Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Todo lo gobierna el rayo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Todo lo gobierna el rayo

Escrito por: La Galerna20 noviembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Decíamos ayer en esta misma sección que hay cosas con un orden, o más bien que había que trabajar para cumplir con ese orden, o mejor, que la historia viene dictando ese orden a fuerza de que sus hacedores lo vayan confirmando, lo vayan actualizando, lo vayan esculpiendo en piedra (o en el metal de los trofeos, que para este caso es más adecuado). Anoche, por lo tanto, pasó lo que tenía que pasar, lo que estaba escrito que pasara, lo que todo el mundo sabe que es más probable que pase aunque a veces no pase. Ya se sabe que Dios escribe derecho con renglones torcidos, pero también que no juega a los dados con el universo, así que disfrutamos hoy del sosiego que transmite la música de los planetas en sus órbitas propicias. ¿Recuerdan la música de Richard Strauss en 2001? No nos digan que no la escuchan. Tarareen con nosotros y bailen, sobre todo bailen.

Marca Portada Cristiano derbi 20.11.16Marca Portada Cristiano derbi 20.11.16Bailen con la esplendorosa primera parte de Isco en el Calderón, con sus amagos, con sus giros, con la precisión de sus toques, con su don de la ubicuidad, con su ya me he ido pero aquí estoy de nuevo. Y bailen con Varane, formidable en el corte, en la atención, en el despeje, en la calma. Y bailen también con Bale, ese crack mundial que se afana en defensa cuando es preciso para, acto seguido, subirse al caballo, a la moto, al tren, al acelerador de partículas y volar hacia el área rival como si no hubiera mañana, porque de hecho no lo hay, todo es aquí y ahora, el Madrid -ya ha quedado dicho en esta sección otras veces- es puro instante legislador ("Todo lo gobierna el rayo", que decía Heráclito).

Pero bailen sobre todo con Cristiano, que por supuesto es un futbolista (acaso el futbolista), pero en realidad es una rock star, cosa que no quieren entender sus detractores. Tal vez porque más que detractores estemos hablando de rivales, o más concretamente de envidiosos, o de espíritus algo vulgares o resentidos incapaces de reconocerle excelencia a alguien que se sabe excelente y lo demuestra, a alguien que no esconde su virtud en falsas modestias, a alguien que pisa con firmeza porque se gana cada día el derecho a hacerlo. Mick Jagger, Freddie Mercury, Jim Morrison y tantos otros saben de lo que aquí hablamos, pero miran para otro lado los fariseos de la falsa humildad, los pacatos, esos que en el fondo ambicionan en silencio sin mostrar sus cartas. Cristiano, en cambio, las enseña honestamente, Cristiano es gol, pero sobre todo es actitud de gol, aquí estoy porque he decidido venir y no parar de venir pese a tanto entierro prematuro. Bailo sobre mi propia tumba.

Mundo Deportivo Portada virus 20.11.16Sport Portada duele 20.11.16En Barcelona están a otra cosa, están a la cosa de empatar en casa contra el Málaga y quedar a cuatro puntos del Madrid. No ponen sus portadas mácula a la victoria blanca en el Calderón. No pueden ponerla de tan evidente que no la tiene, pero pese a ello, se lo agradecemos. Hemos visto cosas que vosotros no creeríais a la hora de restarle mérito a una sonada victoria blanca, así que el tono de hoy que acepta y calla debe ser destacado siquiera como digna excepción.

Puestos a agradecer, también agradecemos -ejem- que Mundo Deportivo nos descubra ahora el Mediterráneo del virus FIFA, justamente ahora que el Pisuerga pasa por el Camp Nou, precisamente ahora que habíamos llegado a la conclusión de que los equipos grandes no se podían quejar de tal dolencia por sus dineros y sus plantillas (¿o era solo el Madrid el que no se podía lamentar?). Menos mal que, desde la portada de Sport, Piqué responde a la portada de Mundo Deportivo. "No hay excusas", termina reconociendo el central azulgrana, y eso también lo agradecemos. ¿Qué está pasando en Can Barça, queridos galernautas? Notamos una perturbación en su fuerza. ¿Bailamos?