Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Rodrygo, mejor con otra camiseta que en mi banquillo

Rodrygo, mejor con otra camiseta que en mi banquillo

Escrito por: Daniel Mateos26 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En el mundo del fútbol, inundado por los petrodólares de los jeques, es cada vez más difícil competir para clubes que no tienen acceso a estos recursos. Por ello, en las últimas temporadas Florentino se ha centrado en la contratación de jóvenes promesas con mucha clase, tales como Vinicius, Rodrygo, Kubo o Brahim. Es la forma más económica de adquirir talento. Obviamente, hay un riesgo de que algunos de estos fichajes no triunfen y se queden en el camino, pero es un coste asumible globalmente.

Estos jugadores despliegan talento a raudales y el club tiene depositadas grandes esperanzas en ellos de cara al futuro. En el caso de Brahim, el precio pagado fue muy inferior al valor real de mercado, ya que el Madrid aprovechó que el jugador malagueño terminaba contrato con el City. Lo de Kubo, viniendo prácticamente gratis, puede ser un error histórico del Barca, tanto desde un punto de vista puramente futbolístico como comercial. En cuanto a los dos jugadores cariocas, a pesar de que las cantidades invertidas (cercanas a los 50 millones de euros) pueden parecer excesivas para dos chicos tan jóvenes, creo que el club acierta. Son apuestas que pueden salir bien o mal, pero si sólo uno de los dos jugadores triunfa en el equipo blanco, en los próximos años, la operación ya habrá sido un éxito. Y es muy probable que así sea. Los dos han sido jugadores internacionales con Brasil durante toda su etapa de formación e incluso Vinicius ya lo es con la absoluta. Creo que podemos hablar de una buena inversión si analizamos las dos apuestas en términos de rentabilidad potencial-riesgo.

Ahora bien, aunque la adquisición de estos jugadores tiene todo el sentido estratégico, en mi opinión el club se está equivocando en el segundo paso, en la decisión de cómo y cuándo ponerles a jugar. Es difícil que jugadores tan jóvenes tengan, a una edad tan temprana, los minutos que necesitan en un club como el Madrid. Futbolistas como Raúl que explotaron tan pronto, o incluso Ansu Fati, son la gran excepción. Brahim y Rodrygo han disfrutado de muy pocos minutos desde su desembarco en Madrid. Estos chicos necesitan jugar. En el caso de Vinicius, es cierto que, si el Madrid le hubiera cedido la pasada temporada, a posteriori podríamos haber dicho que fue una decisión equivocada debido a su gran aportación, pero en general creo que el club acierta cediendo a estos jugadores a otros equipos de primera división en los que van a disputar muchos más minutos, se van a hacer mejores jugadores, no se va a cortar su progresión y su confianza va a crecer. Un ejemplo que creo se está gestionando muy bien es el de Odegaard. El pelotero noruego está realizando una gran temporada en la Real y aunque posiblemente este año hubiera tenido minutos en el equipo blanco, la progresión que va a experimentar en San Sebastián va a ser mucho más positiva para el jugador y por extensión para el Real Madrid, que el beneficio obtenido por los minutos que pudiera haber disputado aquí. La cesión de Kubo al Mallorca también me parece acertada.

El caso de Rodrygo es claro. En mi opinión este jugador de 18 años apunta a crack mundial y podría jugar muchos partidos en cualquier club de primera división, ya sea en España o en el extranjero. Con Benzema, Bale, Hazard, Jovic, Vinicius y Asensio cuando se recupere, es muy complicado. Además, seamos sinceros, Zidane no es precisamente uno de los entrenadores más “valientes”, de esos que se caracterizan por conceder minutos a los más jóvenes.

En resumen, opino que el Madrid está acertando con este tipo de adquisición de talento y creo que las perspectivas de cara al futuro son más que positivas. Hay mucha clase preparada para deleitar al Bernabéu en los próximos años. Sin embargo, se debería optimizar la forma de llevarlo a la práctica. Estas promesas necesitan jugar. Es preferible “equivocarse” cediendo a un jugador para que la rompa en otro club, como pudiera ser Odegaard, que retenerlos en el primer equipo y cortarles su progresión. Rodrygo y Brahim, mejor con otra camiseta que en mi banquillo.

Daniel Mateos
Cofundador del marketplace de apuestas deportivas http://Pyckio.com Twitter: @danielmateos

24 comentarios en: Rodrygo, mejor con otra camiseta que en mi banquillo

  1. Pues yo de entrada ya comenté durante la pretemporada que quizá al que habría que haber cedido es a Vinicius, y dejar a Rodrygo ocupando su posición en el Madrid.
    La razón es que me da la impresión de que tienen una manera diferente de gestionar la presión, y que el Madrid con esa "exigencia" de personas que seguramente son unos mediocres en lo suyo pero que en el estadio piden "excelencia" le está pesando demasiado a Vinicius.
    Solo hay que ver la diferente manera en que celebraron sus respectivos goles ayer para darse cuenta de lo que quiero decir.