Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Siempre nos quedará Minsk

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Siempre nos quedará Minsk

Escrito por: La Galerna30 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Un amigo de este portanalista mantuvo un breve pero tórrido romance con una stripper bielorrusa.

-Usted se cree que esa es manera de empezar un portanálisis. Qué fue de la proverbial seriedad de La Galerna, oigan.

Nos disculpamos. Apelaremos a la comprensión por el reblandecimiento de las meninges que inevitablemente causa el confinamiento que el portanalista sufre como todo hijo de vecino, pared con pared además tanto con el vecino como con su hijo, en el caso de que ambos vivan juntos.

Admitimos que ha sido un abrupto y sorprendente arranque el que hoy le hemos dado a esta sección, o el que le he dado yo, portanalista de los lunes, acaso haciendo votos para ser presa de un ERTE que me elimine de la nómina de especialistas, hastiado como estoy de tirar de imaginación en estos días sin noticias deportivas en que comentar las portadas se convierte en un acto tan precario. “Como un viejo chupando un limón seco / así es el acto poético”, escribió Leopoldo María Panero. En realidad se refería al acto portanalizador en la era Covid.

Empezar un portanálisis con la frase “un amigo de este portanalista mantuvo un breve pero tórrido romance con una stripper bielorrusa” puede, sí, chocar no poco. No tanto cuando compruebe el lector que no se trata de una apuesta con el portanalista de los martes sino
de una reacción inmediata ante la portada de Marca. Lo lamentamos pero lo de la stripper ha sido lo primero que nos ha venido a la cabeza al topar con esto. Cada uno, qué le vamos a hacer, relaciona a Bielorrusia con algo, y hasta hay quien no la relaciona con absolutamente nada, con el debido respeto.

Así, de sopetón, la pregunta que Marca nos descerraja desde su primera plana nos deja en fuera de juego. Nos han pillado. No sabemos a qué juega Bielorrusia, Juancho. Tampoco sabíamos que hoy había control. Los exámenes sorpresa no nos gustan y nos ponen nerviosos.

Poco a poco, superado el complejo de culpa inicial, herencia perpetua en los que fuimos malos estudiantes, entendemos que la pregunta es retórica, que a lo que juega Bielorrusia es al fútbol y que Marca trata precisamente de denunciar la excepción que Bielorrusia representa en el panorama futbolístico mundial. Allí no se ha cancelado la Liga y cada jornada se disputa con práctica normalidad. Es una cuestión de no tomar y de tomar. No se lo toman en serio pero te toman la temperatura al entrar y te tomas un vodka una vez dentro. Lo dice Marca con muchos signos de exclamación: el presidente del país sugiere beber vodka para combatir el virus. Vas a ver, por ejemplo, un Borishov-Orsha (un partido normal para Alberto Cosín, si bien él lo ve en su castizo confinamiento y en cojopantalla merced a su megaparabólica balompédica), te aprietan un termómetro, un vodka (no necesariamente en este orden) y pa’dentro. El saber no ocupa lugar y gracias a Marca (y a la brutal escasez de noticias, que hoy ha llevado al pobre Juancho hasta Minsk en busca de algo, no precisamente un vodka, que publicar) sabemos más de este pintoresco y sumamente atractivo país, la única dictadura que queda en Europa y el último confín del continente europeo donde aún está vigente la pena de muerte. Sabiendo este último dato, se entiende mejor que el cachondo de Lukashenko, que es el nombre del tirano que lleva con mano firme (y vodka) las riendas de la nación, permita los deportes que concitan masas como si lo del coronavirus no fuera con él. Oye, Luka (no precisamente Modric y menos Jovic), una cosa, mira: el que aún conservéis la pena de muerte lo podemos considerar una curiosidad folclórica poniéndonos generosos, pero el tratar de extender dicha pena capital a la generalidad de los futboleros bielorrusos nos parece un exceso, la verdad. So pena de provocar un conflicto diplomático que nos lleve a retirar embajadores en Minsk (a La Galerna, no a España), o a que Minsk nos los retire a nosotros, dejaremos bastante claro el mensaje del portanálisis de hoy, que en este caso compartimos con Marca, intuimos, si bien el rotativo madrileño no lo expresa con tanta crudeza. El mensaje del portanálisis de hoy es claro: no seas cabrón, Lukashenko. Sé un dictador si tanto aprecias la extravagancia en estos tiempos de democrática uniformidad. Pero no mates a tu gente, anda.

Seguro que no sabíais (Wikipedia sí) que Bielorrusia es uno de los países más planos del mundo, siempre por debajo de los 300 metros sobre el nivel del mar. Entre Wikipedia y Marca, ya sabemos de la armonía que existe por allí entre la orografía y el cerebro de su máximo mandatario. Bielorrusia tiene tres partes geográficas bien diferenciadas: la del norte, poblada de lagos (en la orografía del portanálisis sería Marca), la meseta boscosa central (la Meseta, recalcitrante y pipera, sólo puede ser As) y la pantanosa zona sur, llamada Marismas de Pinsk. Las marismas de Pisnk, que tienen una pintaza como primer destino turístico una vez toque a su fin el confinamiento, sólo pueden encontrar en Sport su paralelismo, sin que se precisen muchas más explicaciones.

Y qué opinará Lautaro de Bielorrusia, nos preguntamos. Más aún: qué opinará y hasta qué coño opinará sobre Bielorrusia Junior Firpo. No sabemos si hay ERTEs en Bielorrusia. Más bien suena a que Lukashenko tiene formas más expeditivas de poner a la gente en la calle (con un vodka para sobrellevar el frío), pero tenemos en todo caso que salir de dudas a la hora de establecer la necesaria hermandad entre Bielorrusia y el Barça. Rememos todos en esa dirección. De momento, ya apreciamos un parecido (exclusivamente físico, por supuesto) entre Lukashenko y Luis Suárez, y los modos autoritarios del bueno de Luka nos retrotraen a la era más florida del villarato, que tan atado lo tenía todo y no sabemos si de un modo extraño lo sigue teniendo, como aquel Cid que ganaba batallas después de muerto. Ay, amigos. Qué ganas de volver a hablar de estas cosas con normalidad, con la sorna habitual. Y qué ganas de ver jugar a Asensio. Entretanto, siempre nos quedará Minsk, como a Mundo Deportivo le quedará Ansu Fati, quien a duras penas tiene edad para beber vodka.

Llevadlo lo mejor posible. Ojalá vuestros seres queridos estén a salvo. Ojalá. Buen día, amigos.

6 comentarios en: Siempre nos quedará Minsk

  1. A mi lo de las milongas de la prensa culé me recuerdan a aquel amigo mío, timidísimo, que decía ser novio de Tere y alguien de inmediato le respondía: "Pero, ¿Tere lo sabe?".

  2. Marca:
    "Geolocalizados a través del móvil"
    "El Gobierno encarga una app para el control en la crisis sanitaria"

    Eufemismo = "control en la crisis sanitaria"
    Disfemismo = "control de la población en la crisis sanitaria"; y Pablo Iglesias al mando de la Comisión del Centro Nacional de Inteligencia, observando en una gran pantalla si los puntitos rojos permanecen quietos o se mueven a alguna parte.
    Pregunta del millón = "¿Cómo estaremos seguros de que esa app ha sido eliminada después de la crisis sanitaria?"

  3. Desmentís lo del tórrido romance entre un portaranalista y una stripper bielorrusa... y , sin embargo, yo creo que ha podido haber alguna relación incluso más llamativa ...entre algún portanálista y alguna rusa y/o lituana.

    En cualquier caso, me ha encantado el portanálisis; especialmente, el inicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🤝🏆 Tal día como hoy, hace 40 años, nos enfrentamos al Castilla en una histórica final de la Copa de España.
🆚 @RealMadrid 6-1 #RMCastilla
@lafabricacrm | #RMHistory

Recuerda @JesusBengoechea, con interés puramente histórico, la gran noche copera del madridismo a través de la no tan gran noche que debió pasar @cosmejuan.

https://www.lagalerna.com/la-noche-de-la-ulcera/

4⃣0⃣ años después del hito de la final de Copa entre Real Madrid y Castilla, Luis Miguel Beneyto nos regala los recuerdos de "la expresión más importante, profunda y verdadera de la historia del club de fútbol más grande que ha existido...".

https://www.lagalerna.com/la-mayor-expresion-de-grandeza-de-la-historia-del-real-madrid/

Hoy en el #Portanálisis no decimos que la noticia central del día sea que el Mono Burgos vuelve a la música, pero casi.

👉👉👉 https://bit.ly/2Y1mVyW

2
homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram