nacido cuarenta años antes, no habría otro en mi pedestal que Manolo Velázquez.

Manolo Velázquez

Existe la creencia de que el Bernabéu, estadio voraz e impaciente, tolera mal este tipo de características. Craso error. Lo que realmente ocurre es que desenmascara a los impostores que, pretendidamente escoltados por el preciosismo, intentan disimular con cuatro detalles una manifiesta falta de actitud. Pero basta que el jugador demuestre jerarquía o simple convicción para que la finura se convierta en un elemento de distinción que llena la grada de partidarios y el futbolista pase a constituir una expectativa constante. Velázquez, por lo demás, completaba el cuadro de sus atractivas galopadas y asistencias con una imagen cuidada dentro y fuera del césped: melena rubia, cabeza alta, actitud un punto contestataria. Leía libros, nada menos. Apodado “el cerebro”, fue uno de los puntales del único equipo ganador de la Copa de Europa con once españoles, aquel Madrid ye-yé capaz de sulfurar al presidente retratándose desenfadadamente con pelucas de los Beatles. También protagonizó la celebérrima jugada con Rifé, aquel penalti fuera del área que inmortalizó a Guruceta y trataría de compensarse a la postre con un nuevo pabellón de hielo y un gerente culé convertido en Delegado Nacional de Deportes. Y mantuvo varios años un respetuoso duelo con Günter Netzer, competidor alemán en la medular al que Miljanic le ofreció el 10 de Manolo, sin que éste tuviese una reacción diferente a la de trabajar más duro para recuperarlo.

Velázquez 10

Conviene abstenerse de los recursos facilones y no caer en la tentación del chascarrillo evidente: “ante la falta de rotaciones en el medio campo merengue, qué bien vendría Velázquez para la Supercopa de este fin de semana ante el Athletic”, etcétera. Cada época tiene sus ídolos, prácticamente nunca intercambiables. Por no mencionar que los recortes, amagos y conducciones de Modric, aun en su etapa crepuscular, no tienen nada que envidiar a nadie, más bien al contrario. No obstante, sí supondría un bonito homenaje que, seis años después de su deceso, el genio croata condujese a los blancos a un nuevo título. E incidiese una vez más desde esa demarcación, como tantos a lo largo de la historia madridista, en el nulla ethica sine aesthetica que tan a gala llevó Manolo cuando lucía –y el verbo es preciso- el mismo dorsal que Luka.

 

Fotografías: Imago

23 comentarios en: Velázquez y el centrocampismo

  1. Simplemente Don Manuel Velazquez Villaverde un mago del balón. Todo lo que disfrutamos de su clase.me hubiera gustado que que hubieras mencionado a Stilike untro grabdisimo centrocampista todo terreno pero hemos tenido tantos y los seguimos teniendo que no hay espacio para todos.

  2. Cierto es que fue un excelente futbolista. Está en la historia y en nuestro corazón tan blanco .
    Me ha gustado mucho el artículo, agradecido.

  3. Por mi edad tuve la suerte de ver en el sagrado césped del Santiago Bernabéu, las excelencias técnicas de un 10 sublime.
    Un recuerdo

  4. Lo ví y lo disfruté en directo en el Santiago Bernabéu, toda su carrera. Magnífico director de juego. Sus pases con el exterior de su bota izquierda, no tienen nada que envidiar a los de Modric. Sobre todo, porque eran de 60 metros. Para mí, mucho mejor que el Netzer que jugó en el Madrid. El verdadero “cerebro” del equipo.

  5. Un grandisimo jugador y una excelente persona. Lo conocí en el decimo aniversario de la fundación de la peña madridista la primera de Sevilla y su elegancia y saber estar .e pareció excelente

  6. Tengo 66 años me hice del R.Madrid con Amancio Amaro, Velazquez, Grosso, Pirri, yo que he jugado casi siempre de centrocampista para mí Velazquez, era la excelencia, la técnica y el cerebro. También admiraba mucho a NETZER me gustaba sus desplazamientos de más de 40 mts y también su técnica, me llamaban en el juvenil Netzer por el pelo muy largo y rubio, no por su manera de jugar yo no era muy bueno la tocaba bien pero era muy nervioso por dentro. Un saludo de un madridista. ⚽️

  7. Don Manuel, "el cerebro", de un equipo que sustituyo al IMPERIAL que logró cinco copas de Europa consecutivas. En el verano de 1970 en la final del trofeo Ramón de Carranza frente al Independiente cada vez que don Manuel tocaba la pelota en el estadio resonaban las palmas en su honor, nunca lo olvidaré.
    Fue mi ídolo siempre.
    Un saludo a toda LA GALERNA.

  8. Con 12 años pude vivir la conquista de la sexta Copa de Europa. Velazquez y Amancio eran los mejores de Europa, y muy bien acompañados por los Pirri, Zoco, Serena,Grosso etc.... sin olvidar al gran lateral Sanchis. Velazquez tenía una personalidad extraordinaria, elegante, nunca un mal gesto, brillante y discreto, amable. Driblaba con maestría y sus pases rompían las defensas. Nobleza y osadía, contribuyó con su futbol y virtudes a enaltecer el deporte rey. Seguro que Dios lo tiene en su gloria.

  9. Velázquez ha dejado una huella imborrable. El diez le pertenece para siempre.En el fútbol hay números que van unidos a la persona y al color de una camiseta de por vida.
    Con el paso del tiempo hay otros números que rotan con el recuerdo y la gesta del primero que se los enfundó.
    El número de la suerte se lo imprimió para el recuerdo Amancio. Después lo ennoblecieron los Juanito, Butragueño o Cristiano.
    Un diez como el de Velázquez es rotundo y no encuentro otro que adquiera un carácter tan mítico para un paladar selecto. Velázquez era compañero del futbolista que mejor conservó las esencias de la vieja guardia madridista, pero no era Pirri . Un portento que tiene también guardado otro número para la posteridad . Más bien eran complementarios .Carecía Velázquez de esa movilidad , de esa furia, no tenía esos reflejos. Tampoco recorría el campo con un balón de principio a fin para al final marcar ni era capaz de jugar en cualquier puesto con fe ciega.
    Tampoco se le puede comparar con Messi , el otro diez imposible de superar. Messi está en las antípodas de Velázquez. Es un diez universal, de esto no cabe duda.
    Sin embargo hay todavía algunos nostálgicos que preferimos un pase a lo Curro Romero a una temporada plagada de orejas y rabos.
    Lo de Velázquez era tan sencillo como una buena canción de esas que cuando suenan te dejan tocado. En tres tiempos conseguía un milagro que pocos son capaces de remedar. Recepción , mirada al frente y ese pase que nadie imaginó y que llega sin que nadie sepa adulterar como un regalo mágico cuando ya no creías en los Reyes Magos .
    Cuando terminaba el partido el gesto había dejado impregnado el Bernabéu de tal modo que hoy se pueden todavía leer artículos como el de Pablo Rivas.
    Qué bueno tener encima un apellido tan insuperablemente artístico , unido a un nombre tan castizo, son las sucesos que suelen ocurrir sin nadie sea capaz de explicarnos en la continuación del Paseo del Prado .

  10. No sé que edad tienes, pero yo le disfruté algunos años, siempre tuve el 10 en mi camiseta, limpia de marcas, sólo el 10 y el escudo cosido. Jugué muchos años en su posición si bien mas centrado o a la derecha, no tuve nunca su zurda, le intenté imitar, Martín Vázquez y Guti, fueron lo más parecido a el. Grande entre los grandes. Don Manuel Velázquez Villaverde eterno 10 y madrileño hasta el fin.

    1. José Ramón, yo no era muy estilista.
      Un lateral secante de la vieja escuela. No daba patadas , pero entraba al balón sin tonterías. Eran campos de tierra de la Liga del Centro Sindical.
      Con el número dos a la espalda , soñaba con emular a Calpe.

  11. Uno de los mejores jugadores del Madrid de todos los tiempos.
    Netzer vino como el cerebro de la selección alemana y le costo dios y ayuda reemplazar a Velaquez. En mi opinión no era mejor que Velazquez.
    Hoy sería el Modric del Madrid.

  12. Tuve la suerte de gozar de su amistad y si como persona fue excepcional, como futbolista sigo pensando que aún hoy no he visto una pierna izquierda como la de Manolo. En el fútbol actual no tendría precio.

  13. "No obstante, sí supondría un bonito homenaje que, seis años después de su deceso, el genio croata condujese a los blancos a un nuevo título. E incidiese una vez más desde esa demarcación, como tantos a lo largo de la historia madridista, en el nulla ethica sine aesthetica que tan a gala llevó Manolo cuando lucía –y el verbo es preciso- el mismo dorsal que Luka."

    PUES LO HA CLAVADO USTED.

    1. Por detalles como este es posible sostener que el Real Madrid es el equipo más literario de todos. Algún día habrá que desarrollarlo mejor.

      Un saludo.

  14. Todo elegancia y clase no hubo nadie como el. Trajeron al nibelungo otro supercjase y aunque le quitaron su número pero su clase continuo. Gracias Don Manuel hay tres centrocampistas que siempre los recordaré uno fue Velazquez otro Redondo y ahora Lukita joder que difícil elegir cual fue mejor. Pues nada me quedo con los tres. Una maravilla los tres..

  15. Le disfrute de cerca, ya que yo también jugaba de centro campista, durante mis años de juvenil en los partidos de entrenamiento de los jueves en el Bernabeu. Siempre le admiré, como jugador y como persona pues a sus dotes de jugador llevaba adjuntas las de educación y buenas maneras, tan escasas actualmente.
    Siempre estará en mi recuerdo y continúa admiración.
    Para los comentarios que elogian "su zurda" significarles que era diestro, sus pases con el exterior eran con la pierna derecha pero era capaz de hacerlo a la misma distancia y on igual precisión Con izquierda.
    Nunca hay dos jugadores iguales y él es aún más inigualable.
    Gracias por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Como contenido complementario a la entrevista con Mario Durán, que tanto está gustando, @albertocosin os cuenta su carrera.

https://www.lagalerna.com/mario-duran-el-decano/

Mi artículo de @lagalerna_ de este fin de semana. Vamos con la @SEFutbol y el ADN @FCBarcelona_es https://twitter.com/lagalerna_/status/1600419936681205761

@JesusBengoechea @lagalerna_ Soberbia entrevista e impagable labor de LA GALERNA para con la historia del @realmadrid. ¡Gracias por seguir mostrándonos por qué es el club más grande de la historia!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram