Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Señor de traje con la XI

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Señor de traje con la XI

Escrito por: La Galerna31 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. ¿Hasta cuándo es decente prolongar el éxtasis? ¿Podemos poner el portanálisis del domingo en un loop constante y marchar con unos amigos (nos quedan muchos) con los que aún no hemos celebrado? Estamos seguros de que nos entenderíais. Sin embargo, si no os hemos dejado solos cuando pintaban bastísimos, si hemos aguantado un año entero al pie del cañón contando tripletes del rival, valbuenadas, adioses de Iker, faxes averiados, cheryshevadas y cafradas del TAD, comprenderéis que ahora nos cueste menos aún sobreponernos a la inicial pereza, por mucho que esta venga acompañada de la más dulce resaca.

marca.750
Y sin embargo, curiosamente, ahora cuesta más que entonces sentarse a escribir. Han sido muchos los poetas que han advertido cómo los azares y sentimientos negativos favorecen la inspiración en mucha mayor medida que los éxitos y parabienes. No podíamos ni sospechar hasta qué punto eso es cierto, aunque sí podíamos sospechar que nos veríamos en la tesitura de comprobar si lo era o no. Porque nosotros creíamos. Nos vais a permitir que por primera y única vez lo digamos: puede que haya habido otros, pero que La Galerna sepa La Galerna ha sido el único medio, madridista o no, que ha creido en las opciones del Madrid en este año, o que (al menos) ha puesto siempre su fe por delante de su escepticismo. Porque no es que no lo tuviéramos. Es que, de igual forma que Patton dijo "Valiente es el que no toma nota de su miedo", podemos concluir que quien cree es solo quien no toma nota de sus dudas, quepan (o no) éstas en 140 caracteres.

Dice Florentino Pérez en la portada de Marca que el Madrid es eterno. Tendría razón aunque lo dijera sin posar con la Copa, ya fuere porque no le venia bien llevarla a la redacción de Marca, ya fuere por un penalti de Juanfran a la red y otro de Cristiano contra el poste. "El Madrid es eterno", dice Florentino, y qué podemos agregar nosotros salvo que tiene toda la razón. Muchos de los clichés relativos al Real Madrid tienen el mal gusto de ser apabullantemente ciertos, si bien se hacen acompañar de otros que son acojonantemente estultos, como ese según el cual ha sido el ADN ganador, y solo el ADN ganador, el que ha conducido al Madrid a este éxito como si tal cosa hubiera sido posible sin un gran equipo para lograrlo, y como si este gran equipo hubiera sido viable sin las muy sólidas finanzas que ha logrado el mismo mandatario muy a pesar de un contexto futbolístico europeo extremadamente competitivo y hostil, al albur de capitales chinos, rusos y del Golfo. Se acusa a La Galerna de florentinismo como si hubiera algo intrínsecamente perverso en el hecho de considerar que el mandato de Florentino aporta al Madrid muchas más cosas positivas que negativas. Nos gusta Florentino. Besos a todos.

as.750 (45)
Por lo demás, nuestros amigos de la Ouija tratan de ganar tiempo, conscientes de que la Undécima les ha pillado un poco a contrapelo, individualizando en jugadores de la agenda futura del Madrid mientras tratan de dilucidar la conveniencia o no conveniencia de dar un giro de timón a su línea editorial. Difícil tesitura. Dar un giro de timón les dejaría en cueros ante el escrutinio de ojos que ya saben distinguir el discutible mérito del oportunismo, pero la alternativa es aún peor. La alternativa (sostenella y no enmendalla) te sitúa no en el terreno del ridículo -porque en ese ya estabas instalado- sino en el del balbuceo. Una observación: Relaño tampoco habría tenido razón en casi nada si (como especulamos) lo de Juanfran va para dentro y lo de Cristiano a la madera.

Por lo demás, también nos gusta Morata.

mundodeportivo.750 (100)sport.750 (3)
Por su parte, los periódicos catalanes siguen haciendo como si nada hubiera pasado. Sentados en el muelle de la bahía, viendo los barcos pasar y silbado esa vieja tonada de Otis Redding con la amargura de un doblete cuyo calado, en comparación con la Undécima, no le permitiría fondear en aguas del puerto de la Posteridad. Qué jodido tiene que ser lograr liga y copa y sentir que no, que sí pero que no porque lo trascendente lo ha abrazado el de siempre, el objeto de tu odio sarraceno, el Mozart obstinado de tu salierismo. Y por eso ya has hecho desaparecer la Undécima de tus portadas, tornándola en un tabú, un innombrable, y sustituyéndola por rumores sobre Monchi (también nos gusta) o el próximo fichaje de EDDACCR (El Director Deportivo Antes Conocido Como Roberto).

Tranquilos, amigos culés. Algún día esas aguas desbordarán los diques y se tragarán Amsterdam. Pero entonces quedarán París y Glasgow y Lisboa y otras del pasado y de un porvenir que no para de actualizarse, contumaz.

De verdad. De corazón. Lo mejor que podéis hacer es rendiros.