Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Si no quieres Mundo Deportivo, toma dos tazas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Si no quieres Mundo Deportivo, toma dos tazas

Escrito por: La Galerna10 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Siempre que llega el viernes santo (y siempre llega, hasta el punto en que es hoy) se produce un quilombo importante en las portadas de la prensa deportiva patria que diariamente comentamos aquí. Algunos medios nos dan una tregua y se autoeximen de sacar portadas. Otros la sacan hoy porque la confeccionaron ayer, y es mañana sábado santo cuando nos dan descanso. Otros hacen huelga a la Semana Santa japonesa y nos endilgan dos por el precio de una con el pretexto de que mañana sábado no habrá. Un guirigay importante cuya consecuencia directa consiste en que este viejo portanalista se desayuna hoy con una ausencia aparentemente total de portadas de Sport (que se agradece más que el café con leche y las tostadas) y, en cambio, una desconcertante duplicidad en la primera plana de Mundo Deportivo, de la cual hoy salen dos versiones. 

Hoy podría haber habido dos Jessica Chastain, dos Bodas de Fígaro, dos Smoke on the water o dos Casablancas. 

Pero no. Hay dos Mundos Deportivos. 

 

La razón oficial de esta sobreabundancia (más de un Mundo Deportivo siempre nos parece un exceso, por no decir con toda franqueza que un solo Mundo Deportivo ya suele parecérnoslo) es como decimos la Semana Santa: como mañana no habrá Mundo Deportivo al ser sábado santo, hoy hay dos. Se conoce que para compensar. Por nosotros, la verdad, y con todo el cariño, no hacía falta que se molestaran. Podemos vivir un día sin Mundo Deportivo de manera holgada, hasta nos sentiríamos más ligeros y desahogados, pero no caerá esa breva. Toma, hoy dos, la de hoy y la de mañana, que no podremos dártela. Sí no querías Mundo Deportivo, toma dos tazas bien llenas. Ambas portadas llevan dos fechas, la de hoy y la de la jornada siguiente, pero tal cosa supone un problema menor en relación al hecho mismo de que haya dos. No sabemos si nos explicamos... 

Qué exceso de celo, amics. Es muy de agradecer (?) pero tampoco había que ponerse así. Recuerda un poco a Multiplicity, aquella película de Harold Ramis en la que a Michael Keaton ocupaba la pantalla por doquier, numéricamente enajenado. Harold Ramis, por cierto, dirigió también esa obra maestra llamada El día de la marmota. La sensación de Bill Murray en Punxsutawney sí que nos es familiar, en cambio, cada día en que elaboramos esta sección de nuestras dichas y desvelos. 

El caso es que ambas portadas valen para hoy y para mañana, como la misa del sábado por la tarde según le dice siempre a esta humilde portanalista su sobrino cura, autor por lo demás de la célebre frase “En el cielo todos seremos del Madrid”, que también puede ilustrar divinamente estas fechas de Semana Santa. Son fechas que para los cristianos se suponen de recogimiento, y vive Dios que este año no va a estar fácil abstenerse de cumplir con ese precepto. Este año la policía, que suele ser laica, te detendrá o te pondrá una multa si no observas dicho recogimiento. Todos en casa, aunque esta vez no tenga mérito porque es lo que hacen todos. Todos en casa, a rezar o a leer Mundo Deportivo, que para eso hoy hay dos, por si os quedabais con ganas de más. 

No se han descrito, a fuer de ser sinceros, muchas patologías de ese tipo en la literatura médica. Sí se conoce el caso de Albert Salvadó, vecino del Masnou, que en el otoño de 1996 apuró su café cortado, depositó a un lado de la barra del bar el ejemplar de Mundo Deportivo que había consumido con fruición y dirigiéndose a la parroquia de habituales allá congregados declaró, helando la sangre en las venas de los presentes: 

-Pues yo ahora me metía para el cuerpo otro Mundo Deportivo. 

Afortunadamente, el caso de Albert Salvadó es la excepción en mucha mayor medida que la regla. La mayor parte de los comunes mortales tiene suficiente (y más que suficiente, cabría agregar sin el menor afán retórico) con un Mundo Deportivo al día. Para casos de glotonería sportiva como el de Albert, que caen en la categoría de enfermedad rara, se han descrito ya tratamientos de probada eficacia que no es el caso desentrañar aquí, pero que involucran el uso de un poquito de lobotomía. Pase que el obligado confinamiento por el Covid nos tenga a todos aburridos y que, como consecuencia de ello, casi nos leeríamos cualquier cosa. Incluso reeleríamos de buen grado alguna obra que marcó nuestra juventud. Pero de ahí a pensar que queramos apretarnos dos mundos deportivos al día hay un ligero trecho.

Lo que no se puede negar es que la dualidad portadil que ofrece hoy el diario de Godó refleja bien la discreta esquizofrenia que les asalta estos días en los que el Barça camina con paso firme en dirección a la bancarrota y el más profundo cisma interno. Ellos procuran informar de ello, generalmente en pequeñito, mientras con la otra mano dibujan primeras páginas de rutilantes contrataciones que sirvan de cortina de humo a esa realidad incómoda. Estas dos portadas reflejan divinamente esta graciosa dicotomía. Por un lado, fichajes. Por otro, Bartomeu apiolándose a media junta directiva. 

Os dejamos el resto de portadas del día porque queréis verlas.

Y ya sabéis: si podéis, disfrutad de este viernes santo. Sí no podéis, ánimo.